Envíos gratis a México

domingo, 30 de agosto de 2015

El cliché que yo ya vi/CXXXII



Joel Meza propone:


Oh, qué gusto de volverte a ver... En las películas, cuando se encuentran de nuevo dos personajes que tenían años sin verse, el primero al que conocemos jurará y perjurará que son poco menos que almas gemelas, para ser recibido con un duro puñetazo en la cara por el otro. Ejemplos pa' tirar pa'rriba, desde Indiana Jones y Marion en Los cazadores del arca perdida, hasta Lalo y Santos en Eddie Reynolds y Los Angeles de Acero.

lunes, 24 de agosto de 2015

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCCII



Puerto Padre (México-Costa Rica, 2013), de Gustavo Fallas. Opera prima del costarricense Gustavo Fallas presentada hace más de un año en Guadajara 2014. 
Un adolescente huérfano, Daniel (Jason), que vive en la isla de Chira, llega a la costa en busca de chamba, así que se dirige al hotel de mala muerte que maneja un tal Chico (Gabriel Retes), hermano de su padrino. Ahí, Daniel conoce a la guapa jovencita Soledad (Adriana Álvarez), que tiene un bebé que mantener.
El guión escrito por el propio Fallas no es más que un decente melodrama de crecimiento y maduración juvenil en el cual veremos a Daniel abrir los ojos ante su origen, decidir sobre su presente y mirar hacia el futuro. Un filme correcto y muy poco más.

Enredos en Broadway (She's Funny that Way, EU-Alemania, 2014), de Peter Bogdanovich. El más reciente largometraje del crítico, cineasta y ocasional actor Bogdanovich es divertimento menor, anacrónico pero muy disfrutable, entre el Allen más ligero y el Lubitsch más enredado, con todo y cameos claves que nos remiten a la propia obra de Bogdanovich. Mi crítica en el Primera Fila de Reforma del viernes pasado

Resultados: Amor en Forma (Results, EU, 2015), de Andrew Bujalski. Acabo de escribir de ella por acá. 

domingo, 23 de agosto de 2015

Resultados: Amor en Forma



Llegué tarde y mal al cine de Andrew Bujalski. A pesar de la buena crítica que arrastraron sus tres primeros filmes (Funny Ha Ha/2002, Mutual Apreciation/2005 y Beeswax/2009), no he visto ninguno de ellos, en parte debido a que no merecieron estreno comercial en México. Y, por desgracia, la primera cinta de Bujalski que cayó en mis manos fue Ajedrez de Computadora (2013), que consideré tan insoportable -escribí de ella por acá- que no me quedaron ganas de revisar ninguna de las tres primeras películas del cineasta avecindado en Austin. 
Con todo, la curiosidad me ganó: después de leer o escuchar los encendidos elogios de varios respetables colegas al quinto largometraje de Bujalski, decidí arriesgarme y ver, pues, Resultados: Amor en Forma (Results, EU, 2015), su primera película con estrellas de cine y con un presupuesto respetable. El resultado me sorprendió: con todo y lo convencional de la historia -estamos ante una comedia romántica con triángulo amoroso incluido-, Bujalski atrapa por las insólitas relaciones que presenta entre sus tres personajes, por la capciosa definición existencial de cada uno de ellos y por el descubrimiento que significó -por lo menos para mi- Cobi Smulders.
Danny (Kevin Corrigan) es un tipo inarticulado, fofo y bastante inútil -no sabe cómo programar su televisión y mucho menos conectar la computadora a la tele- pero tiene una sola gracia muy importante. O, más bien, millones de gracias: Danny es un multimillonario ocioso al que le sobra el tiempo y el dinero pero, también, el aburrimiento o la franca depresión. Con el objetivo de estar en forma -o, más bien, de tener un cuerpo que resista un puñetazo-, Danny contrata los servicios particulares del gimnasio "Power 4 Life", dirigido por el gurú del ejercicio Trevor (Guy Pearce sin ocultar -ni explicar- su acento australiano). El tipo, que tiene sueños de engrandecer su negocio, manda a la casa de Danny a Kat (Smulders), la mejor entrenadora que tiene pero también la más exigente, difícil y neurótica. 
El guión escrito por el propio Bujalski sorprende dentro de su planteamiento más convencional: sí, en efecto, estamos ante una comedia romántica, pero no necesariamente entre la típica pareja/dispareja; Danny es el personaje central del filme en más de un sentido y, sin embargo, el hecho de que Guy Pearce sea el actor más importante del reparto se va justificando poco a poco, pues en la medida que avanza la cinta su Trevor gana más espacio; Kat es, por supuesto, el bien ejercitado objeto del deseo tanto de Danny como de Trevor, pero no es la delicada damisela ni la excéntrica chistosona. Kat es una mujer atractiva -ni quien lo dude- pero también es endiabladamente complicada y, encarnada por una magnética Cobi Smulders, la mujer atrae pero, también, da miedito -o, bueno, por lo menos a mí.  
Los tres personajes buscan más o menos lo mismo -el éxito, el amor, o, vaya, por lo menos no estar solos-, pero ninguno de ellos quiere o puede articularlo como debe. Los tres se complementan de una u otra manera -Trevor cree infantilmente en lo que dice, pero no tiene en qué caerse muerto; Danny no cree en nada, pero tiene dinero y cierto grado de lucidez; Kat tiene la voluntad y la fuerza de la que carecen Danny o Trevor, pero nada de estabilidad- y, sin embargo, perversamente, se alejan uno del otro. Boicotean al de al lado y, de paso, se boicotean a sí mismos.
Quienes conocen toda la obra de Bujalski han escrito que Resultados... es la cinta más accesible del cineasta: que es su primera película del mainstream, que es casi hollywoodense. Y, sin embargo, el filme no es tan convencional como la fórmula lo indica. Dicho de otra manera: y sin embargo, Bujalski se mueve. 

