viernes, 20 de marzo de 2009

La Soledad


Un año después de haber sido presentada en el FICCO 2008 y de haber ganado tres estatuillas del Goya 2008 –Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor Revelación-, se exhibe comercialmente en la Ciudad de México La Soledad (España, 2007), segundo largometraje del catalán Jaime Rosales (Las Horas del Día, 2003).

A un año de distancia, no es difícil ver por qué se impuso en los Goya esta obra de Rosales al sólido pero derivativo filme de horror El Orfanato (Bayona, 2007): a diferencia de la película producida por Guillermo del Toro, en La Soledad es posible notar una voz distintiva y discutible. Rosales es un cineasta que toma riesgos y que es fiel a ellos hasta las últimas consecuencias narrativas/estilísticas. Acaso el resultado no sea perfecto, pero no queda muy lejos de serlo.

Dividida en cuatro episodios y un epílogo, la trama escrita por el propio cineasta en colaboración con Enric Rufas, muestra la historia de dos mujeres de distinta edad que llevan vidas paralelas en el Madrid contemporáneo. Antonia (espléndida Petra Martínez) es una viuda de edad madura que, aunque goza de la compañía de un hombre amable que ve por ella, tiene que lidiar con los egoísmos, problemas y preocupaciones que le provocan sus tres hijas. Por su parte, la joven madre divorciada Adela (Sonia Almarcha) deja su pueblito provinciano para llegar a Madrid con su hijito de 13 meses. Adela comparte un amplio e iluminado piso con la hija menor de Antonia, Inés (Miriam Correa) y este será el único punto concreto en el que se unirán estas dos historias que se van desarrollando simultáneamente.

Sin embargo, aunque puede resultar arbitrario el lazo que une las dos vías narrativas de la cinta, el consistente tono emocional del filme y su estudiada puesta en imágenes justifican sin mayor problema la arriesgada propuesta de Rosales. Durante buena parte de la película la pantalla se divide por la mitad y vemos la misma escena desde dos distintos encuadres, desde dos diferentes perspectivas. La elección de Rosales se antoja artificiosa –un poco al estilo de la tragicomedia romántica Conversando con la Otra (Canosa, 2005)- pero poco a poco uno se va dando cuenta que tiene una razón de ser.

De esta manera, en pocas ocasiones hay más de un personaje en el mismo encuadre, nunca se usa el tradicional campo/contracampo y cuando dos personajes conversan uno de ellos aparece hablando de frente en una parte de la pantalla, mientras en la otra mitad el otro personaje contesta, de perfil. La desorientación que provoca Rosales en el espectador es el mismo que viven las criaturas dramáticas de esta cinta, que pueden sobrevivir al cáncer o a un atentado terrorista sólo para seguir trabajando, sonriendo, acaso hasta bromeando… pero drenadas de toda fuerza de vida.

10 comentarios:

Ana A. dijo...

Se lee bastante interesante! Me llamó mucho la atención la propuesta de la pantalla partida a la mitad con la misma escena desde diferentes encuadres.
Ojalá pueda verla este fin de semana.
:)

Paxton Hernandez dijo...

ot,

Argh! Peggy, la de Mad Men, no es secretaria.

Diezmartinez dijo...

En la primera temporada, sí... Ya sé, ahora es una de las "creativas"... pero sigue siendo tratada como secretaria por los compañeros de trabajo.

Paxton Hernandez dijo...

Jejeje, eso sí.

=P

¿Y cómo se llama la pechugona pelirroja que es algo parecido a la jefa de las secretarias? Qué barbara.

Diezmartinez dijo...

Christina Hendricks...

El Duende Callejero dijo...

En el 2000 hubo otro ejercicio (quizá pueda llamársele película, quizá) por el estilo ¿No? Timecode de Mike Figgis.

En tiempo real, con cuatro historias y muchos, muchísimos actores.

Me suena a eso.

Diezmartinez dijo...

Sí, algo parecido, aunque aquí no en tiempo real... Se parece más a la tragicomedia romántica que anoté, Conversando con la Otra.

Anónimo dijo...

Te prefiero reseñando cine que series de TV...

Me sorprendí muchísimo cuando ví hoy el primera fila y me encontré con esa nueva sección. Como te dije antes, extraño tus reseñas de cine en TV y espero que vuelvan pronto...

Suerte en Guadalajara y salud aunque no vayas a Tequila...

FABIO

Diezmartinez dijo...

Fabio: Yo también espero que vuelvan pronto. Y, bueno, es mi primer columna sobre series televisivas. Trataré de hacerlo mejor para la próxima.

Anónimo dijo...

Mi intención no era descalificar esta nueva aventura que emprendes, ni mucho menos el estilo que te caracteriza... es solo que las series de tv no me entusiasman gran cosa, prefiero de lejos el cine, ya sea en pantallita, pantalla o pantallota...

De cualquier forma, mucha suerte y mucho cine...

Saludos
FABIO