lunes, 24 de diciembre de 2007

Sé lo que viste el fin de semana pasado.../XIII

CARTELERA AL 21 DE DICIEMBRE

Locos por el Baile (Mad Hot Ballroom, EU, 2005), de Marilyn Agrelo. La opera prima documental de Agrelo hace la solidaria y muy simpática crónica de cierto programa educativo neoyorkino que les enseña a los escolares de 10 a 12 años de edad a bailar para, como dice uno de los maestros, aprender a comportarse como “pequeñas damas” y “pequeños caballeros”. Es decir, ser amables con todos, ser responsables con su pareja, ser siempre seguros de sí mismos, virtudes que no sobran cuando se está entrando en la adolescencia (ni cuando se es adulto, por cierto). Mi reseña en Cinevertigo.

Alvin y las Ardillas (Alvin and the Chipmunks, EU, 2007), de Tim Hill. Sobre unos personajes musicales de fines de los 50 que, posteriormente, tuvieron dos series animadas televisivas -una en los 60's y otra en los 80's-, Alvin y las Ardillas puede entenderse como un acto de mera desesperación mercantil por parte de los señores de la Fox: es Navidad, hay niños en casa y adultos histéricos por entretenerlos. Démosles, entonces, un (dizque) entretenimiento (dizque) sano a todos los (dizque) reyecitos del hogar. No sólo una de las peores cintas infantiles de la temporada navideña: una de las peores películas del año, así, a secas. Mi reseña en REFORMA.

Gritos en la Oscuridad (Black Christmas, EU-Canadá, 2006), de Glen Morgan. Un interesante pero, a la postre, fallido remake de la slasher-movie homónima de 1974 dirigida por Bob Clark. En todo caso, para los amantes de la moronga, hay barbaridades al pasto (alguien es asesinado con un caramelo afiladísimo, una muchacha aparece decapitada, a otra le sacan los ojos “a mano limpia”) y también algunas otras linduras que van del incesto a la antropofagia pasando por el matricidio. Especial para estas fechas de buena voluntad a chaleco. Mi reseña en REFORMA.

Miss Potter (Ídem, EU-GB, 2006), de Chris Noonan. Una agradable cinta sobre la vida de la famosa autora de libros infantiles Helen Beatrix Potter (1866-1943), creadora de una veintena de textos para niños -bellamente ilustrados por ella misma- que se convertirían en auténticos clásicos de la literatura infantil del siglo XX. Sin duda, esta biopic cae en las mistificaciones de rigor pero, de todas maneras, la película se nos presenta como un sincero acercamiento no sólo a la vida de esta notable autora y dibujante, sino al asfixiante Londres victoriano de principios del siglo pasado. Mi reseña en REFORMA.

6 comentarios:

Tyler dijo...

Yo ví Sultanes del Sur y no me gustó demasiado.

No es una mala película, esta bien producida, se ve que le metieron lana al asunto y tiene dos que tres buenas secuencias, pero se siente muy lejos de Matando Cabos. No sé, le falta chispa y desperdician mucho pietaje en choros mareadores que estan muy pero muy lejos de ser como en Snatch o en Pulp Fiction (si es que a eso le tiraban con sus choros interminables jeje).

Tyler dijo...

No viene mucho al caso pero tengo que comentarlo.

Ese fin de semana que ví Sultanes, también ví en la tele la de El Grinch con Jim Carrey y tengo que decir que... ME ENCANTÓ!!!

Diablos, no se si me invadió el espiritu navideño o qué pero me gustó tanto que ya la fui a comprar en DVD jajajaja

Jim Carrey esta fenomenal y con líneas como "a las 4 tengo que mirar el abismo y a las 5 tengo que resolver la hambruna mundial, sin decirle a nadie" me mató!!! jajajajajajajajajaja

Una vez que pasó mi euforia por la película me puse a pensar que tal vez en manos de un director como Tim Burton hubiera estado mil veces mejor, no crees Ernesto?

Pero aaah no, tenían que dársela a Ron Howard...

Paxton Hernandez dijo...

Ya ví Black Christmas. Es brutal, pero muy confusa. Con decirte que no me pude aprender los nombres de los personajes y cuál era cuál.

Malona, y nunca ví la escena que te puso nauseabundo. ¿Cuál era?

Diezmartinez dijo...

Hacia el final, la hermana le saca uno de los ojos a una de las muchachas y luego así, sin echarle salsa ni sal ni epazote siquiera, se lo come y sale un hilito verdeamerillento de su boca. Sentí unas guácaras que apenas si pude controlar. Menos mal que estoy acostumbrado porque veo noticieros y escucho, a veces, los discursos de Calderón.

Paxton Hernandez dijo...

Mmm, qué extraño. No recuerdo esa escena. Pueden ser dos factores:

1) Me estaba quedando jetón.

o

2) ArteCinema es famoso por sus tijerazos a las películas, y salir impune de ese crimen. Puede ser que la hayan cortado.

¿Tú la viste en DVD?

Diezmartinez dijo...

Debe ser la segunda opción. La vi en DVD Regíón 1, disponible desde hace meses en cualquier changarro de Slim. Qué lástima que le hayan cortado ese momento guacareante. Es de lo mejor de una película bastante fallida.