sábado, 30 de mayo de 2009

Pídala Cantando/VII

"¡¿Pues qué tienes contra las teiboleras?!!



Un asiduo lector de este blog -y bloggero él mismo: aquí está su sitio- se sintió azorado porque no me gustó Sin City y pidió que rescatara la reseña que escribí, en su momento, de la cinta. Va, pues, el rescate. Un par de aclaraciones: la nota fue publicada en REFORMA, el 15 de julio de 2005 y la calificación fue de dos asteriscos y medio, el equivalente a regular. (Ah, y lo siento, Duende, Paxton y los demás que adoraron este filme).


Un aviso a todos los fans de los cómics: para evitar problemas (por ejemplo, que mi correo electrónico se sature de reclamos), agréguenle un asterisco a la calificación que un servidor le ha dado a La Ciudad del Pecado (Sin City, EU, 2005), la opera prima del autor de culto Frank Miller, codirigida por Robert Rodríguez y Quentin Tarantino. Disculpen ustedes, de verdad, pero el oscuro universo “milleriano” fue mucho para mí: demasiada violencia, demasiado sadismo, demasiada misoginia, demasiado esteticismo expresionista, demasiado verborrea hard-boiled.
Basada en las novelas gráficas (entiéndase cómics gordotes) de Mr. Miller, he aquí tres historias (más prólogo y epílogo) que tienen como escenario la “(Ba)Sin City” del título original: en la primera, un policía con problemas cardíacos (Bruce Willis) rescata a una niña de un serial-killer pedófilo (Nick Stahl) aunque el correoso cuico es traicionado por un compañero corrupto (Michael Madsen); en la segunda, un indestructible delincuente bajo palabra (Michael Rourke) busca vengar la muerte de una bella prostituta ultimada por un asesino caníbal (Elijah Wood); y en la tercera, un misterioso tipo (Clive Owen) se coloca sin querer en medio de un guerra civil entre el sindicato de prostitutas-amazonas y el corrupto cuerpo de policía, que busca cobrarse la muerte de cierto oficial decapitado (Benicio del Toro).
La Ciudad del Pecado tiene un par de virtudes incuestionables: la fotografía y los encuadres del propio codirector Rodríguez (en blanco y negro más colores plata, amarillo mostaza, rojo sangre, azul tenue…), quien se apropia de la estética de los cómics de una manera nunca antes vista y, mejor aún, el impecable trabajo de un impresionante reparto en donde no hay falla alguna. Se ve que todos los actores disfrutaron de verdad el encarnar sus respectivos clichés ambulantes (el policía con el corazón enfermo pero de oro, el hombre duro que no ha olvidado lo que es correcto, el psicopático caníbal, el cardenal perverso…), pero quien debe dedicarle un altar a los directores Miller y Rodríguez es Mickey Rourke, cuya personificación del (casi) invencible Marv debería ganarle, mínimo, una nominación al Oscar. Para aquellos que dicen que ningún actor puede brillar detrás del maquillaje excesivo, el trabajo de Rourke es una clase magistral de personalidad, humor y magnetismo viriles como no la había visto en mucho tiempo.
Por lo demás, insisto, la cinta tiene demasiada violencia gratuita, un uso excesivo de la voz en off y, sobre todo, un manejo de los personajes femeninos que me resulta inquietante. Todas las mujeres de La Ciudad del Pecado son prostitutas, víctimas de asesinos seriales, lesbianas buenotas, meseras golpeadas y cuando hay una sola alma pura -una niña de once años- ésta crecerá para convertirse ¡en teibolera! ¿Es mi imaginación o es misoginia?

10 comentarios:

El Duende Callejero dijo...

Bah... Yo adoré la idea de "trasladar" el cómic al cine al parecer por única vez de forma "fiel". De ahí en fuera, debo ver la película otra vez para recordarla. Pienso en Sin City y lo único que viene a mi mente son viñetas del cómic. Ni me acuerdo cómo luce el Peleador de Marv... La verdad.

