miércoles, 14 de noviembre de 2007

El cliché que yo ya vi.../VII


Clichés fronterizos propuestos por Joel Meza:


La frontera es Tijuana: Cuando en una película mexicana de azote la acción ocurre o se traslada a la frontera con los EUA, invariablemente es Tijuana. Las excepciones son las setenteras de aventuras de mojados, desde Pedrito Fernández hasta Lucía Méndez, pasando por los Almada, en que se usan fronteras de Tamaulipas con Texas.


De Tijuana al DF hay teletransportación: Cuando la acción ocurre en Tijuana, los personajes tienen acceso a un portal instantáneo entre el DF y esa ciudad bajacaliforniana, sin tener que atravesar más de medio país (dos días completos por carretera) para llegar de un lado a otro.

5 comentarios:

Paxton Hernandez dijo...

Ugh. Ya sé un ejemplo del segundo cliché fronterizo. Sucede en la espantosa Sólo Dios sabe...

Diezmartinez dijo...

¡Bien! Resistí la tentación de poner ese ejemplo. Sabía que alguien tenía que mencionar esa cinta, que es un auténtico rosario de clichés.

Joel Meza dijo...

Ah, pos entonces hay que quemársela para hacer crecer el Pequeño Glosario de Cine Mexicano de Diezmartínez...

El Villamelon dijo...

Hay otro punto que no se a ciencia cierta si se puede categorizar como cliche pero.. por que demonios cuando se hace una pelicula o serie (Traffic, Alias) cuando están del lado americano todo es a color... una ves que están del lado mexicano todo se torna blanco y negro o bien sepia.. una de las excepciones ha sido Babel pero nada más por Gonzalez Iñarritu era el director que sino...

Joel Meza dijo...

Complementando el cliché anotado por el villamelón: en películas gringas, además de tornarse sepia la imagen al cruzar la frontera de EUA a México, la música de fondo invariablemente será de guitarra flamenca o mariachis tocando algo parecido a una jota (por cierto, no "la letra antes de la K", diría Cri-Crí).