sábado, 22 de agosto de 2015

Investigación de un Ciudadano Libre de Toda Sospecha



Acusaciones de complots a diestra y siniestra; un empresario corrupto afirma haber repartido dinero a candidatos muertos y vivos; un político poderoso caído en desgracia da concurridas conferencias de prensa sólo para declarar que se retira de la actividad pública; una de las compañías televisoras más importantes del país coquetea claramente con el golpismo más histérico; quien quiera puede acusar a todos de todo, desde asesinar a un cardenal hasta estar detrás de un paro estudiantil, pasando por las innumerable intervenciones telefónicas; el Presidente de la República contrata a un chalán para que lo exonere de un cargo de corrupción; una empresaria acusa a la esposa de un periodista de extorsión; periodistas son asesinados un día sí y otro también; el más poderoso jefe del hampa mundial se escapa de la prisión de más "alta seguridad"... 
Pareciera que en México, en los últimos 20 años, hemos estado dedicados, con enjundia digna de mejor causa, a escribir el guión colectivo del más terrible, consternante y realista thriller político de todos los tiempos. Frente a esta realidad, incluso un clásico del cine político italiano de los años 70 como Investigación de un Ciudadano Libre de Toda Sospecha (Indagine su un cittadino al di sopra di ogni sospetto, Italia, 70), parece comedia costumbrista.
El Jefe de la División de Homicidios asesina con toda premeditación a su amante, mientras es ascendido a Jefe de Inteligencia de Estado. Este autoritario policía sin nombre (espléndidamente encarnado por Gian María Volonté) deja conscientemente evidencias acusadoras regadas al pasto y, de hecho, termina confesando su crimen al poderoso Sr. Ministro. Obviamente, no pasa nada (¿dónde hemos visto esto?), y el policía es obligado a confesar... pero su inocencia.
Ganadora del Oscar a la Mejor Película Extranjera en 1971, Investigación de un Ciudadano Libre de Toda Sospecha, dirigida por Elio Petri, es una cáustica sátira sobre el poder y el ejercicio del mismo, centrándose en la personalidad y en las actividades de un ultrafascista jefe policial que comete un crimen y espera paciente e inútilmente ser capturado. No hay nada de heroico en el comportamiento del influyente cuico: el juego que lleva a cabo este anónimo policía lo hace para encontrar el castigo y así expiar los pecados cometidos por una sociedad “enferma de democracia”, sociedad que “añora” la mano dura de gente como él, un recto y duro servidor público.
Una demoledora alegoría, tan divertida como inteligente, de un Estado fascista o a punto de convertirse en él. No estaría mal echarle un vistazo para constatar las similitudes entre esta sociedad retratada en la pantalla grande y la que vivimos y sufrimos todos los días a nuestro alrededor.

