Envíos gratis a México

jueves, 26 de febrero de 2015

FICUNAM 2015: Ahora México/I




¿Se acuerda usted de "Ranilla"? Interpretado por el rechoncho actor de cuadro Pascual García Peña, "Ranilla" es el borrachales arrabalero que causa más de un problema en la obra mayor tintanesca Ay Amor, Cómo Me Has Puesto (Martínez Solares, 1951). 
¿Ya se acordó?: es el briago panzón, de voz aguardientosa, bravero y llorón -y luego llorón y bravero- que, cuando quiere solucionar una bronca provocada por él -por ejemplo, pidiendo una disculpa-, termina provocando otra bronca más grande. Por lo menos en mi memoria personal, "Ranilla" es el más divertido mala-copa que ha creado el cine mexicano.
Pero, ¿qué tiene que ver "Ranilla" con el FICUNAM? Que una de las cintas nacionales en competencia en la sección "Ahora México" es idéntico a "Ranilla", aunque nunca resulte, ni de lejos, tan simpático -ni tan complejo. En efecto, El Regreso del Muerto (México, 2014), primer largometraje de Gustavo Gamou (meritorio mediometraje documental Granicero/2011), tiene como protagonista a un tipo llamado Don Rosendo que parece hermano gemelo del "Ranilla" de Pascual García Peña. Gordo, canoso, de voz rasposa y perpetuamente briago, el hombre carga con culpas, complejos y broncas enormes que resuelve -es un decir- llorando, echando pleito, insultando, emborrachándose y lamentándose de sí mismo.
Solo que, a diferencia de "Ranilla", Don Rosendo no es un personaje de ficción. En el transcurso del documental, filmado en la Tijuana de Navajazo (Silva, 2014) -con algún interludio inútil en Culiacán, con todo y visita a la capilla de Malverde ("¡Oh, mon Dieu, quelle bizarre!", dirán fascinados algunos programadores europeos)-, nos enteramos que Don Rosendo es un antiguo soldado del crimen organizado -traficaba drogas, mataba "normalmente" a balazos, alguna vez torturó a alguien para luego quemarlo vivo- que se salió del negocio, fingió su propia muerte -al final, incluso, visita su tumba- y sobrevive en algún pinchurriento albergue en Tijuana habitado por drogadictos, alcohólicos, "mariconcitos" y demás gente bonita que no cupo en la ya mencionada Navajazo.
Ni estéticamente ni éticamente se sostiene El Regreso del Muerto. Grabada, aparentemente, a lo largo de varios años -a tal grado que al final se nos informa Rosendo y sus camaradas, "El Abuelisto" y "La Abuelista" ya chuparon faros-, lo que vemos es la cotidianidad de un viejo traficante y sicario que, por más que jure y perjure que se ha arrepentido, no ha cambiado mucho de carácter ni de modos. Podrá estar deseando entrar "al Reino de los Cielos", pero el tipo sigue golpeando, insultando y bronqueándose un día sí y otro también. 
Acaso el mayor pecado de Gamou sea que, a través de su precaria puesta en imágenes, intenta romantizar -que no humanizar- a Don Rosendo, a quien vemos bailar, noviar o caminar con "La Abuelista" como si fuera un viejecito entrañable y no, no lo es. Tampoco hay un atisbo crítico en lo que muestra ni impulso provocador alguno. En el papel, seguir los últimos años de la vida de un viejo traficante y exsicario, puede parecer revelador. En la realidad de la pantalla, no resulta así. Pero qué sé yo: en una de esas sigue el camino de Navajazo y al rato la vemos festivalear en Europa.
