miércoles, 30 de enero de 2008

Cine en televisión para el miércoles 30 de enero


A Corazón Abierto (Elsker Dig For Evigt, Dinamarca, 2002), de Susanne Bier. Siguiendo con cierta fidelidad "el voto de castidad" estilística de Dogma 95, he aquí el desatado y crudo triángulo amoroso entre el joven cuadraplégico Joachim (Nikolaj Lie Kaas), su bellísima novia chef Cecile (Sonja Richter) y el cuarentón esposo de la mujer que atropelló a Joachim, el médico Niels (Mads Mikkelsen). Con todo y que la trama fusiona dos premisas casi de telenovela (un muchacho alegre y optimista queda inválido tras un terrible accidente, un matrimonio maduro se tambalea por la infidelidad de él), la ejecución de Bier y su fotógrafo habitual Morten Soborg está muy lejos de los convencionalismos y la complacencia visual/narrativa de la pantalla chica. Esta fue la primera película de la trilogía melodramátrica/semidogmática de Bier, que continuaría con las notables Verdades Ocultas (2004) y Después de la Boda (2006). Mi reseña in extenso, aquí.

Canal 11; miércoles 30, 22:00 horas, tiempo del centro de México.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como tarea pendiente, la semana pasada revisé esta sorprendente y a la vez agotadora trilogía melodramática...
Qué manera de hacer cine de la señora Bier, qué manera de estremecernos y tocar nuestras fibras sensibles. Bueno, llegó un punto en que incluso me sentí contagiado/agobiado por esa serie de situaciones incómodas por la que pasan los protagonistas. No cabe duda que esta talentosa cineasta tiene el don del melodrama como bien lo apuntaste en Reforma...
Me gustó un poco más la de Verdades Ocultas -ridículo título en español-, aunque reconozco que Después de la Boda y A Corazón Abierto son ciertamente notables...
Lo que si creo, es que es evidente la "exagerada dogmatización" de A Corazón Abierto -estilo que no me complace mucho- y que en las siguientes dos cintas se va diluyendo poco a poco hasta alcanzar un punto de equilibrio más razonable...
Muchas gracias por la excelente recomendación.

Diezmartinez dijo...

Felicitaciones por el maratón melodramático de la señora Bier. Y qué bien que sobreviviste a él.