martes, 18 de agosto de 2015

Premio Fénix 2015



Hoy por la mañana Ricardo Giraldo, de la asociación Cinema23, dio a conocer la lista de los 57 largometrajes de ficción y los 23 documentales que han sido pre-seleccionados para recibir el Premio Fénix 2015 a lo mejor del cine iberoamericano en sus 13 categorías: Largometraje de Ficción, Dirección, Guión, Fotografía, Edición, Diseño de Arte, Sonido, Música, Vestuario, Actuación Masculina, Actuación Femenina, Largometraje Documental y Fotografía de Documental.
El año pasado, al dar cuenta de la aparición de este premio, cuyo objetivo es "promover e impulsar la cultura cinematográfica de Iberoamérica", apunté en este mismo blog que conocía a varios miembros del comité de selección y nominación y que, por lo mismo, me parecía harto extraño que no hubieran nominado a tal o cual película. 
En todo caso, apenas inició el nuevo ciclo para entregar el Fénix 2015 y recibí la invitación a formar parte del susodicho comité de selección y nominación, lo que significó la responsabilidad de ver, primero, toda la producción mexicana estrenada entre el 26 de mayo de 2014 y el 25 de mayo de 2015 y, luego, ya hecha la selección nacional, ver -ufff: en esas ando- los 57 largometrajes de ficción y 23 documentales del resto de iberoamérica que fueron seleccionados por los colegas de los otros países. (Moraleja: pa' que me siga quejando de cualquier proceso de selección. Yo y mi bocota).
En fin. Lo interesante de los Premios Fénix es que en las primeras dos etapas, de selección de las películas de cada país y de nominación respectiva en las 13 categorías, quienes participan son académicos, investigadores, historiadores, programadores, directores de festivales iberoamericanos y críticos de cine. En realidad, si uno descarta a los directores de festivales, el resto de la fauna cinefílica -investigadores, académicos, historiadores, programadores- suelen ser críticos de cine. Y los críticos, a su vez, suelen ser programadores, docentes, historiadores, etc. 
Dicho de otra manera, quienes eligen las cintas de cada país y quienes nominan posteriormente en cada categoría son -somos- básicamente críticos de cine. Sin embargo, quienes terminan eligiendo a los ganadores -en la ceremonia a transmitirse, como el año pasado en E Entertainment- no son los críticos sino los creadores: actores, cineastas, editores, guionistas, fotógrafos, músicos... Y más interesante aún: en cada categoría votan solamente los especialistas. Es decir, fotógrafos por fotógrafos, editores por editores, músicos por músicos y así sucesivamente.
Alguien podría alegar que en la última etapa se rompe la coherencia del proceso: quienes seleccionamos y nominamos no decidimos quiénes ganan. En realidad, el hecho de que la primera y segunda etapas sean dominadas por críticos y la última y definitiva por los creadores, crea un equilibrio interesante y seguramente, al mismo tiempo, algunas tensiones. Por lo mismo, los resultados pueden ser más valiosos para el observador: los creadores están supeditados a las selección de los críticos pero estos no deciden quiénes ganan, pues la votación final será entre los pares del oficio y de la industria.
Por lo pronto, y mientras terminamos de ver los 80 filmes pre-seleccionados -ya nos quedan poquitos-, la lista de los 57 largos de ficción y 23 documentales entre los cuales elegiremos los competidores de las 13 ternas, está por acá.  

domingo, 16 de agosto de 2015

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CCCI



Eliminar Amigo (Unfriended, EU-Rusia, 2014), de Levan Gabriadze. Aunque la premisa es harto convencional -un grupo de amigos es acosado por una amiga mutua que se suicidó un año atrás porque alguno de ellos subió un vídeo vergonzoso a Youtube-, la ejecución de Gabriadze no deja de tener interés: todo lo que vemos en la cinta -a excepción de la imagen final- proviene de la pantalla de la computadora de la protagonista, con todas las ventanas abiertas -Skipe, Spotify, Youtube, "Feis"...- habidas y por haber. Mi crítica en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