(Por cierto, en los créditos finales de El Regreso del Muerto un letrero nos advierte: "El Centro de Capacitación Cinematográfica no se hace responsable del contenido". Bien jugado, CCC, bien jugado).
En la misma sección Ahora México -probablemente la más floja del FICUNAM, como suele suceder con otros festivales en este país que exhiben cine mexicano, Guadalara y Morelia incluidos- se presentan dos mediometrajes que, espero, no los vea nunca el Papa Pancho. Si no, va a empezar a desear que el cine argentino no se mexicanice.
Me refiero a De Hombres y Bestias (México, 2014), de Irving Uribe Nares, filme de 30 minutos de duración; y Marea (México, 2014), de Amaury Vergara, cinta de 35 minutos. Las dos tienen sus méritos en cuanto a la puesta en imágenes se refiere y las dos presentan actos de violencia -uno más claro que el otros; los dos, escamoteados- que vienen de la nada, gratuitamente, nomás porque sí, porque estamos en México. Con razón el Papa Pancho anda asustado de nosotros. Olvídense que nos visite.
En cuanto a De Hombres y Bestias, se trata de un meritorio ejercicio elíptico-narrativo, que presume, en los créditos iniciales "el apoyo de Amat Escalante". De hecho, uno puede encontrar algo del primer Escalante en esta película, especialmente en ese feísmo bien asumido tanto en la puesta en imágenes como en la presencia de su protagonista, Ramón Veloz Rodea que, hasta donde uno puede intuir, tiene cierto retraso mental. 
El mediometraje sigue la vida de este muchacho que vive con su madre, a la que no vemos nunca. El hecho es que Ramón trabaja en una porqueriza, se divierte yendo a un antro de mala muerte y guarda un secreto que es fácil de dilucidar si uno ha visto el suficiente cine. Digamos, tres películas. 
En todo caso, hay cierta ambigüedad en lo que Uribe muestra y un claro impulso narrativo que no desfallece nunca. Evidentemente, el hecho de que el ejercicio no pase media hora ayuda enormidades.
Prácticamente la misma duración tiene Marea, de Amaury Vergara. También seguimos la vida cotidiana de un muchacho (Guillermo Jordaz) que vive en alguna playa escondida de nuestro país. Ahí sobrevive cazando -persigue un ave en una laguna-, pescando -hay una toma notable desde el interior de un pez que el chamaco está destripando-, recogiendo cocos y dejando pasar el tiempo en lo que parece un hotel derruido. 
En la playa cercana, el muchacho, arpón en mano, ve a una joven y guapa mujer nadando (Abril Muñoz) y si usted ya adivinó por dónde va esta cinta, en efecto, por ahí va. La cámara de Adrian S. Bara logra algunas tomas atractivas -la visión del chamaco a través de la ventana de un cuarto destruido, la blanquísima habitación a la que entra el jovencito subrepticiamente-, la edición y el diseño sonoro son más que aptos -por ejemplo, el corte directo que nos lleva de la habitación de la mujer al mar rugiente-, pero de nuevo estamos en el mismo terreno de la violencia no solo gratuita sino hasta paranoica. 
Cuidado con los jodidos, los pobres, los morenos, los retrasados, los diferentes: ahí están acechando los muy méndigos. Llovizna (Olhovich, 1978) ya lo había planteado antes y mejor -con una provocadora crítica incluida- y ni se diga los innumerables filmes de la Época de Oro del cine mexicano, cuya desconfianza del indio "ladino" fue proverbial. Pero, por lo menos, todas esas cintas tenían un vigor narrativo del que carece Marea, por más que, eso sí, se vea muy bien. 

