martes, 16 de octubre de 2007

¿Tú le crees a los cineastas? ¡Yo tampoco!/I

Griffith (al centro) dirigiendo



En la más reciente entrada de su blog, el crítico e historiador cinematográfico David Bordwell entrega una interesante reflexión sobre cómo algunos cineastas han sido capaces, desde los albores de la industria, de construirse su propia reputación ante la crítica. No voy a hacer el recuento de todo lo que comenta Bordwell (mejor lea la entrada usted mismo), pero hay algunos datos más que llamativos: cómo el mismísimo Griffith se apropió de algunos avances en el lenguaje fílmico -se dice que él fue el primero que uso el "close-up", el que creó la narrativa fílmica paralela, etcétera- que, en realidad, fueron desarrollados simultáneamente en la industria cinematográfica hollywoodense y europea por cineastas contemporáneos de Griffith. No hay duda, eso sí, que él fue el primero que le dio un uso pertinente a la naciente gramática fílmica, pero no es tan claro que haya inventado, por ejemplo, el primer plano como encuadre. Griffith, que era un águila en eso de los negocios, construyó su reputación a través del material publicitario que su propia compañía distribuía a los periodistas y críticos de la época, que aceptaron sin chistar lo que el maestro decía de sí mismo.
Algo similiar sucede, dice Bordwell, con las aportaciones fotográficas de Gregg Toland en El Ciudadano Kane (Welles, 1940). Toland, en una larga serie de entrevistas, se encargó de afirmar que él y Welles fueron los primeros en hacer tal cosa o en hacer tal otra -por ejemplo, usar sets techados-, pero muchos historiadores posteriores -como el mismo Bordwell- se han encargado de desmentirlo. Lo cual, por supuesto, no significa que El Ciudadano Kane sea menos valiosa por ello -como el papel de Griffith en la construcción del lenguaje fílmico está fuera de toda duda.
Al final de cuentas, si Griffith (o Toland o aquí en México "el Indio" Fernández, que era un auténtico mitómano) se salieron con la suya diciendo que habían inventado esto o aquello, no es culpa de los cineastas sino de la prensa y los críticos quienes tomamos como ciertas todas las palabras que los directores dicen. Un poco de prudencia, curiosidad y sentido común no estaría nada mal cuando escribimos de cine y de lo que dicen los directores de sí mismos y de sus películas.
(Bordwell, por cierto, también recuerda una confesión de Francois Truffaut que declaró que era fácil ganarse el favor de algunos críticos: había que dejar caer una referencia culterana por aquí, otra por allá y dejar que ellos, los críticos, la descubrieran para hacerlos sentir inteligentes y conocedores: Truffaut, que fue un gran crítico de cine, algo sabría de ello).
Ahora bien: no se trata de caer en el otro extremo -de no creerles a los cineastas nada de nada-, pero sí de ser honestos con nosotros mismos y con los lectores. Hacer nuestra tarea, pues. Todo esto me vino a la mente por una entrevista que acabo de leer en el espléndido blog de Carlos Reyes. En ella, Carlos Reygadas habla hasta por los codos sobre su más reciente cinta Luz Silenciosa (2007), el cine que le gusta, sus influencias, el cine "intelectual" y muchas otras cosas. ¿Cuánto de lo que dice Reygadas le creemos? ¿Cuánto de lo que dice es lo que los críticos queremos escuchar?

2 comentarios:

Carlos Reyes dijo...

Mi primero gracias por la promoción! jeje. Es una de las razones por las cuales no me gusta quedarme a las conferencias después de una película, hace unos días le comentaba a Paxton que por ejemplo Malos Hábitos, Simón Bross es muy inteligente, y me quede a la conferencia en Guadalajara después de ver la cinta, y pues la pinto bien bonita.

Pero no me gusta participar mucho, luego se me hace ridículo que los cineastas 'expliquen' sus películas, aunque es interesante el conocer un poco de la historia directamente del director, el peor encuentro que he presenciado en esto de preguntar y responder fue con David Lynch, muy incomodo, es un poco arrogante la verdad y se molestaba por todo y empezaba a contestar cualquier barbaridad, pero lo genio nadie se lo quita.

Interesante leer entrevistas, de creer en lo que dicen los directores... pues cada quien.

Un saludo!

Paxton Hernandez dijo...

Ugh. Sí, vi la entrevista al Regadas y al llegar a la tercer pregunta dije: "con permiso".

Yo por eso le saco a conferencias de prensa, entrevistas, premieres con alfombra roja (cómo la que tuvo el bufalito, sólo fui a la proyección) y demás banalidades.

Nunca pensé que diría esto pero me latió lo que digo el Gael de su película: "No necesito explicarle". Ahora sí de acuerdo con él.