viernes, 18 de julio de 2008

A 50 Años de la Nueva Ola Francesa/VIII


Jules y Jim (Julet et Jim, Francia, 1961), de François Truffaut. En su tercer largometraje, Truffaut, uno de los creadores de la Nueva Ola Francesa, empezó a distanciarse lentamente de algunas de las propuestas originales que él mismo había planteado desde su época de cinecrítico en el Cahiers du Cinéma. Es cierto que la frescura estilística sigue ahí, y que el uso de locaciones reales y exteriores es abundante, pero la trama de Jules y Jim es literariamente fiel a la casi desconocida novela homónima del septuagenario dandy Henri-Pierre Roché, libro que Truffaut había criticado positivamente en un artículo de la revista Arts, escrito varios años atrás de la adaptación fílmica. Es más: la voz en off narrativa toma pasajes enteros del libro de Roché, que trata sobre la indisoluble amistad entre los dos hombres del título, enamorados de la impulsiva, misteriosa, impredecible Catherine, interpretada en la cinta por Jeanne Moureau, quien con esta película empezaba a construir su propio mito.
Estamos en el París de inicios del siglo XX. El larguilucho escritor francés Jim (Henri Serre) hace migas con el naturalista austriaco Jules (Oscar Werner), con el que comparte lecturas, ideas, combates de box, juegos de dominó y hasta aventuras románticas –logradas en el caso de Jim, fallidas en el caso de Jules-, hasta que conocen a Catherine, de quien se prenden los dos de manera inmediata.
La historia nos lleva por un camino que parece escabroso en la sinopsis –Jules se casa con Catherine, viven los dos en un chalet austriaco, ella lo engaña en varias ocasiones, Jim llega de visita, Catherine decide amar ahora a Jim, los tres viven en el mismo lugar durante un tiempo en lo que parece una utopía de amor y amistad…- pero, con todo y el escándalo ocasionado en la época –los parientes galos de Serrano Limón pidieron que la cinta se enlatara-, Jules y Jim no busca nunca épater la bourgeoisie, como diría Buñuel. De hecho, no hay un solo desnudo en todo el filme y ni una sola escena que podamos calificar como afrentosa a las morigeradas “buenas costumbres” burguesas.
La historia de estos tres personajes –porque “ésta es una película de personajes”, dijo Truffaut- está dominada, de principio a fin, por la pureza irrebatible de Jules, Jim y Catherine. Los dos amigos se conocen, se respetan, se entienden, se quieren. Saben que aman a la misma mujer y uno de ellos, por lo menos, sabe que ha perdido el amor de ella. Catherine es un enigma para los dos hombres, pero ellos mismos son también un enigma para ella y para nosotros, los espectadores. Al final de cuentas, el enigma final es compartido por todos: el amor, la amistad, la vida misma.
En el aspecto formal, Truffaut echa mano, de forma experta, del franco pastiche fílmico-narrativo: escenas documentales auténticas de la Gran Guerra con dramatizaciones del campo de batalla, imágenes cinematográficas reales de inicios del siglo pasado en donde vemos la cotidianidad parisina de la época junto a una meritoria ambientación que cubre de 1905 hasta el desenlace en 1932… Y, por supuesto, la marca de fábrica nuevaolera -cámara ágil y en mano, encuadres que se van depurando in progress y uso mesurado pero certero de artilugios técnicos como el freeze-frame- al lado de claves narrativas del llamado cine de papá: voz en off literaria narrativa y unas arrebatadas, líricas, tomas aéreas de la campiña austriaca, como en una clásica película de estudio. Un filme irrepetible.

Jules y Jim se exhibe hoy en la Cineteca Nacional.

14 comentarios:

paxton hernandez dijo...

Emblemática. Probablemente sea la película más mundialmente conocida de la Nueva Ola Francesa.

Lástima que no la podré ver hoy en pantalla grande. Puagh, y todo porque me invitaron a unos espantosos quince años en Cuernavaca.

paxton hernandez dijo...

Pregunta: ¿estas reseñas las has escrito en estos últimas días o las rescataste del archivo personal?

Guido dijo...

Me encanta y me emociona como cine, y por inspirar a creadores nuevos como Wes Anderson y Sophia Coppola.

Una pregunta, haz visto Design For Living de Lubitsch? Me parece un excelente companion piece de Jules et Jim.