miércoles, 25 de febrero de 2015

FICUNAM 2015... en un vistazo



Hoy inicia el FICUNAM 2015 y como ha sido costumbre desde su creación, aquí en el blog daré cuenta de lo que he visto y pueda ver hasta que finalice el festival, que este año se empata con el inicio de Guadalajara 2015. Como siempre, va la lista de lo que ya he podido ver en orden de preferencia; mi evaluación positiva va de uno a cuatro asteriscos; la negativa, de una a dos cruces.


Mi Felicidad (Schaste moe, Ucrania, 2010), de Sergei Loznitsa. Retrospectiva Sergei Loznitsa: *** 1/2

En la Niebla (V tumane, Bielorrusia, 2012), de Sergei Loznitsa. Retrospectiva Sergei Loznitsa: ***

Güeros (México, 2014), de Alonso Ruizpalacios. Presentaciones Especiales: ***

La Habitación Azul (La Chambre Bleu, Francia, 2014), de Mathieu Almaric. Manifiest Contemporáneo: ***

Una Chica Regresa a Casa Sola de Noche (A Girl Walks Home Alone at Night, EU-Irán, 2014), de Ana Lily Amirpour. Presentaciones Especiales: ** 1/2

Me Quedo Contigo (México, 2014), de Artemio Narro. Ahora México: ** 1/2

Los Muertos (México, 2014), de Santiago Mohar Volkow. Ahora México: **

Dólares de Arena (México-Argentina-República Dominica), de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdena. Ahora México: * 3/4

Dos Disparos (Argentina-Colombia-Alemania-Holanda, 2014), de Martín Rejtman. Manifiesto Contemporáneo: * 3/4

Sporen: Huellas (México-Holanda, 2014; 58 minutos), de Diego Gutiérrez y Danniel Daniel. Ahora México: * 3/4

En la Estancia (México-Argentina, 2014), de Carlos Armella. Ahora México: * 3/4

De Hombres y Bestias (México, 2014; duración: 30 minutos), de Irving Uribe Nares. Ahora México: * 3/4

Muros (México-EU-Alemania-Irlanda-Israel-Sahara Occidental, 2014), de Gregorio Rocha. Ahora México: * 

La Princesa de Francia (Argentina, 2014), de Matías Piñeiro. El Porvenir: +

Los Ausentes (México-España-Francia), de Nicolás Pereda. Ahora México: +

Marea (México, 2013; 35 minutos), de Amaury Vergara. Ahora México: +

El Regreso del Muerto (México, 2014), de Gustavo Gamou. Ahora México: +

martes, 24 de febrero de 2015

Conducta



Conducta (Cuba, 2014), tercer largometraje de Ernesto Daranas es un muy sentido melodrama escolar centrado en la relación de una vieja profesora de primaria, Carmela (Alina Rodríguez), con dos de sus alumnos, el problemático pero noble Chala (Armando Valdés Freire) y la aplicada pero "ilegal" Yeni (Amaly Junco). Los dos chamacos no tienen una familia completa: la madre de Chala es una jinetera adicta y no hay papá a la vista, mientras que el padre de Yeni -de la mamá no se sabe nada- es un hombre honesto y trabajador, pero vive en La Habana sin permiso de la burocracia castrista -es "palestino", es decir, de Pinar del Río-, por lo que la niña está inscrita ilegalmente en la escuela. 
Carmela es una mujer que debería estar jubilada, pero no se ve a sí misma fuera de su escuela ni fuera de su salón de clases, por más que su hija y su nieto han partido fuera del país y la han dejado sola. Un padecimiento del corazón la obliga a abandonar su grupo temporalmente y en el ínter, Chala termina en la "Escuela de Conducta" del título -una suerte de reformatorio- y el papá de Yeni es descubierto por la policía que, "para que la cuña apriete...", está llena de "palestinos". Es decir, los mismos provenientes de Pinar del Río son los que acosan y extorsionan a los "ilegales".
La crítica al régimen cubano es a veces directa y hasta obvia -en algún momento Carmela responde al señalamiento de que ya lleva demasiado tiempo dando clases y que es hora de que se retire, apuntando que la gente que gobierna el país ha durado más tiempo que ella-, pero en otras ocasiones es mucho más sutil, como lo demuestra la subtrama alrededor de la estampita religiosa: la muerte por leucemia de un compañerito del salón de Chala lleva a que Yeni tome una estampita de la Virgen de la Caridad del Cobre y la coloque en el periódico mural del aula. Por supuesto, en un régimen como el cubano, esto es inaceptable: la estampita tiene que irse. Eso sí: siempre y cuando Carmela lo permita porque queda claro que el laicismo del régimen es una hipocresía más, como lo dice la misma directora de la escuela, creyente de la santería. 
Conducta es una cinta muy convencional en la forma -inicia con Carmela leyendo su despedida de la escuela y a partir de ahí sobrevienen los flashbacks explicativos- pero mucho más radical en su discurso temático. Es cierto que desde fuera la crítica al régimen puede parecer tibia y hasta timorata; sin embargo, en el contexto de la cinematografía cubana, no lo es. Y su éxito en la isla -se estrenó en enero del año pasado y duró varias semanas en cartelera- prueba que las directas e indirectas al gobierno cubano y a sus vicios -el burocratismo (¿o burocastrismo?), el autoritarismo, la hipocresía- dio en el blanco debido.  

lunes, 23 de febrero de 2015

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCLXXVI




Francotirador (American Sniper, EU, 2014), de Clint Eastwood. El más reciente largometraje de Eastwood no es el panfleto patriotero que algunos han dicho. Su antecedente directo -además de la propia filmografía de Eastwood, no exenta de reflexiones sobre la construcción de los mitos y el peso que puede cargar un héroe- es El Sargento York (Hawks, 1941), esa sí una cinta propagandista con todas las de la ley. Espero volver a escribir largo y tendido de Francotirador en los próximos días.

