miércoles, 21 de noviembre de 2007

Hoy en la 49 Muestra.../VI


Cállate y Canta (Shut Up and Sing, EU, 2006), de Barbara Kopple y Cecilia Peck. Poco después de haber iniciado la invasión estadounidense en Irak, recuerdo que escuché a Jay Lenno afirmar que la ocupación de la antigua Babilonia estaba provocando el rechazo mundial hacia Estados Unidos en general y hacia George Bush en particular. “A nuestro presidente no lo quiere nadie. Y déjenme decirles algo: esta guerra tiene que estar mal si la critican Noam Chomsky, el Papa y las Dixie Chicks”. Risas generalizadas del público.


Debo confesar que, aunque sabía que las susodichas Dixie Chicks cantaban música country, desconocía el porqué de su nombramiento entre célebres opositores a la guerra en Irak como Juan Pablo II o Mr. Chomsky. Y es que, al mismo tiempo que las tropas estadounidenses tomaban Bagdad, la vocalista de las Dixie Chick, Natalie Maines, afirmó, en un concierto londinense y casi como una mera puntada, que le avergonzaba que el Presidente Bush hubiera nacido en Texas, el estado de ellas tres. Los fans británicos de las Dixie aplaudieron a rabiar, las muchachas siguieron cantando y todo mundo feliz de la vida… Hasta que la declaración llegó a las tierras del sur profundo estadounidense, a las rurales estaciones de radio, a las iglesias ultraconservadoras y a los patios familiares olorosos a barbecue. ¿Resultado?: el público que había convertido a las Dixie Chicks (Martie Maguire, Emily Robinson y Natalie Maines) en el grupo femenino con más discos vendidos en la historia, el que las llevó a cantar el himno americano en el Super Bowl 2003, el mismo que las hizo ganar el Grammy, les dio la espalda de inmediato. Las Dixie Chicks eran ignorantes, bobas, antipatriotas, zorras y, de plano, ¡francesas! Es más: ¡que se callen esas viejas y que canten! (Aunque… ¿cómo podrían callar y cantar al mismo tiempo?).


Cállate y Canta, décimo largometraje de la documentalista doblemente oscareada Barbara Kopple (por Harlan County U.S.A./1976 y American Dream/1990) –codirigido esta vez con Cecilia Peck-, cuenta precisamente esta historia...
La reseña completa fue publicada hoy en la sección cultural de REFORMA.

4 comentarios:

Tyler dijo...

Ni remotamente soy fan del "cantri" como diría algún regiomontano, pero esa historia de las Dixie Chicks es bastante conocida, de hecho, ese tipo de censura le ha pasado a muchos artistas norteamericanos que no estan nada contentos con la administración del que algunos dicen, es el presidente menos inteligente en la historia de los Estados Unidos.
Así que, en solidaridad con la causa anti-bush y con la causa del buen cine, revisaré este documental.

Joel Meza dijo...

O sea que el tema de la semana es documentales sobre raza que desconoce a sus respectivos presidentes: quién lo dijera, las Dixie Chicks ('ora sí que, en su casa las conocen, pero no les hacen fiesta) son cuatitas del peje (que en su casa también lo conocen y hasta le tocan las campanas en el zócalo. Pa' que no diga).

Diezmartinez dijo...

Pues fue sin querer esto del tema semanal... Y ya tengo la reseña del documental de Mandoki, para redondear. A ver si aparece en cinevertigo.com este fin de semana.

filomeno2006 dijo...

Paulina Rubio mostró sus simpatías políticas hacia el candidato demócrata Kerry......