miércoles, 12 de diciembre de 2007

Momentos: 90's/II


Más momentos sacados de la memoria (más de mi PC que de la personal). Todos son de filmes de inicios/mediados de los 90; muchos, de películas que no son exactamente obras maestras. Por eso mismo son más preciados: momentos de buen cine perdidos como islotes en cintas apenas palomeras o, a veces, francamente fallidas. Otros momentos sí son de grandes filmes, de auténticas obras mayores. Como sigue:


+El equipo jamaiquino de las olimpiadas de invierno, llegando a Calgary a concursar por vez primera, en la agradable Jamaica Bajo Cero (Turtelbaub, 1993), una de las últimas cintas en donde actúo John Candy.


+Kathleen Turner asesinando a una amable señora cinéfila a ritmo de "Tomorrow" (la canción-tema de "Anita la huerfanita") y blandiendo como arma una pierna de carnero. La misma Kathleen Turner abriéndose rítmicamente de piernas frente a un sudoroso voyeur a punto de darle un infarto en una sala de juzgado. Los dos momentos en la magnífica comedia de humor guarro Mamá Es una Asesina (Waters, 1994).


+Michael Keaton dándole instrucciones grabadas en video a un hijo que posiblemente no conocerá en Lo Mejor de Mi Vida (Rubin, 1993). (Especialmente las escenas en donde le dice cómo rasurarse y cómo saludar a la gente).


+La danza árabe bailada por Jean Rochefort en El Marido de la Peluquera (Leconte, 1991), uno de mis momentos fílmicos favoritos DE VERDAD, DE SIEMPRE. Una de mis cintas preferidas de los 90.


+El mismo Jean Rochefort contando su patética historia de marido locamente enamorado de su promiscua esposa en Tango: la Maté porque la Quería (Leconte, 1993).


+El vital personaje gay interpretado maravillosamente por Simon Callow en Cuatro Bodas y un Funeral (Newell, 1994). Fue tan fuerte la actuación de Callow que el amigo gay se convirtió en uno de los clichés más socorridos del cine de la última década.


+El mejor gag de una película orgullosamente imbécil: la incidental eliminación de cierta ave rarísima en Una Pareja de Idiotas (Farelly, 1994).


+Geena Davis pariendo en Angie (Coolidge, 1994).


+La belleza de Lisa Owen en el bien resuelto corto Ponchada (Moya, 1994).


+La violación de Vanessa Cianguerotti por parte de Ernesto Gómez Cruz en el magnífico corto Patty Chula (Murguía, 1991).


+Las conversaciones banales entre Travolta y Samuel L. Jackson, el recurrente monólogo bíblico de éste último, el baile de Travolta con Uma Thurman, el asesinato accidental de un matón cuando se le sale un tiro a Travolta, la violación animalesca de Ving Rahmes, la sola presencia de Harvey Keitel... Todo ello en Tiempos Violentos (Tarantino, 1994).


+La bárbara castración que le inflinge una anciana a un guardia en Germinal (Berri, 1993).


+El grotesco final de Ecos de un Imperio Sombrío (Herzog, 1990): un chimpancé enjaulado fumando con fruición un cigarrillo. La escena/resumen de este terrible y fascinante documental, un viaje a los infiernos del extinto gobierno de Bokassa I en el Imperio Centroafricano.


+La hipnótica voz en off de Max von Sydow en Europa (von Trier, 1993).


+El cobarde hermano forzudo de Léolo siendo cacheteado impunemente por un raterillo de quinta en Léolo (Leuzon, 1992).


+El jubiloso final de Casper (Silberling, 1995).


+El rostro de Juliette Binoche en Tres Colores: Azul (Kieslowski, 1993).


+La tensión homosexual entre Ian Hart (John Lennon) y David Angus (Brian Epstein) en la magnífica Las Horas y los Tiempos (Munch, 1991).


+La maniaca asesina que interpreta Lena Olin en La Sangre de Romeo (Medak, 1994).


+La secuencia inicial de Tumba al Ras de la Tierra (Boyle, 1994) con el trío de protagonistas entrevistando jocosamente a varios hombres y mujeres que buscan compartir un cuarto con ese trío de yuppies ojetes.

+El final de Tres Colores: Blanco (Kieslowski, 1994) con la pareja protagónica separada por los gruesos muros de una cárcel polaca.


+Los agresivos diálogos de Judy Davis y Kevin Spacey en El Árbitro (T. Demme, 1994).


+La semisonrisa que puede uno adivinar en el rostro de Jean Louis Tringtignant en el final de Tres Colores: Rojo (Kieslowski, 1994), mágico y ambiguo final de la trilogía y de toda la filmografía kieslowskiana.


+La larguísima secuencia en la zona de tolerancia de Monterrey en En el Paraíso No Existe el Dolor (Saca, 1994).


+La secuencia de la boda en El Anzuelo (Rimoch, 1995).


+Las elipsis narrativas en Fiorile (1993), de los Taviani.


+Las filmaciones dirigidas por Edward D. Wood Jr. (Jonny Depp), la actuación de Martin Landau y la personificación que hace Vincent D'Onofrio de Orson Welles en Ed Wood (Burton, 1995).


+El papel rasgado por Michel Piccoli dibujando a Emmanuelle Béart en La Bella Latosa (1991), otra de mis cintas favoritas de la década.

9 comentarios:

Joel Meza dijo...