Ida (Ídem, Polonia-Dinamarca-Francia-GB, 2013), de Pawel Pawlikowski. Escribí de la ganadora del Oscar 2015 a Mejor Película en Idioma Extranjero por acá.

Siempre Alice (Still Alice, EU-Francia, 2014), de Richard Glatzer y Wash Westmoreland. Vi esta película en Palm Springs 2015 y les dije que Julianne Moore iba a ganar el Oscar. ¡Quiobo! (Bueno, la verdad es que todo mundo estaba diciendo lo mismo desde entonces).

Conducta (Cuba, 2014), de Ernesto Daranas. Una de las mejores cintas latinoamericanas que vi hace un año en Guadalajara 2014 se ha estrenado en el circuito cultural defeño. Mañana mismo, una crítica de este sólido melodrama social. 


domingo, 22 de febrero de 2015

Oscar 2015



Por petición popular -ajá: tres lectores, vía tuiter- va mi lista de los que creo que ganarán el Oscar hoy, quiénes me gustaría que ganaran y, en algunos casos, quiénes creo que deberían de haber sido nominados y no lo fueron. La lista no cubre todas las categorías -no escuché todas las canciones, no me podría interesar menos quién gana el Oscar a Efectos Especiales, de los cortometrajes solo pude ver las ternas completas de acción viva y animación, no vi más que Grandes Héroes en cuanto a largometraje animados se refiere, etcétera- pero sí las principales, como va:

Mejor Película:
Ganará: Birdman 
Debería ganar: Whiplash
Deberían haber sido nominadas: Primicia Mortal, Solo los Amantes Sobreviven, Snowpiercer y Bajo la Piel.

Mejor Director:
Ganará: Alejandro González Iñárritu.
Debería ganar: Wes Anderson.
Deberían haber sido nominados: Clint Eastwood o Jim Jarmush o Mike Leigh o Joon-ho Bong o Jonathan Glazer o Jennifer Kent en lugar de Tyldum.

Mejor Actor:
Ganará: Michael Keaton.
Debería ganar: Michael Keaton.
Deberían haber sido nominados: Jake Gyllenhaal y David Oyelowo (o Ralph Fiennes, claro) en lugar de Redmayne y Cumberbatch.

Mejor Actriz:
Ganará: Julianne Moore.
Debería ganar: Marion Cotillard.
Deberían haber sido nominadas: Tilda Swinton o Scarlett Johansson o Essie Davis en lugar de Whiterspoon.

Mejor Actor de Reparto:
Ganará: J. K. Simmons.
Debería ganar: J. K. Simmons.

Mejor Actriz de Reparto:
Ganará: Patricia Arquette.
Debería ganar: Emma Stone.
Debería haber sido nominada: Tilda Swinton en lugar de Meryl Streep.

Mejor Filme en Idioma Extranjero:
Ganará: Ida.
Debería ganar: Ida.
Deberían haber sido nominados: Gett, Sueños de Invierno, Fuerza Mayor, Dos Días una Noche, Matar un Hombre y Mommy. Cualquiera de estas cinco cintas bien pudieron haber sustituido a Relatos Salvajes y Mandariinid.

Mejor Guión Original:
Ganará: El Gran Hotel Budapest.
Debería ganar: El Gran Hotel Budapest.
Debería haber sido nominado: Solo los Amantes Sobreviven en lugar de Boyhood.

Mejor Guión Adaptado:
Ganará: El Código Enigma.
Debería ganar: Whiplash.
Debería haber sido nominado: Snowpiercer o Bajo la Piel en lugar de ese desastre llamado Inherent Vice.

Mejor Fotografía:
Ganará: Emmanuel Lubezki.
Debería ganar: Emmanuel Lubezki (o Roger Deakins, ya nomás porque en una de esas se nos muere y nunca le dieron el Oscar esos ingratos).

