domingo, 19 de abril de 2009

Whatever Works

Viñeta de P. Burke


Dificilmente los organizadores del festival fílmico neoyorkino TRIBECA podrían haber encontrado otra cinta más neoyorkina para la función inaugural. Se trata de Whatever Works, el más reciente largometraje de Woody Allen que, con esta comedia romántico-amargosa, vuelve a rodar en Nueva York, después de varios años de su disparejo pero siempre valioso periplo europeo. El protagonista del filme es, además, otro neoyorkino honorario: el stand-up comedian -y creador de Seinfeld (1989-1998) e intérprete de sí mismo en Curb My Enthusiasm- Larry David. Apenas puedo esperar a ver el próximo filme de Allen, por más que siempre habrá uno que otro -a veces, yo mismo- que diga, con la nariz respingada y perdona-vidas: "Ah, Woody está de bajada hace mucho tiempo... Ha hecho mejores películas". Ajá.

Por lo pronto, The New York Observer ha entrevistado a Allen y a David, aquí.

2 comentarios:

Rackve dijo...

NO he visto ni el trailer de esa película de woody, pero el protagonista es muy divertido en Curb ...

Joel Meza dijo...

Y yo sigo sin ver Curb your enthusiasm. Algo para mantener mis esperanzas en ver buena tele, junto con The Wire, que sigue durmiendo el sueño de los justos conmigo.
---
Recuerdo cuando lanzaron originalmente la serie de Seinfeld a principios de los '90s, me tocó ver el piloto y un par de los primeros capítulos; básicamente consistían de Seinfeld y otro personaje (creo era su agente) que se la pasaban sentados en una cafetería, diciendo tarugada y media entre ellos y a una mesera respondona. Y de ahí cortaban a las escenas de Seinfeld haciendo stand-up, convirtiendo en chistes de su rutina esas pláticas en la cafetería. La fórmula me pareció bastante floja y obvia y decidí que no valía la pena mi media hora semanal. NBC debe haber pensado lo mismo: retiró el programa y lo reiniciaron el siguiente año, ya casi con la configuración con la que continuó hasta el final. Creo que el mayor acierto de Larry David fue eliminar a ese personaje de la cafetería que rebotaba ideas con Seinfeld y que evidentemente era él, y separarlo en 4 personajes: Seinfeld, Elaine, George y Kramer, y dejar al mínimo (después las quitaron por completo) las escenas de Seinfeld haciendo stand-up, que no hacían sino repetir los chistes vistos durante el capítulo.