miércoles, 11 de febrero de 2009

Hoy en Ambulante 2009/III y última


Trazando Aleida (México, 2008), ganador del Mayahuel a Mejor Documental en Guadalajara 2008, es el primer solo en el terreno del largometraje documental de la alemana avecindada en México Christiane Burkhard. La cinta es la sentida crónica de la búsqueda que hace de su hermano menor la Aleida del título, una joven mujer que, después de leer un reportaje publicado en la revista Día 7 de El Universal, descubre que es hija de padres arrestados y desaparecidos en la Guerra Sucia y que, además, tiene un hermanito, Antonio, al que no ha visto en 29 años.
La cinta alterna la tenaz búsqueda que hace Aleida de su hermano Antonio -quien vive en alguna parte de Washington, sin sospechar nada de su origen- y el encuentro de la misma Aleida con las familias materna y paterna, abuela llorosa pero indómita incluida. El encuentro de Aleida y Antonio representa una suerte de amargo clímax, pues aunque el joven termina aceptando a su nueva hermana –y, de alguna manera, su nueva identidad- el cambio para él no resulta nada fácil.
Trazando Aleida se hubiera visto beneficiada de una edición más rigurosa –vemos testimonios de acciones que acabamos de ver y eso torna al filme repetitivo hacia el final- pero el caso de los primeros hermanos mexicanos re-encontrados, casi 30 años después de la Guerra Sucia nacional, termina siendo entrañable de todas maneras.


Trazando Aleida se exhibe hoy en el Cinépolis Diana a las 20 horas.

7 comentarios:

Carlos Reyes dijo...

La recuerdo con bastande agrado, aunque yo hubiera premiado al doc ...de Roma a Espinazo ..

Diezmartinez dijo...

Ah, sí, Carlos. Gran documental el del Niño Fidencio.

Paxton Hernandez dijo...

Jeje. Se me olvidó que ya lo había visto.

Pues qué puedo decir? Una de esas películas en que el tema es más importante que el cine. De ahí que no me entusiasmara mucho.

Pero en lo que cabe no es mala.

Joel Meza dijo...

Medio fuera de tema, medio dentro de tema pero más que nada, por si alguno de los participantes en este foro siente la repentina necesidad de declarar su amor por otro hombre, pido prestado del rey Netzahualcóyotl, que tan hombrecito sale en los billetes de 100 pesos y nadie pone peros:

"Amo el canto del zenzontle
pájaro de cuatrocientas voces,
amo el color del jade
y el enervante perfume de las flores,
pero más amo a mi hermano: el hombre."

Joel Meza dijo...

(Creo que acabo de hacer un descubrimiento en cinevertigo el blog: The Gentleman of the Night suelta los comentarios, Netzahualcóyotl los congela...)

Paxton Hernandez dijo...

Jejeje...jeje.

¿Pues qué puedo decir? Ese poema lo leí a los 7 años en un libro de texto gratuito de la SEP y no tenía la mente cochambrosa como la tengo ahora.

Era un niño inocente.

El Duende Callejero dijo...

A ver, a ver... Va:

¡Batman!