Mejor Edición:
Ganará: Whiplash.
Debería ganar: Whiplash.

Mejor Música:
Ganará: Hawking in Love.
Debería ganar: El Gran Hotel Budapest.
Debería haber sido nominado: Bajo la Piel.

Mejor Diseño de Producción:
Ganará: El Gran Hotel Budapest.
Debería ganar: El Gran Hotel Budapest.
Debería haber sido nominada: Snowpiercer.

Mejor Cortometraje:
Ganará: Ni idea cómo votará el pequeño número de miembros de la academia gringa que haya visto los cortos.
Debería ganar: Aya.

Mejor Cortometraje Animado:
Ganará: Ni idea cómo votará el pequeño número de miembros de la academia gringa que haya visto los cortos.
Debería ganar: A Single Life.

sábado, 21 de febrero de 2015

Oscar 2015... en un vistazo





Como lo he hecho en años anteriores, he aquí todas las cintas nominadas a algún Oscar que he visto, listadas en orden de preferencia. De uno a cuatro asteriscos, mi posición es positiva; de una a dos cruces, negativa. Esta lista irá creciendo en la medida en que vaya viendo algunas otras películas que me hacen falta.


Whiplash: Música y Obsesión (Whiplash, EU, 2014), de Damien Chazelle: ****

El Gran Hotel Budapest (The Grand Budapest Hotel, EU-Alemania-GB), de Wes Anderson: *** 1/2

Primicia Mortal (Nightcrawler, EU, 2014), de Dan Gilroy: *** 1/2

Birdman (o la Inesperada Virtud de la Ignorancia) (Birdman -or the Unexpected Virtue of Ignorance, EU, 2014), de Alejandro González Iñárritu: *** 1/2

Mr. Turner (GB-Francia-Alemania, 2014), de Mike Leigh: ***1/4

Ida (Ídem, Polonia-Dinamarca, 2013), de Pawel Pawkilowski: ***

Dos Días, Una Noche (Deux Jours, une Nuit, Bélgica-Francia-Italia, 2014), de Jean-Pierre Dardenne y Luc Dardenne: ***

Francotirador (American Sniper, EU, 2014), de Clint Eastwood: ***

Boyhood (Momentos de una Vida) (Boyhood, EU, 2014), de Richard Linklater: ***

Leviatán (Leviafan, Rusia, 2014), de Andrey Zvyagintsev: ***

Perdida (Gone Girl, EU, 2014), de David Fincher: ***

Interestelar (Interstellar, EU-GB, 2014), de Christopher Nolan: ***

Planeta de los Simios: Confrontación (Dawn of the Planet of the Apes, EU-GB, 2014), de Matt Reeves: ***

Foxcatcher (Ídem, EU, 2014), de Bennett Miller: ***

A Single Life (Holanda, 2014; 3 minutos), de Marieke Blaauw, Joris Oprins y Job Roggeveen: ***

Timbuktu (Francia-Mauritania, 2014), de Abderrahmane Sissako: ** 1/2

Selma (Ídem, EU-GB, 2014), de Ava DuVernay: ** 1/2

El Código Enigma (The Imitation Game, GB-EU, 2014), de Morten Tyldum: ** 1/2

Relatos Salvajes (Argentina-España, 2014), de Damián Szifrón: ** 1/2

La Parka (México, 2013; 29 minutos), de Gabriel Serra: ** 1/2

Aya (Israel-Francia, 2012, 39 minutos), de Oded Binnun y Mihal Brezis: ** 1/2

Boogaloo and Graham (GB, 2014; 14 minutos), de Michael Lennox: ** 1/2

Me and My Moulton (Noruega-Canadá, 2014; 14 minutos), de Torill Kove: ** 1/2

The Dam Keeper (EU, 2014; 18 minutos), de Robert Kondo y Daisuke "Dice" Tsutsumi: ** 1/2

