domingo, 1 de febrero de 2009

Sé lo que viste el fin de semana pasado.../LXX

CARTELERA AL 30 DE ENERO


Sólo un Sueño (Revolutionary Road, EU-GB, 2008), de Sam Mendes. Este sólido melodrama matrimonial viene a ser la ¿Quién Teme a Virginia Woolf? (Nichols, 1966) para la generación Titanic (Cameron, 1997). Una producción impecable, una dirección fluida y controlada por parte de Mendes, otro trabajo notable de Winslet, acaso la mejor interpretación hasta el momento de parte de Leonardo DiCaprio y un hipnotizante y ascendente Michael Shannon como el lúcido/enloquecido catalizador del drama. Eso sí: el tema es realmente depresivo. Mi reseña en REFORMA.


Sí Señor (Yes Man, EU, 2008), de Peyton Reed. Una inocua y palomera comedia en donde un negativo Jim Carrey se promete a sí mismo cambiar de vida y decirle sí a todo. Hay algunos momentos divertidos, Zooey Deschanel está encantadora, pero no hay mucho más. Carrey y sus dengues están envejeciendo. Mi reseña en REFORMA.


Como Gustéis (As You Like It, EU-GB, 2006), de Kenneth Branagh. Aunque en Estados Unidos esta nueva cinta shakespeariana de Branagh se estrenó en la pantalla chica, en realidad el filme merecía mejor trato. Estamos, como de costumbre tratándose del cineasta y actor inglés, ante un montaje fílmico lucidor y un reparto intachable. Además, esta pieza shakespeariana tiene su encanto: filosofía, humor, amor y un poco de travestismo.

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Definitivamente Solo un sueño(ugh... nada que ver con el poetico y evocativo titulo Revolutionary road). Es impresionate ver a DiCaprio y Winslet tan emocinalmente expuestos en una película. A mi realmente me hicieron creer el vacío emocional por el que atraviesan los Wheeler (y que decir de esa ultima pelea entre sus personajes... absolutamente epica)

El Duende Callejero dijo...

Jo... Yo sólo ví un gato con "cara de conejo" y dando maromas como a la media noche. Tendré que llamar a la sociedad protectora de animales, quizá.

Rackve dijo...

Al final de Solo un sueño, falto que saliera Silvia Pinal diciendo: ¿Qué prefieres una vida mediocre pero bien o una vida donde hagas tus sueños realidad?

Diezmartinez dijo...

El asunto, Rackve, es que la cinta no muestra salida alguna. No hay Silvia Pinal ni nada de eso: lo único que queda es la mediocridad, la mentira, el fracaso... No hay sueños posibles. Sólo pesadillas.

El Duende Callejero dijo...

Mmm... ¿Otro caso de título mortal, entonces?

DarkJam dijo...

pues aqui les comparto una pagina que me encontre no se si la conozcan pero ahi les va http://www.angryalien.com/

son unas animaciones en 30 segundos cuentan una pelicula y los actores o dibujos son unos conejos ta divertida

por cierto hoy domingo como que se antojan ver peliculas de esas palomeras, algunas de comedia que me recomienden??

José Alonso Torres dijo...

Fui a ver esta película por la recomendación en el suplemento Primera Fila. me encantó, tanto, que mi cita esa noche terminó en peleadera de dos horas con mi acompañante por la discusión de la trama y los espejismos de la vida de pareja.

Yo ya recomendé el blog en el mío (por cierto, échenle un ojito)felicidades mi estimado Diezmartínez.

Diezmartinez dijo...

Esta cinta debe verse en soledad. Ir con la novia/esposa/amante/amiga-con-interés es jugar con fuego.

Diezmartinez dijo...

Ah, y gracias por la recomendación en tu blog, por supuesto.

José Alonso Torres dijo...

¿Tenía que ir solo? Mmmmm, como dijo la monjita en cl chiste, ¡de haber sabido!

A ver si esta semana la llevo a ver la de Jim Carrey para que se le baje el enojo. (Espero no me salga el tiro port la culata, que la película sea mala y me avienten de una buena vez un florero por la chirimoya)

Rackve dijo...

la pelicula si muestra salidas, una es vivir la vida como los wheleer o la otra como sus vecinos, y el final moralista del señor. Y si es un melodramon.

Diezmartinez dijo...

Racke: Esas no son salidas. Son el infierno. Dos clases de infierno, en todo caso.
¿Te refieres a la imagen final?: es el último comentario desesperanzador (con un dejo de negrísimo humor fatalista). Nomás queda hacerse el sordo y llevar la vida de muertito.
Y sí, es un melodrama. Creo que nadie lo confundiría con otro género fílmico.
Como lo pregunté en otra entrada: ¿hay algo malo en que sea esta u otra película un melodrama?
Y como lo comenté también antes: no tienen que gustarte los melodramas. O este melodrama en particular, en todo caso.
Un último comentario: la cinta, para mí, tiene vistos de tragedia (es decir, tiene que ver con un destino fijado de antemano): la pareja dorada, perfecta, siempre estuvo destinada al fracaso.
Saludos, Rackve.

Anónimo dijo...

¿Tenia la razon el personaje de kate winslet o eran más felices aquellos a quienes ella consideraba "mediocres"? Tremenda la película y la reflexion. No es acerca de escapar y vivir como los "wheeler" o con sueños de "silvia pinal", sino de esa idea tan comprada que tenemos de la felicidad, que nos hace rechazar la vida mundana o normal, al esperar que todo sea "espectacular". Y sí,es para verla solo, diezmartinez. Atte La gelatina

Diezmartinez dijo...