Elvira, Te Daría Mi Vida pero la Estoy Usando (México, 2014), de Manolo Caro. La peor película del exitoso y prolífico Caro hasta el momento. Más allá de lo que podamos decir de sus anteriores comedias, No Sé Si Cortarme las Venas o Dejármelas Largas (2013) y Amor de Mis Amores (2014), esas dos películas tenían un tono consistente y una realización funcional. Elvira... es, en contraste, un desastre irredimible. 
Partiendo de una premisa similar a Las Hadas Ignorantes (Ozpetek, 2001), he aquí que la guapa treintona ama de casa Elvira (Cecilia Suárez, tan irregular como su acento norteño que aparece y desaparece de escena a escena) descubre que su marido desaparecido Gustavo (Carlos Bardem, con perfecto acento mexicano) la engaña con un tal Adrián (Luis Gerardo Méndez), un joven compañero de trabajo. Desesperada, Elvira se da a la tarea de rastrear al marido y a su joven amante, quienes al parecer se fueron a Acapulco.
Además de los problemas de tono que tiene la cinta, que se tropieza entre la comedia desaforada y el melodrama telenovelero, el guión del propio Caro es una retahíla de inconsistencias y arbitrariedades. Un ejemplo entre tantos: Angélica Aragón aparece por ahí como la mamá de la tal Elvira, pero no tiene nada que hacer en todo el filme, a no ser dejar que su desesperada hija la deje colgada varias veces por teléfono. Vamos, ni siquiera  la siempre bienvenida Mariana Treviño es tan graciosa como acostumbra ser. 

Cenizas del Pasado (Blue Ruin, EU, 2013), de Jeremy Saulnier. Dwight, el protagonista de esta cinta (sensacional Macon Blair), es un tipo desaliñado, de larga barba descuidada, que come basura y duerme en su ruinoso Pontiac azul (el “blue ruin” del título original). No parece el hombre más adecuado para hacer justicia. Ni, mucho menos, para cumplir con una venganza.
Los esfuerzos de Dwight por cumplir esa tarea hasta el final constituyen este relato fílmico que, aunque a veces llega a rozar la comedia de humor negro al estilo de los Coen –Dwight le dispara a un tipo a dos metros de distancia, falla y el hombre se burla ruidosamente de él-, está muy lejos de provocar risas. 

viernes, 14 de agosto de 2015

Morelia 2015: Selección Oficial



Hace un par de horas se liberó la selección oficial (casi) completa de Morelia 2015. A continuación, la lista de los largometrajes documentales y de ficción elegidos.

SECCIÓN DE DOCUMENTAL MEXICANO

Los días no vuelven. Raúl Cuesta. Vale la pena.

Don de ser. Néstor A. Jiménez Díaz.

El hombre que vio demasiado. Trisha Ziff.

Juanicas. Karina García Casanova. Por acá escribí de ella. 

Nararachi. Susana Bernal.

Parque Lenin. Itziar Leemans, Carlos Mignon.

El paso. Everardo González Reyes.

El patio de mi casa. Carlos Hagerman.

El regreso del muerto. Gustavo Gamou. Por acá escribí de ella. 

Los reyes del pueblo que no existe. Betzabé García. No he escrito de ella, pero es de lo mejor que he visto este año en el terreno del documental mexicano.

Sunka Raku Alegría evanescente. Hari Sama.

Tiempo suspendido. Natalia Bruschtein. Por acá escribí de ella.

Tiyarus / Diablos.  Emilio Téllez Parra.


SECCIÓN DE LARGOMETRAJE MEXICANO

Almacenados. Jack Zagha Kababie.

La casa más grande del mundo. Ana V. Bojórquez, Lucía Carrera. Vale la pena. 

Los herederos. Jorge Hernández Aldana.

Mientras la prisión exista. Nicolás Gutiérrez Wenhammar

Sopladora de hojas. Alejandro Iglesias Mendizábal.

Te prometo anarquía. Julio Hernández Cordón.

Un monstruo de mil cabezas. Rodrigo Plá.

Yo. Matías Meyer Rojas.


El resto de las secciones (michoacana y cortometrajes), por acá.