Ah, El Esposo de la Peluquera. Otro de mis momentos eróticos favoritos es cuando Rochefort acaricia a su esposa mientras ella atiende a un cliente, que todo el tiempo tiene los ojos cerrados. Al terminar (y terminar) la peluquera, el cliente dice, simplemente: "es el mejor corte que me han hecho en la vida".

Y en Germinal, ¿no es al abusivo tendero al que le cortan el deste?

Tyler dijo...

Este tema da para escribir dos semanas seguidas Ernesto. Te paso algunos momentos buenos para mí, ahora si, de puras cintas noventeras:

-El discurso, dicho por Al Pacino en Perfume de Mujer, que salva a Chris O'Donnell de ser expulsado de su payasita escuela.

-Toda la secuencia final donde, después de tanto sufrir junto con los protagonistas, por fin vemos algo de justicia cuando Tim Robbins se jode a todos los "malos" de la carcel donde estaba preso en The Shawshank Redemption.

-Cuando por fin nos enteramos quien es el mentado Kaiser Soeze en la genial The Usual Suspects de Bryan Singer. (Mucho antes de que dirigiera churros como Superman)

-Esa cara que solo Gary Oldman puede hacer, cuando se da cuenta que una bomba le va estallar en la cara jajajajaja! la hace en Léon de Luc Besson y la repetiría para el mismo director en El Quinto Elemento.

-Ese sarcasmo tan bien logrado por Guy Ritchie en toda su genial opera prima Lock Stock & Two Smoking Barrels. Toda la película es un puñado de buenas frases 100% irónicamente inglesas.

-El inicio de Trainspotting. Gran monólogo, gran música, grandes escenas.

-Cuando arrojan las cenizas de Donny al mar el par de zopencos de Jeff Bridges y John Goodman en The Big Lebowski. Es terrible, es una escena en donde uno debería sentirse mal y lo único que puede hacer uno es carcajearse. Solo los Coen podían hacer eso.

-Cuando Ashitaka se enfrenta con el jabalí endemoniado al inicio de la Princesa Mononoke de Hayao Miyazaki.

-Cuando Edward Norton mata al negro que lo anda molestando en su casa en American History X. Todavía me dan pesadillas con esa escena.

-Todos los intentos de Bill Murray para suicidarse en esa pequeña joya llamada The Groundhog Day o Día de la Marmota o Hechizo de Tiempo. Maravillosa!

-Cada que le da migraña al protagonista de Pi, El Orden del Caos, de Darren Aronofsky. Hace que le dé dolor de cabeza a uno.

-"Nos has salvado estamos agradecidos" dicen unos encantadores marcianitos de tres ojos... "si si si, ya dejenme en paz!" contesta un malhumorado Sr. Cara de Papa. jajaajajajaja! No podia dejar fuera a una de mis consentidas...

-"Ahora una pregunta de eiqueta, cuando paso, te doy el trasero o la ingle?" Jack conoce a Tyler Durden, el debraye comienza y no se detiene hasta los créditos finales en Fight Club de David Fincher.

-Cuando Neo rescata a Trinity del helicoptero que esta a punto de estrellarse contra un edificio en The Matrix. Como tu lo dijiste Ernesto, hace que le den ganas a uno de pararse a aplaudir.

-Cada que sale Timothy Olyphant con su cara de loco maniatico en Go de Doug Lyman. La película es malita pero se sostiene por Sarah Polley, Taye Diggs y el actor arriba mencionado.

Saludos.

Diezmartinez dijo...

Joel: eeehhhh... No lo sé. A lo mejor tienes razón.

Tyler: Gracias por la lista. Comparto los de Trainspotting,La Princesa Mononoke, El Dia de la Marmota y Toy Story.

Simental dijo...

Y ya que estuvieron los Tres Colores... por qué no la muerte de Verónika en La Doble Vida de Verónica? Una de mis favoritas de todos los tiempos..

Anónimo dijo...

Excelente, estoy de acuerdo ocn tu crítica.
Eres muy especial. me encanta como escirbes, eres un gran ejemplom a seguir.
Sólo te puedo pedir una cosa, ¡que núnca cambies!

Diezmartinez dijo...

Anónimo (es decir, hija): me lo podía haber dicho en persona.

Paxton Hernandez dijo...

Kathleen Turner asesinando a una amable señora cinéfila a ritmo de "Tomorrow" (la canción-tema de "Anita la huerfanita") y blandiendo como arma una pierna de carnero. La misma Kathleen Turner abriéndose rítmicamente de piernas frente a un sudoroso voyeur a punto de darle un infarto en una sala de juzgado. Los dos momentos en la magnífica comedia de humor guarro Mamá Es una Asesina

Con que hubieras puesto ese me hubiera bastado. Creo que fue la cumbre de John Waters. De hecho, me acabas de dar una idea para un post.

y ¿es mi imaginación o la excepción de la ley Turner se confirma en esta peli? ¿Qué no la Turner y su esposo pasguato acaban dándole duro una vez que se convierte en serial mom?

-------------------------

Mención aparte, qué chido ha de ser el ser papá. O ser hijo de un crítico. Sniff....

Diezmartinez dijo...

Sí, Paxton, sería la excepción que confirma la regla. La Turner está feliz de la vida matando gente... La gran película de Waters, la más redonda, la más divertida.

Joel Meza dijo...

Ahora que lo pienso, a Jessica Rabbit (la otra excepción a la regla Turner) también le da por la violencia que termina por unir más a la pareja, pero en este caso el golpeado es el propio marido...