martes, 10 de junio de 2008

Como los dodos...


En los últimos meses ha aparecido un tema recurrente en diarios, revistas y blogs estadounidenses: el peligro de extinción que están enfrentando los críticos de cine en ese país. Es cierto, los tótems de la crítica filmica americana -Andrew Sarris, Stanley Kauffman, Roger Ebert- siguen trabajando, y algunos cinecríticos mucho más jóvenes -Anthony Lane, Nick Schager, David Edelstein- empiezan a despuntar, pero la queja generalizada es que la crítica de cine está siendo desplazada de manera cada vez más clara. No hay críticos de planta más que en algunos diarios y revistas de prestigio y los demás son free-lance que escriben por aquí y por allá, sin tener mucha influencia en el público o la industria.

Desde México, veo con ternura tales preocupaciones: en nuestro país los críticos de cine siempre hemos estado en vías de extinción. O, por lo menos desde hace 20 años, cuando empecé a escribir en la prensa.

Un bien escrito texto sobre el tema, aquí. Y una reflexión sobre lo mismo, aca. Por cierto, esta última liga pertenece al excinecrítico de Premiere Glenn Kenny, que hace unas semanas abrió su propio blog.

8 comentarios:

Joel Meza dijo...

Hablando de Lane, ¿ya leíste su crítica de Sex and the City en el New Yorker? Hilarante.

Diezmartinez dijo...

Sí, brillante y divertidísima. La crítica, me refiero. La película no la he visto (y creo que pasaré sin ver).

Joel Meza dijo...

"Build it and she will come." Ojalá que no desaparezcan pronto críticos así.

Paxton Hernandez dijo...

Mientras siga existiendo Slant Magazine (con Nick y Ed) y el Reverse Shot, todo bien y tranquilo para mí.

simental dijo...

Totalmente fuera de tema, pero están pasando Berlin Alexanderplatz en la Cineteca... esa sí hay que verla

Diezmartinez dijo...

Ah, claro. Una de mis obras favoritas de siempre. De hecho, está listada en mi perfil. No es película, sino serie televisiva, pero qué serie televisiva. Extraordinaria.

Anónimo dijo...

En México lo único que no está en peligro de extinción son los politicos corruptos

Joel Meza dijo...

Anónimo, me has puesto a pensar. Deberíamos formar un partido político de críticos de cine, registrarlo y lograr al menos unas diputaciones y alguna senaduría plurinominales. Desde adentro movemos nuestras cuotas de poder para conseguir que se eleve a nivel constitucional la obligatoriedad de "los medios" a publicar el trabajo de los miembros de nuestro partido, a la vez de convertir en anticonstitucional que cualquiera que no forme parte del partido pueda publicar sus opiniones en cualquier medio. Y así garantizamos no sólo la subsistencia del gremio, sino su crecimiento. Quiobo...