lunes, 14 de julio de 2008

Sé lo que viste el fin de semana pasado.../XLII


El Gran Silencio (Die Große Stille, Francia-Suiza-Alemania, 2005), de Philip Gröning. El perfecto antídoto para el cine veraniego de acción y efectos especiales: un extraordinario documental contemplativo acerca de la vida en el monasterio La Grande Chartreuse, en los Alpes franceses. Gröning esperó casi 20 años para que le dieran el permiso de filmar –sin luz artificial, sin mucho equipo, sin interrumpir actividades, sin entrevistas en pantalla- la vida de los recluidos monjes cartujos. Por supuesto, no es para todos los gustos… ¿pero hay algo que lo sea? Mi reseña en REFORMA.


Hancock (Ídem, EU, 2008), de Peter Berg. Una buena idea –un misántropo y alcohólico súper-héroe que no le interesa mucho salvar a la humanidad- se pierde en algún momento en el camino, por los inevitables y excesivos efectos especiales, y por un desenlace más confuso que complicado. La modulada interpretación de Will Smith sostiene este indoloro palomazo. Mi reseña en Reforma.

Hellboy II: el Ejército Dorado (Hellboy II: The Golden Army, EU-Alemania, 2008), de Guillermo del Toro. En los comentarios en audio que intercambian del Toro y Mike Mignola en el DVD Región 4 de Hellboy (2004), hay varias ocasiones en las que el tapatío dice: “aquí quería hacer esto, pero pensé que era demasiado”, “aquí pensaba agregar esto otro, pero creí que era excesivo”… En la secuela, el cineasta desató su imaginación sin miedo, sin recato. El resultado es la mejor cinta hollywoodense que ha realizado del Toro hasta el momento: espectacular, ingeniosa, divertida. 

18 comentarios:

paxton dijo...

WALL-E.

La hipérbole. El horror. La vaca sagrada.

Diezmartinez dijo...

Por el tono, Paxton, para ti no es vaca sagrada sino becerro de oro.

Joel Meza dijo...

O buey... (Ernesto, mi papá ya casi se anima a ver WALL-E por tu crítica del sábado. Casi.)
Pos yo no pude ir al cine el fin de semana, ni pude rentar, así que ví nuevamente E.T. con mis retoños. Descubrí que la edición de 20 aniversario trae una banda sonora alterna con la música en vivo dirigida por John Williams, mezclada con los diálogos y los efectos de sonido. Vale la pena la interpretación de la orquesta en vivo y hay momentos en que se pueden oir las risas o los aplausos del público en el cine (la grabación fue en la premier, en 2002). Hagan de cuenta una versión "pirata" de lujo.

Tyler dijo...

achis? cual reseña del sabado? acaso fue en el radio o algo asi?

Diezmartinez dijo...

No, fue en otro diario, no nacional. Pero la voy a publicar en la red en cinevertigo.com... En cualquier momento... Cuando mi editor regrese de sus vacaciones. Espero.

Fabio dijo...

Estos monjes de El Gran Silencio son los mismos que elaboran el famoso licor de hierbas?...

La verdad la película que más se me antoja es la de Hellboy 2. La uno me gustó mucho a pesar de que no soy fan del género, habrá sido por la mano de Del Toro... espero verla pronto, si no de plano hasta que salga el DVD...

Tyler dijo...

ah que bien, tengo ganas de ver tu análisis sobre el Wall-E.

la volví a ver por cierto, me encanta, simplemente me encanta.

Taquero Narcosatánico dijo...

Hellboy será mi opción, en definitiva.

Diezmartinez dijo...

Fabio: Sí, son esos. Yo acabo de volver a ver Hellboy (la primera) y me gustó más ahora.

Tyler: ya está: mi editor volvió de vacaciones. También está una reseña más extensa de En el Gran Silencio y otro par de novedades más.

d-47 dijo...

En el cine, si, fui a ver En el gran silencio. Quisiera decir que no "cabecie", pero mentiria puesto que lo hice 3 veces y sali 2 más al baño. Pero eso si, sali como conmocionado, emocionado y sacado de onda. Al dia siguiente fui a Hellboy y tenias toda la razon, me saturo a lo más. Puro monstruo, fx, colores, etc. Me debi esperar a digerir la primera.

En DVD, volvi a ver Batman Begins, vi por primera vez Demons y un capitulo de la segunda temporada de The Wire. Hasta Signs me eche en TNT. O sea... naaaada que hacer el domingo de ocioso...

Pero más domingos de eso, caray, los extrañaba

Joel Meza dijo...

No te digo, para papás no gana uno. A mí no me creyó la semana pasada y ayer me dijo que se le antojó por tu crítica (aunque todavía le saca la vuelta "porque es caricatura"). Ya ni porque me parió. Bueno, algo así.
(Como que volvió muy rápido el editor de cinevertigo.com... ¿no andaría en el baño, nomás?

Tyler dijo...

Maravillosa reseña Ernesto, que bueno que si regresó tu editor.

Tyler dijo...

D-47, tu aventura viendo "En el gran silencio" me recuerda a la mia viendo "El hombre de Londres" de Bela Tarr...

MARICHUY dijo...

Ernesto

Que buena toma del gran silencio pusiste para ilustrar este post

Pues de todo hay, al "encantador caballero" con quien vi este impresionante documental, no se le ocurrió otra cosa que decirme [en venganza, supongo]:
"Ay mi reina, tu jamás sobrevirías en un sitio así; primero te mueres o te expulsan"

Es muy bueno, pero como dices, no para todo mundo, creo que los hombres, con sus excepciones, se desesperan más.

Espero ver el próximo fin de semana la película de mi gordis adorado (Memito Del Toro es mi gordis adorado, por si a alguien le interesa); aunque ese tipo de filmes no son mi hit, la Hellboy no me pareció nada mal.

Saludos

Ahorita voy a leer tus reseñas.

Diezmartinez dijo...

D-47: En el Gran Silencio es una exploración a un mundo desconocido, extraño, excéntrico, en el sentido original de la palabra: fuera del centro, fuera de la (post)modernidad. Un gran filme, en mi opinión, pero acaso demasiado demandante.

Marichuy: Ok, ok. Supongo que no debo reírme, pero la respuesta del tipo es graciosa (claro, desde el punto de vista estrictamente masculino, aclaro).

Carlos Reyes dijo...

Justo hoy me voy a ver Hellboy 2, creo que no vere Hancock, esperare el dvd y El Gran Silencio es muy buena.

MARICHUY dijo...

Se me pasó,
El licor chartreuse ha de tener como 50 grados de graduación alcohólica, porque como pega. Hierbitas muy estomacales y santificadas, por supuesto; un día que tenía dolor de estómago mi tía me dio una copita y ahora si que ¡Santos monjes! y ya no supe si el dolor se me quitó, pero la mareada estuvo buenísima.

Con el favor de Dios, claro

Diezmartinez dijo...

Ah, sí, cura por ser santo. Y con el grado de alcohol que tiene, si no cura, se te olvidan todas tus dolencias.

Carlos, qué gusto de tenerte de vuelta.