Sí. Es buena recomendación. No se vea esta película en pareja. Pleito seguro... O silencio sepulcral al final.

Tyler dijo...

Yo estoy recién casado y nada mas de leer la reseña (de Diezmartinez but of course) dije: thanks but no thanks...

la verdad las tragedias griegas no son mi taza de té jeje

Rackve dijo...

No tengo nada con los melodramas, es muy buen melodrama, nunca dije que fuera malo, me gustan mucho los dramas, pero creo que esta en particular no me impacto.

Diezmartinez dijo...

Creo -en todo caso es una teoría- que en ocasiones una cinta interesa más en la medida que sientes una conección con el género, el tema o los personajes, independientemente de sus virtudes formales. Puedes sentirte o no interesado en los personajes de Revolutionary Road. Y si no estás interesado en ellos -o crees que sus dilemas son falsos o absurdos- no encontrarás drama en la cinta. A mí me pasó algo similar, pero con otra cinta: en Cloverfield, no me podían interesar menos el futuro de los protagonistas. Me parecieron tan banales sus broncas existenciales que yo le fui siempre al mostro. Ya queria que apareciera y se los comiera a todos. En cambio, en El Huesped, el melodramático destino de toda la familia me interesó siempre y hasta el final... que, por cierto, es muy moralista.

Love doctor dijo...

Es plenamente legítimo emocionarse, sentirse identificado o conectado (es decir, en conexión), con la historia que se despliega en una película.

Es coherente diferenciar entre películas que son virtuosas en lo formal, y las que no.

Pero suenas muy conformista, para ser un crítico...

Diezmartinez dijo...

Y otros se han molestado tanto por alguna reseña y me han calificado de demasiado exigente (por ejemplo, con mi reseña negativa de 300, por la cual recibí la mayor cantidad de improperios en 20 años de escribir sobre cine)...
No me quejo, por supuesto. Es parte del trabajo. Y del juego, dirían los personajes de The Wire.
Dificilmente puedo molestarme si alguien juzga mi trabajo, pues mi trabajo consiste el juzgar el trabajo de otros... Vaya trabalenguas.
En todo caso, bienvenido a los comentarios en el blog, Love Doctor.

Ah, y es evidente: las cintas que más me gustan son las que me emocionan (las que más me producen emociones). Y en lo que va del año, las dos cintas comerciales más emocionantes, en este sentido, han sido, para mí, Revolutionary Road y A la Orilla del Cielo.

El Duende Callejero dijo...

Mmmm... La idea del conformismo en la crítica va más de la mano de, creo, el sentirse diferente o parte de esa minoría que siempre intentará "diferenciarse" de esa gran mayoría ¿No? En pocas palabras: es más un complejo, a veces hasta involuntario, que nos describe a algunos. Digo, a veces el ser chistositos (recuerdo, precisamente una pseudo crítica a 300 que leí, por supuesto no de mi estimado, muy graciosa, sí, pero ¿Era eso una crítica o sólo la búsqueda de agradar a mis cuates y a uno que otro deslavazado que se sienta, no sé, acá "avant-garde"? Leí comentarios laudatorios sobre ella... Pero no entendí qué era... Un comentario, una crítica... Qué), es simplemente una forma suave de ganarse al respetable... y ser conformista... Se hace una reseña "descuartizando" una película, pero con adjetivos... Entre más inventados, mejor... Pero jamás con un serio análisis. Digo, al final, termino diciendo pinche película, qué hueva con ella, no me gustó porque está garra... Con otras palabras, claro. Muchas, muchas, muchas palabras que hasta rimen, hagan alejandrinos, etcétera... Pero sigue siendo sólo una opinión.

Por eso me extraña eso de "conformista, para ser un crítico"... Porque no entiendo qué tiene que ver el conformismo en explicar, desde el punto de vista narrativo, que es lo que he leído aquí, los no menores logros de una película como Revolutionary Road. Que le diga Todo por un Sueño Joel y los MMCinemas de Mexicali. Lo siento. Conformismo para mí es precisamente leer de pasada los comentarios, subirme en mi macho cabrío, arrugar la nariz y decirle al que disiente de mi honorable criterio, whatever that means, que lo siento, pero como andas emocionado y la película, por mis pistolas, es un asco, te veo conformista.

Jo.

Joel Meza dijo...

Chin, ya en el rancho leo estas recomendaciones mientras acaricio mi compilación de cuentos de Yates y tiemblo de miedo.

Champy dijo...

Oye... hay algún detallito que no enlaza a tus reseñas en Reforma....

Diezmartinez dijo...

Champy: No las puedo enlazar. El sitio web de REFORMA es de paga.

Tyler dijo...

esos del Reforma... no'mas porque tienen al Sr. Diezmartinez, al Sr. Meyer, al Sr. Dehesa, al Sr. Villoro y muchos otros ya se sienten mucho no? mendigos capitalistas!!! que no ven la crisis? deberían dejar gratis por lo menos su edicion en línea durante este difícil año

Diezmartinez dijo...

Ash... Un comunista.

Tyler dijo...

jajaja

de hecho si no fuera por el capitalismo no comería Ernesto jeje

y hablando de eso, ufale! el día de hoy el Maestro Meyer se receta (y nos receta de paso) una joya de columna caray!!

vale cada peso que cobran los canijos del Reforma por su edición...