martes, 9 de septiembre de 2008

Revisando a Chaplin/II

Kid Auto Races at Venice (EU, 1914), de Henry Lehrman. En su segundo filme como actor -el primero fue reseñado en la entrada de ayer, aquí abajito- Chaplin se presentó con el atuendo que lo haría mundialmente famoso: bombín, bastón, pantalones anchos, mostacho característico... No es Charlot exactamente -el personaje iría evolucionando poco a poco en los próximos años- pero alguien muy similar: un vagabundo pagado de sí mismo, ingobernable, chismoso, que llega como espontáneo a una carrera infantil de autos y se planta frente a la cámara de cine que está tomando la acción. El director -interpretado por el propio director de la cinta, Henry Lehrman- le pide amablemente que se mueva, se lo exige a gritos, lo empuja, lo patea, lo jala... El vagabundo vuelve una y otra y otra y otra y otra vez a plantarse frente a la cámara, hace muecas, corre de un lado a otro, finge pasar muy dignamente...
La cinta -de un solo rollo, es decir, de cerca de 10 minutos de duración- fue completamente improvisada -algo muy común en la casa Sennett- y fue filmada en menos de una hora, mientras sucedía la auténtica carrera infantil de autos que vemos en pantalla. La trama era sencilla: "vamos a plantar la cámara y aparecerá un vago que nos hará la vida imposible".
Los encuadres pensados por Lehrman fueron de dos tipos: en uno, vemos a Chaplin atravesándose de un lado a otro, haciendo infinidad de dengues; en el otro, vemos a Chaplin frente a una cámara interrumpiendo la citada filmación. Es decir, pasamos de la una toma (falsamente) documental a otra toma (genuinamente) de ficción. Los dos tipos de encuadres se alternan caprichosamente, borrando y trazando una y otra vez las líneas entre la realidad y la construcción ficticia de lo que vemos.
Aquí abajo, una versión editada de 6 minutos del filme.

12 comentarios:

Tyler dijo...

Por cierto ya me llegó mi copia en DVD de 'City Lights', la veré este fin de semana... se me cuecen las habas!!
---
Ernesto sabes algo de la nueva de los Coen? 'Burn After Reading' o algo así? será algo a la altura de Fargo, No Country, etc, o será algo mas bien tirandole a 'Intolerable Cruelty' y resbalones como ese?

Joel Meza dijo...

Lo que más me gustó del corto es la primera vez que vemos la cámara que se supone originalmente estaba filmando la carrera. El asunto de Chaplin atravesándose terminó por parecerme una mera curiosidad, pero me llama mucho la atención que el maquillaje usado por Chaplin aquí le da un rostro feo y poco amable al vago en esta primera aparición. Supongo que fue una de los puntos a cambiar concientemente cuando decidió convertirlo en una estrella de cine.

Diezmartinez dijo...

Tyler: Pues haces bien, porque este fin de semana los estrenos apestan.

Joel: El vagabundo evolucionó constantemente hasta terminar, en El Gran Dictador, en un barbero judío. Al inicio se trataba de un tipo malora, agresivo, desmadroso... Algunos de esos cortos son realmente extraordinarios por lo políticamente incorrectos que resultan visto hoy en día. Ese primero Chaplin le pega a los niños, patea a quien se deje, engaña a las mujeres, le roba la comida a un pacífico comensal, se limpia las manos en la barba de un anciano... Ya iré reseñando material de Chaplin, aunque se ve que tiene poco rating... Debería hacer otra entrada de Batman, maldita sea.

Diezmartinez dijo...

Ah, Tyler, la de los Coen: he leído reseñas encontradas. Nadie dice que sea un fiasco, pero parece que la empiezan a calificar como un filme ligero... Si es ligero como The Big Lebowsky o Educando a Arizona, estaríamos ante una extraordinaria comedia. A ver cuándo nos llega. Por lo pronto, en USA se estrena en estos días.

Tyler dijo...

Por suerte la semana pasada no ví 'Dan In The Real Life' así que esa será mi opción en salas cinematográficas para este fin. En casa revisaré con detenimiento 'City Lights' y su disco extra con quien-sabe-cuanta-cosa que trae...

Joel Meza dijo...

Así, es Ernesto. The Gentleman of the Night jala a justos y pecadores... A mí sí me está gustando esta serie de Chaplin.

Tyler, ten lista la caja de Kleenex.

paxton hernandez dijo...

Ernesto,


¿¿También Mamma Mia! apesta??

Tyler dijo...

Paxton, pues alguien ya la destrozó en el Reforma jeje...

Diezmartinez dijo...

Ah, perdón. No he visto Mamma Mía. Sin embargo, con todo y que me gustan mucho los musicales, no se me antoja demasiado. No ha tenido las mejores reseñas, por lo que he leído. Ya decidiré cuál veo el fin de semana... Creo que será Arráncame la Vida.

Paxton Hernandez dijo...

Tyler,

Si ese alguien se llama Rafa Aviña, no cuenta. Es de chocolate.

Ernesto,

Igual. A mí no se me antoja mucho. Pero ahora que el género anda escaso (igual que el de horror), a faltan de pan, tortillas duras.

Joel Meza dijo...

Hablando de musicales, Ernesto: ¿hubo musicales "silentes" (supongo que con imagen sincronizada a música en vivo)? ¿O de veras ocurrieron a partir de The Jazz Singer?

Diezmartinez dijo...

Si hubo cintas sincronizadas con disco. Y hubo adaptaciones silentes de musicales (ahora que estado en la arqueología chaplinesca, estoy escribiendo un extenso artículo sobre Sennett y Tillie's Punctured Romance, el primer largometraje cómico de la historia del cine, basado en una comedia musical). Claro que al hablar de adaptaciones silentes de un musical, esto significa que no había nada de musica. Se adaptaba la trama y ya. De hecho, la opera Carmen fue adaptada varias veces a la pantalla grande en la época silente (Chaplin mismo protagonizó una parodia). Creo que esto daría más para una buena investigación documental y otra entrada.