sábado, 16 de mayo de 2009

A los maestros, con cariño/XX


Francisco Pina fue uno de los grandes críticos de cine en México antes de la aparición del grupo Nuevo Cine, de donde surgirían nombres como Emilio García Riera, José de la Colina, Salvador Elizondo, Jomí García Ascot, Carlos Monsiváis y otros más. Desde fines de los cuarenta, un par de refugiados españoles viviendo en México, Álvaro Custodio y el ya mencionado Francisco Pina, empezaron a picar piedra en esta gozosa y masoquista vocación que es escribir de/sobre/acerca de cine. A diferencia de Custodio, siempre culterano e intransigente, Pina fue, en palabras de Jorge Ayala Blanco, poseedor de "una austeridad comprensiva". Por eso mismo, por la sobriedad y amabilidad de sus críticas, llama mucho más la atención cuando Pina se enoja. Por ejemplo, después de ver La Bandida (dir: Roberto Rodríguez, 1963):

"El machismo, el chovinismo, la irresponsabilidad, el retraso mental y otras lacras, se acusan fuertemente en los fantochescos personajes de esta película lamentable , falsa imagen de un México que no era así a principios de siglo y que, naturalmente, en la actualidad lo es menos todavía. Por añadidura, se trata de un desaforado melodrama en el que lo siniestro se da la mano con lo grotesco". Publicado en La Cultura en México de Siempre (27 de febrero de 1963).

3 comentarios:

marichuy dijo...

Ernesto

Jajá y yo creía que JAB era cruel.

Y eso sí, qué guapa era la María Felix.

En cambio ahora, la educación y el país están peor que hace 46 años; pero en lugar de una "Bandida" como la Doña... tenemos a la Miss Elba Esther.

Saludos

Joel Meza dijo...

No sabía que Emilio García Riera era español. El otro día pasaron en el canal 5, el episodio sobre Alcoriza de México Siglo Nuevo y pusieron algunos testimoniales en video y lo oí ceceando de lo lindo. Por lo visto, el cine mexicano debe mucho al exilio español.

Diezmartinez dijo...

Marichuy: Don Jorge ha tenido épocas más feroces que esta.

Joel: Sí, Don Emilio era español. De Ibiza, hasta donde recuerdo. José de la Colina también es español. Y, sí, la deuda con el exilio es inmensa. En la crítica de cine, claro, pero en muchísimas otras actividades y disciplinas más.