martes, 11 de marzo de 2008

Guadalajara 2008/Día cuatro


Día 4. La situación mejoró, aunque sea porque la primera cinta que vimos estuvo instalada en el vil –pero muy disfrutable- desmadre. Como sigue.

Conozca la Cabeza de Juan Pérez (México, 2008), Emilio Portes. Esta cinta se ganó nuestra simpatía desde la secuencia de créditos, en la que se escucha la música con la que se acompañaba “Beto el Boticario”. El debut fílmico del editor vuelto cineasta Emilio Portes es puro relajo, sí, pero éste funciona las más de las veces. No tiene más pretensión que divertir y lo logra en la mayoría de las ocasiones. No quiere hacer cine de arte sino entretener y, por mi parte, después de haber visto las fallidas pretensiones de buena parte del resto de la competencia nacional, no podría estar más agradecido por ello. El filme está narrado por la cabeza del Juan Pérez del título (Silverio Palacios), quien nos narra cómo termino despegada del tronco. Dispareja, pero populacheramente divertida.

Más Allá de Mí (México, 2008), de Jesús-Mario Lozano. La opera prima de Lozano, Así (2005), fue muy alabada por un sector de la crítica nacional –yo no la he visto, aclaro- así que ésta era una de las películas que esperaba que me gustaran. Sí y no: es decir, Lozano es un cineasta interesante –buen manejo de todos sus actores juveniles, impecable manejo de la cámara con largas tomas de hasta 5 minutos de duración- pero en esta, su segunda película, la historia hace aguas por varias partes y su final es abrupto, decepcionante. La trama gira en torno a tres amigos (una mujer, dos hombres, uno de ellos gay) que reciben a una atractiva pareja en su departamento citadino. La parejita de marras romperá el equilibrio existente entre el trío de camaradas.

La Frontera Infinita (México, 2007), de Juan Manuel Sepúlveda. El tema es más que pertinente: el medio millón de centroamericanos que cruzan México hacia los Estados Unidos. El problema es que la cinta es puro contexto, pura anécdota, puros testimonios. Por supuesto, esa gente sufre, esa gente sueña, esa gente no se da por vencida, por más que muchos terminen mutilados por el mismo tren que pretenden abordar en calidad de “trampas”. Lo malo es que no hay personaje discernible a quien seguir y el personaje colectivo –los cientos de miles de centroamericanos- es demasiado vago. Además, el sonido, por lo menos a la función de público a la que asistí, era pésimo.

Ana y los Otros (Argentina, 2003), de Celina Murga. Como el país invitado es Argentina, decidí dejar la competencia de lado y ver esta sencilla opera prima. La trama es mínima –una joven veintañera regresa a su ciudad natal, Paraná, desde Buenos Aires, después de varios años de ausencia, y decide buscar a un muchacho de quien estaba y está enamorada- pero Murga sostiene la narrativa sin mayor problema. Hay una impecable dirección de actores, los diálogos son dichos en el mejor estilo naturalista y todo el asunto se deja ver sin mayor dificultad. Ojalá pudiera decir lo mismo de todo el cine mexicano que he visto.

8 comentarios:

Joel Meza dijo...

¿Tatatiu-tatatiu? Eso lo tengo que ver.

Tyler dijo...

Sabes una cosa Ernesto? Se me hace que esa de '40 Días' es tan, pero tan mala, que es buena. Ya me dieron ganas de verla ja!

La esperaré con ansia.

Joel Meza dijo...

Oye Ernesto, cómo está éso de que Más allá de mí (además, predestinada desde el título, por lo que cuentas) hace agua por varias partes, si sólo uno de los personajes es gay...
(¡AH JA JA, muera la C.P.!)

Paxton Hernandez dijo...

Te lo dije. Las cintas desmadrosas son lo mejor de los festivales de cine. Son un respiro.

¿Te ganó desde los créditos, eh? Igual a mí me pasó pero con Llamando a un ángel ¿La viste el año pasado?

Joel Meza dijo...

Oye, Ernesto, que dicen el Chema y el Juan de cinexperiencia (mural de hoy), que no te dejas ver en el festival. ¿No estarás mandando tus reportes cómodamente sentado en tu penthouse con vista al Tamazula?

Diezmartinez dijo...

Paxton: No, no la vi. Fue la única que se me pasó.

Joel: eso quisiera. A estas alturas estoy tirando aceite. Menos mal que ya se acaba esto.

Tyler: Pues eres masoquista, me cae.

Tyler dijo...

Yo no sé por qué, pero eso de estar sentado horas y horas viendo cine si cansa. Cuando anduve en el FICCO acabé molido y eso que solo me echaba la mitad de películas que tu estas recetando Ernesto.

ánimo ya casi se acaba! jaja

Paxton Hernandez dijo...

Pfff, no aguantan nada, jejeje.