La Lampe au Berre de Yak (China-Francia, 2013; 15 minutos), de Wei Hu: ** 1/2

Citizenfour (EU-Alemania), de Laura Poitras: **

Inquebrantable (Unbroken, EU, 2014), de Angelina Jolie: **

Empezar otra Vez (Begin Again, EU, 2014), de John Carney: **

Still Alice (EU, 2014), de Richard Glatzer y Wash Westmoreland: **

Mandariniid (Estonia-Georgia, 2013), de Zaza Urushadze: **

The Bigger Picture (GB, 2014; 8 minutos), de Daisy Jacobs: **

Feast (EU, 2014; 6 minutos), de Patrick Osborne: **

Joanna (Polonia, 2013; 40 minutos), de Aneta Kopacz: **

Alma Salvaje (Wild, EU, 2014), de Jean-Marc Vallée: *3/4

The Phone Call (GB, 2013; 20 minutos), de Mark Kirkby: * 1/2

Parvaneh (Suiza, 2012, 25 minutos), de Talkhon Hamzavi: * 1/2

La Teoría del Todo (The Theory of Everything, GB, 2014), de James Marsh: * 1/2

Guardianes de la Galaxia (Guardians of the Galaxy, EU, 2014), de James Gunn: *

La Gran Aventura Lego (The Lego Movie, EU, 2014), de Phil Lord y Christopher Miller: *

Grandes Héroes (Big Hero 6, EU, 2014), de Don Hall y Chris Williams: *

X-Men: Días del Futuro Pasado (X-Men: Days of Future Past, EU-GB, 2014), de Bryan Singer: *

Inherent Vice (EU, 2014), de Paul Thomas Anderson: +

En el Bosque (Into the Woods, EU-GB-Canadá, 2014), de Rob Marshall: +

Capitán América: el Soldado del Invierno (Captain America: Winter Soldier, EU, 2014), de Anthony Russo y Joe Russo: +


martes, 17 de febrero de 2015

La Parka



Dentro de unos días se llevará a cabo la 87ma. entrega del Oscar en el que, muy probablemente,  los mexicanos Alejandro González Iñárritu, Martín Hernández y Emmanuel Lubezki se llevarán a su casa alguna estatuilla -si no es que más de una, por lo menos en el caso de González Iñárritu. De cualquier manera, se trataría de premios logrados no por el cine nacional sino por mexicanos trabajando en Hollywood. 
Es un caso muy diferente con La Parka (México, 2013), cortometraje de 29 minutos de duración, nominado al Oscar 2015 a Mejor Cortometraje, producido por el Centro de Capacitación Cinematográfica y dirigido por Gabriel Serra, cineasta y fotógrafo de origen nicaragüense, aunque avecindado en México desde hace varios años.  
Desde el inicio del filme, se nos muestran los trabajos cotidianos en un anónimo rastro que los créditos finales terminarán ubicándolo en La Paz, Los Reyes, Estado de México. Las imágenes se van sucediendo sin contexto verbal alguno hasta que llegamos al minuto seis, en el que escuchamos la voz en off de nuestro narrador, “la Parka” del título, Efraín Jiménez García.
Las reflexiones del pequeño hombre de mediana edad tienen que ver con su chamba –es un eficiente y silencioso matarife en el citado rastro, acostumbrado a ejecutar hasta a 500 toros diariamente- pero también con su visión personal de la vida y de la muerte. “La Parka” perdió hace tiempo a su padre y a su hermana y, seguramente por el trabajo que realiza, tiene una idea muy terrenal de la vida después de la muerte: simplemente no existe. No hay gloria alguna, pero sí infierno: este, en el que todos vivimos.
Las imágenes son, por fuerza, sanguinolentas, pero la cámara de Carlos Correa logra algunos momentos de belleza inusual en lo que va capturando. De hecho,  si no supiéramos que se trata de una pared cochambrosa salpicada de sangre, uno podría asegurar que lo que vemos de vez en cuando en pantalla es alguna pieza de expresionismo abstracto.
Hacia la última parte del filme, vemos a “La Parka” convivir con su familia. O, más bien, estar junto a ella. Ve comer a sus hijos en silencio, lo vemos aparte sentado en un sillón. Solo cuando se echa una cascarita de fut en algún parque parece otro, relajado, sonriente, aunque la cámara insiste una y otra vez en tomar sus manos: las manos de un verdugo que, nos asegura, nunca matarían a un ser humano. Solo matan animales: esos seres que de cualquier manera, nos dice Efraín, sienten como nosotros. Lloran al ver llegar la muerte. Y, en la última escena de la cinta, miran a la cámara como postrer despedida.