Que suerte tienen de ver películas como esta en la pantalla grande, que envidia!

Joel Meza dijo...

Ah, creo que esta es la que tienen de Truffaut en bb, así que mañana ¡a $9! (sí, Paxton, ¡$9!) y un par de Godard, supongo. Empezando por Sin Aliento.

Diezmartinez dijo...

Paxton: He visto de nuevo las películas. Nunca publico algo que no haya visto hace poco tiempo (o que tenga un borrador escrito, por lo menos). En este sentido, confío en mis impresiones más cercanas en el tiempo. No podría escribir una reseña extensa de un filme que no he visto hace años. Hay gente que sí (bueno, hay gente que escribe de cine sin ver las películas, pero ése es otro asunto).

Guido: Confieso que no. Para la agenda.

Joel: excellent choice, como diría John Cleese con voz engolada en los episodios de Monty Python.

Josafat M. dijo...

Esta la vi antier -creo- y dios, cómo me desesperan las mujeres así. No entiendo lo que dice El Duende del completo rip-off de Amélie a ésta, salvo la voz del narrador y acaso el footage utilizado, pero fuera de eso son dos cosas distintas.

MARICHUY dijo...

Ernesto

Uy hasta me hiciste suspirar con tu reseña [es viernes, tenedme piedad si me exedo en la cursilería, traigo un sindrome de amélie-marji-mafalda, segun el diagnóstico del dr mauroforever en cinécdoque].

un triángulo amoroso, también irrepetible, mi respetado Ernesto. la vi hace siglos en canal 11 y nunca la he visto en pantalla grande.

Saludos

¿donde cuesta la renta de peliculas $9.00?

El Duende Callejero dijo...

Qué cosa más bella. Aunque igual, como dice Paxton: la más emblemática de la Nueva Ola y la que puso el listón tan alto que ¿Se pudo volver a tocar?

Y bueno, para responderle a Josafat ¿Y qué es Amelié sin esas cosillas - y otras más, otras más -, que salieron irremediablemente de aquí?

Joel Meza dijo...

¿A poco nomás en mi rancho están las nuevas promociones para cada día en blockbuster? Parece ser una campaña nacional; en todo caso: quitaron los martes de $15, ahora son martes de 2x1 y sábados de $9 en rentas de "no estrenos". Chin, debería cobrar comisión. Y tan mal que me caía blockbuster cuando empezaron...

Daesu dijo...

Los soñadores de Bertolucci le rinde un homenaje presuntoso y mamón a la nueva ola francesa ( particularmente a Jules et Jim, a una novela de Cocteau llamada los Muchachos terribles y un poco a la literatura de Hesse), un movimiento que me parece soportable gracias a una media docena de cintas, la neta. Insoportable sus seguidores snobbs, responsables de que el cine de autor se convirtiera en un culto casi sagrado, lleno de sobrada pedantería (los cinéfilos con la barbita de chivo, el morral, los cigarros sin filtro, la cita cabrona al filo de los labios y un olor rancio a pachuli era una imagen frecuente en los cine clubs). Un saludo.

d-47 dijo...

Hijole, con lo jodido que estoy sentimentalmente, ir a verla hoy, acabaria conmigo. Saldría verdaderamente lastimado y es una película que me gusta mucho de Truffaut. Pero pos igual necesito ya la puntilla. Gracias por el recordatorio

Diezmartinez dijo...

Sí, poeta, esa cinta de Bertolucci está llena de homenajes. A falta de cosas qué decir, pues a homenajear a los que dijeron algo interesante hace años.
Y, jjajajajajajaj, la verdad que esa descripición es fántástica. De hecho, es de un colega. Y sé que lo has escrito sin malicia, porque no lo conoces.
Pero, vamos, de esa moda no tiene la culpa Truffaut.

D-47: Pues te diría que fueras a ver otra vez Batman... Pero tampoco es la cinta más alegre del condado.

MARICHUY dijo...

Ups.
Yo le regalé "Los soñadores" a mi primo y casi me hace un monumento, cayó en estado de enamoramiento con Eva Green.

Oye Ernesto, "Jules et Jim" ¿está en DVD región 4?

Saludos

Diezmartinez dijo...

Ah, bueno, Eva Green es Eva Green es Eva Green... De eso no estábamos hablando. ¿Región4?: hasta donde sé, no.