Como Vigalondo, sigo espantado de que el cómic, primo hermano menor del cine, no se le pueda hacer justicia... Cuando no se verbaliza todo, simplemente se le da una vuelta de esas que sirven para matar gallinas y sí, acaban con el cadáver caminante que corre y corre en círculos antes de caer redondito.

Joel Meza dijo...

Si yo tuviera una compañía distribuidora a cargo de el DVD, pondría estas citas en la cajita:

"Rodríguez se apropia de la estética de los cómics de una manera nunca antes vista."

"Impecable trabajo de un impresionante reparto en donde no hay falla alguna."

"La personificación del (casi) invencible Marv debería ganarle, mínimo, una nominación al Oscar a Mickey Rourke."
ERNESTO DIEZMARTINEZ, REFORMA

¿A poco no se vendería/rentaría como pan caliente?
(Por cierto, a mí me gustó mientras la veía pero ya para el tercer corto me había enfadado el tratamiento de los personajes.)

Paxton Hernandez dijo...

Aplicando el caso para el fulano danés ése: no es misoginia, Ernesto. Es pura misantropía.

:P

Esta película la ví 3, 4 veces en cines. Sigue siendo mi favorita de ese año.

Diezmartinez dijo...

Joel: Sí, es cierto. Por eso le comentaba a Josafat que aunque la cinta no me entusiasmó, le encontré muchas cosas interesantes. Y, bueno, la vi dos veces. Aunque no cambié mi punto de vista después de haberla visto por segunda vez. Ah, y por cierto: a Gustavo Moheno, cuando escribía en REFORMA, le pasó algo similar a lo que escribes. Hizo una reseña negativa de una cinta, hizo un comentario positivo en esa misma reseña, y la cita en la publicidad fue, por supuesto, ese único comentario positivo.

Paxton: Bueno, con von Trier no se salva nadie, ni hombres ni mujeres. En Sin City Marv es un héroe. Y sí, recuerdo tu entusiasmo por la cinta y un extenso y bien escrito correo electrónico cuestionándome la reseña. Siempre has sido uno de los más críticos -y fieles- lectores. Gracias por eso.

Joel Meza dijo...

Pues a tí mismo te lo han hecho en cierta forma, Ernesto. Me acuerdo cuando renté The Good Girl, hace algunos años, leí en la contraportada de la cajita R4 una cita a un fragmento de tu crítica que decía algo como "una divertida comedia romántica" y leyendo la crítica completa en el periódico decías algo así como (citando de memoria y exagerando el punto -no la encontré en cinevertigo.com) "no exactamente una divertida comedia romántica, más bien una romántica comedia negra..."

O la de Galaxy Quest, donde ponen algo como "Hilarante" citándote, pero no hay forma de saber si escribiste "Hilarante, no es" (aunque recuerdo que sí te gustó).

Diezmartinez dijo...

Sí, tienes razón. A mí me han hecho esa gracia también.

Gaal Dornick dijo...

Pues yo si soy super fan del cómic y por lo tanto de la película.

jajajaja ¿en serio te le han aplicado de la manera que describe Joel Meza?, ¿eso es delito no?

En fin, excelente Blog, lo visitare a menudo.

Diezmartinez dijo...

En todo caso, Gaal, otro delito más que no se castiga en este país... Y gracias por la visita y el comentario.

F. V. R0DEL0 dijo...

Me parece que es fiel al cómic.
Sobre la misoginia: Siempre pensé que Sin City es como Culiacán... ¿y acaso no es una sociedad misógina? Con nuestros videitos de videorola, las jovencitas cuyo sueño es montar una lobo... A su lado las teiboleras que hacen justicia por su propia cuenta son super heroínas. La realidad me preocupa más que su representación en SC.

Diezmartinez dijo...

Rodelo: Ah, la realidad claro que es peor que Sin City. Digo, en la realidad no tenemos un policía con el corazón de oro como Bruce Willis. Y, claro, la sociedad sinaloense -corrijo: mexicana, en general- es bastante misógina.