jueves, 25 de septiembre de 2008

El cine que no vimos/II


En cinevertigo.com está la reseña del magnífico documental televisivo en cuatro partes The Century of Self (2002), que no está disponible en DVD pero sí en la red de manera gratuita y legal. Ahora pasemos a analizar otra serie documental del mismo realizador británico, Adam Curtis que, por desgracia, tampoco está en DVD pero sí en Internet, lista para ser descargada legamente.


Me refiero a The Trap: What Happened to Our Dream of Freedom (GB, 2007), producida bajo los auspicios –como todos los demás trabajos de Curtis- de la BBC británica. Exhibida fugazmente en la Ciudad de México en el FICCO 2008, la teleserie está conformada por tres capítulos de una hora de duración, disponibles para su descarga en el sitio theDossier.ukonline.co.uk, en la sección de vídeos de filosofía (para ser exactos, aquí).


La idea central de la teleserie es la siguiente: los gobiernos de las últimas décadas de Estados Unidos y la Gran Bretaña han optado por privilegiar una idea mecanicista/sistémica del ser humano y un tipo de libertad llamada “negativa”, acuñada teóricamente por el gran pensador liberal Isaiah Berlin en plena Guerra Fría.


En pocas palabras, Curtis nos dice que, bajo la influencia del Premio Nobel John Nash (idealizado en la ñoña biopic Una Mente Brillante/Howard/2001) y su teoría de juegos, los gobernantes entendieron al ser humano como un individuo egoísta, centrado en sí mismo y en sus propios intereses (capítulo Fuck You Buddy). Si todo esto es cierto –y, además, si la mano invisible del mercado resuelve todos los conflictos: ajá, como en Estados Unidos-, entonces hay que diseñar la sociedad y el gobierno como un sistema de personas que buscan, sin matices, su propia supervivencia.


Bajo esta visión radical pero limitadamente utilitaria (capítulo The Lonely Robot), los gobiernos europeos y el estadounidense optaron por hacer que el Estado siguiera los deseos de los ciudadanos, deseos que han sido previamente diseñados por el mercado mismo y sus manipulaciones.


En el tercer capítulo, We Will Force You to Be Free, está el centro del alegato de Curtis, lo más interesante y polémico de la teleserie. Aquí, el cineasta echa mano de Isaiah Berlin y su diferenciación entre dos tipos de libertades, la negativa (que no tiene ideales, pero que permite que cada individuo busque su propio camino) y la positiva (que Berlin entiende como peligrosa, pues es la raíz de los cambios violentos, las revoluciones e, incluso, los totalitarismos).


En esta última parte, decía, está el corazón de los argumentos de Curtis, tan fascinantes como discutibles: siguiendo las muy pertinentes advertencias de Berlin, quien definió las libertades negativas y positivas en plena Guerra Fría, los gobiernos occidentales y capitalistas abrazaron de forma extrema la idea de propugnar por una libertad negativa, optando por un diseño institucional que ha renunciado a buscar el bien común, alegando que esta búsqueda, además de inútil, puede terminar en la construcción de regímenes totalitarios.


Curtis no es tan convincente en sus alegatos como en The Century of Self, pero esto es comprensible: en esta ocasión, está pisando terrenos más pantanosos, histórica e ideológicamente hablando. Lo que sí sigue siendo indiscutible es el extraordinario talento de Curtis para montar entrevistas, fragmentos musicales, fotografías, películas, mientras su propia voz –él es el narrador- integra todo en una absorbente propuesta intelectual, años luz de las simplificaciones del mucho más popular -y populista- Michael Moore.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El argumento de que el ser humano es de naturaleza básicamente egoísta es tambien apoyado por algunos estudios antropologicos basados en grupos etnicos primitivos. Sin embargo esta es una visión individual de la persona, en teoria, como sociedad nos comportamos como un organo entero y se pulen esas caracteristicas egoístas que nos constituyen. Sin embrago luego se manifiestan entre diferentes sociedades, por ejemplo xalapa contra puebla, el norte contra el DF o US contra todo el mundo. Interesante, espero poder ver estos documentales.
Leo

Anónimo dijo...

Se oye interesante

Diezmartinez dijo...

Leo: precisamente ese mismo tema se trata en el documental también: esa visión antropólogica, que se cuestiona con inteligencia y dureza. Ojalá que tú y el anónimo de las 15:36 puedan verlos alguna vez. Aunque me parece mejor The Century of Self. Me falta otra serie de Curtis por revisar: The Power of Nightmares, que sí está en DVD, por cierto.

Anónimo dijo...

Después de esa reseña/disección los voy a ver sin falta...

¿Tienen más gracia que Zeitgeist o The Corporation, o por ahí andan?

FABIO

Joel Meza dijo...

Ah, pos a bajarlos entonces. Yo estoy hasta *aquí* de esas afirmaciones como "¡arriba el norti!" entonces, ¿abajo el sur? Pues claro: ¿no han visto un mapa?

Diezmartinez dijo...

Fabio: Son mucho más interesantes que Zeitgeist. También más demandantes intelectualmente, creo.