sábado, 19 de enero de 2008

Cine en televisión para el sábado 19 de enero


Hellboy (Ídem, EU, 2004), de Guillermo del Toro. El quinto largometraje del tapatío comparte varios elementos con su anterior filme, Blade II (2002). Las dos son películas de estudio, están basadas en cómics y en las dos del Toro ha logrado expresar, bien que mal, sus temáticas más personales. Sin duda, Hellboy entretiene y se ve favorecida por un humor saludablemente chocarrero pero, en lo personal, la realización de Del Toro me pareció poco inspirada. Tengo la sensación que la madurez narrativa que el mexicano había mostrado en El Espinazo del Diablo (2001) se pierde aquí por las inevitables servidumbres a los F/X. ¿Sucederá lo mismo con Hellboy II: The Golden Army (2008), a estrenarse este año?

Cinema Golden Choice, 23 horas, tiempo del centro de México.

11 comentarios:

Tyler dijo...

WOOHOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!
YA LLEGO MI DVD DE THE HOST!!!
Creo que tendre que posponer alguna de las otras peliculas que iba a ver, muero de ganas de ver una buena pelicula de horror.

Carlos Reyes dijo...

Creo que el trabajo de Del Toro en Hollywood llega a ser algo mediocre, pero siempre entretenido.

El trailer de Hellboy 2 se ve muy bien, espero mucho mas.

Joel Meza dijo...

Lo único que yo espero, es que Hellboy 2 sí se estrene subtitulada en México. Con Hellboy no ocurrió y me tuve que esperar al DVD (por no prever y verla al otro lado en su momento... pensándolo bien, Hellboy 2 la veo en Calexico y se acabó).
-----
Tyler, que disfrutes el sushi.

Josafat M. dijo...

Claro, tienes razón respecto a Hellboy, pero el trailer de la segunda parte se ve muy prometedor y Tyler, de lo mejor que he visto de horror últimamente es Wolf Creek, australiana, chécala si puedes.

El Duende Callejero dijo...

Aunque disfruté mucho el Hellboy de Del Toro, lo acepto, y aunque sé que Mike Mignola (creador, dibujante y escritor de Hellboy) estuvo siempre a su lado; no deja de incomodarme esas libertades creativas que se tomaron a la hora de hacer esta versión cinematográfica.

La más lamentable, en mi opinión, reside en el dramático cambio en Liz Sherman (en la foto, interpretada por Selma Blair). Conste, no hablo sólo del romance que comparte con Hellboy (Ron Perlman, por supuesto; comportándose como ese infernal puber que debería ser), sino de la diametral diferencia entre esa mujer de hielo-con-poder-de-derretir-lo-que-sea, que es en el cómic, casi una femme-fatale de pocas palabras, y ese insufrible cliché mutante-superhéroe-inocente que es en la película: ni modo, eso fue lo que pesó de The X Men y su repentino éxito... ¡El poder, el super poder, es en parte una maldición!

Y sobre The Golden Army. Mejor espero a que se estrene... La verdad.

Joel Meza dijo...

Tienes razón, Duende, ya estuvo con el azote de los superpoderosos. No he leído el cómic de Mignola (me han gustado mucho sus trabajos ocasionales para Superman y Batman), pero si la novia de Hellboy fuera como la describes en el papel (¿ni siquiera son novios?), probablemente la película sería más divertida. Supongo que tienen que apelar a las morritas tanto como a los morritos.

El Duende Callejero dijo...

En efecto: no son novios. Hellboy trabaja solo, pero a veces necesita la ayuda de sus complinches Abe Sapien y la Sherman. Ella sale fume y fume, dice dos o tres palabras, sarcásticas, y es rubia. Jajajaja... Sé que eso no importa mucho: vean a Constantine, modelado como Sting y además británico, pero que en el cine fue Keanu. Chale.

Lo que sí no tuvo madre del Hellboy de Del Toro, fue su conexión con Lovecraft. Los antiguos, portales, etcétera... Eso sí, mis respetos.

Josafat M. dijo...

Me da risa cómo Ron se ve igual sin maquillaje de Hellboy, eso sí es casting.

Joel Meza dijo...

Bueno, en todo caso Selma Blair, aunque no fuma, toda la película se la pasa con cara de "bien" pacheca. Para muestra, la foto con que Diezmartínez ilustra la nota.

Champy dijo...

Me cae bien el Gordo, pero no me gusta este producto.

Diezmartinez dijo...

En lo personal, creo que me gustó más la segunda. Un final dizque feliz que, de hecho, resulta amenazante.