miércoles, 17 de septiembre de 2008

Revisando a Chaplin/IV

The Rounders (EU, 1914), de Charles Chaplin. El décimo-segundo filme dirigido por Charles Chaplin -los once anteriores los dirigió ese mismo año de 1914 y después de The Rounders dirigiría 8 más- es una comedia de un rollo de extensión (es decir, dura alrededor de 10 minutos ) en la que Chaplin encarna virtuosamente uno de sus personajes preferidos de la primera época. No me refiero al vagabundo malora-y luego sentimental- Charlot, sino al borracho desmadroso que llega a armar relajo a los lugares decentes y de gente "bien".
En esta cinta, Chaplin, bien vestido, elegante, con sombrero de copa, llega completamente briago al hotel en donde vive y en donde lo está esperando su fúrica esposa (Phyllis Allen). En el cuarto de enfrente se hospeda "Fatty" Arbuckle, que también llega bien "pipas" a recibir los trancazos de su "débil" mujer (Minta Durfee). Muy pronto el par de borrachales harán migas, se robarán el dinero de sus esposas e irán a seguir la juerga a un restaurante popoff en donde armarán un hilarante escándalo: Chaplin prende un cigarrillo en la pelonera del calvo bigotón que nunca falta mientras "Fatty" de plano agarra una silla, el mantel de una mesa y se dispone a dormir la mona. El filme terminará con la típica pelea y la posterior persecución sennetiana, coronada con el plácido y húmedo descanso que logran el par de amigos borrachos cuando, finalmente, logran huir de sus incomprensivas mujeres. Hombre, si Chaplin y "Fatty" nomás querían echarse la última. El filme, aquí abajo.

9 comentarios:

Joel Meza dijo...

Ah, Ernesto, te faltó decir que en esta película sale Batman... (pa' que caigan los comentarios.)

Paxton Hernandez dijo...

Jajajaja, te pasas.

:)

Ad Ayin dijo...

Esta si la vi, por fin. Y la vi por tarea. Algo tiene Chaplin que provoca que todos los maestros de cine o similares lo impongan como obligación. Aunque creo que cuando uno dice o quiere ser, ya no cinefilo, conocedor, tiene que revisar a varios aunque pese.

Me costo muchisimo trabajo ver el cine de Herzog (al menos el inicial) porque tenía pocas horas para hacer un trabajo. Después con calma, lo disfrute mucho más. Y sigo sintiendome culpable de odiar "El Nacimiento de una Nación" pero tengo que compartir que la tuve que ver un domingo, crudo y a las 9 de la mañana.

Me salí del tema, pero en realidad quería comentar que estas revisiones aportan mucho más que el simple comentario o video. Me falta ver mucho Chaplin, para que negarlo, pero siempre que alguien se tome el tiempo para expresar sus conocimientos y sus gustos es un impulso más para verlo por gusto y no por obligación.

Diezmartinez dijo...

Ad Ayin: No, pos así yo también odio hasta Dos Tipos de Cuidado o Cantando Bajo la Lluvia. No hay que ver cine en esas condiciones.

Yo a Chaplin lo conozco casi todo. Y lo he visto y vuelto a ver en todos los formatos posibles: en cine (en 16 y 35), en la tele, en VHS, en DVD, en youtube... Creo que me falta el aipod. Honestamente, no sé porqué me dio por revisarlo ahora (bueno, será porque acabo de comprar un DVD con toda su obra temprana).

Joel Meza dijo...

Pienso igual que Ad Ayin. Felicidades por esta serie, Ernesto. Muy entretenida y formativa.
Y aunque parezca chiste, eso de lo de Batman me recuerda lo que honestamente le roba el Duende a Hammurabi. Sintomático que nos interesemos más, en masa, por "y la cheyenne (el guasón) 'apá?" que por... bueno. FIN.

Joel Meza dijo...

Ahora, en lo que hace a la película: a quién me recuerda... a quién me recuerda...

Diezmartinez dijo...

Shhhh... Chitón

Ad Ayin dijo...

Jajaja... ¿balconazo, Joel?

kolinazo dijo...

La pelicula es un gran ejemplo de uno de los favoritos principios comedicos de Chaplin: no hay nada mas chistoso que un borracho que sutilmente trata de mantener la compostura (y falla magistralmente)