viernes, 29 de mayo de 2009

¿Qué debe tener una crítica de cine?

Programada en Guadalajara 2009 -en donde, por desgracia, no la pude ver por cuestiones de horarios-, For the Love of Movies: The Story of American Film Criticism (EU, 2009), es una cinta documental que traza la historia de la crítica de cine en Estados Unidos, desde sus albores, a inicios del siglo pasado, hasta la actualidad, con la invasión arrasadora de páginas web, blogs, twitters, podcasts y demás menjurjes cibernéticos, creación seguramente del demonio. David Bordwell hace una reseña del documental aquí y, de pasada, como es un tema que el gran historiador y teórico ha tratado en incontables ocasiones -incluyendo su libro Making Meaning: Inference and Rethoric in the Interpretation of Cinema (Harvard University Press, 1996)-, Bordwell propone su propio modelo de lo que debe ser una crítica de cine. Para el autor del libro de texto Arte Cinematográfico (McGraw-Hill, 1997), una crítica fílmica debería tener los siguientes elementos: ideas + información + opinión + buena escritura. Bordwell afirma, además, que un crítico debe tener algo más que entusiasmo o pasión. Necesita rigor, conocimiento, ideas.
Honestamente, me pregunto cuánto de lo que se publica por ahí, en papel o en el ciberespacio, cumple con la formulita que propone Bordwell. Incluyendo lo que yo escribo, but of course.

32 comentarios:

Paxton Hernandez dijo...

Yo creo que en la opinión del estimado autor de este h. blog, yo no cumplo con ninguno, porque así no más me sacó de la lista de links.

Joel Meza dijo...

Sí, con esto de los blogs, cualquier vurro escribe.

Diezmartinez dijo...

Ah, mira, Paxton: ya volviste a colocar el link de mi blog en el tuyo. Ahorita correspondo.

Joe: Zicierto.

El Duende Callejero dijo...

Con los blocs no se meta, Joel, husted que se mofha de heso que asté ase...

Joel Meza dijo...

Fuera de tema, viendo la encuesta semanal:
¿Mister Lonely? ¡Tiene como un año en el blockbuster! Y todo ese tiempo le he sacado la vuelta.

Diezmartinez dijo...

Joel: Pero seguramente es región 1 el que has visto. No estoy seguro si ya está en región 4 a la renta.

Jossy Meza dijo...

Además de los elementos que señala Ernesto, creo que también está el "estilo personal de gobernar", es decir, el estilo propio de quien escribe la crítica.

En el caso de Ernesto, creo que todos coincidimos en que tiene su estilo, el cual disfrutamos. De otra manera no se le seguiría.

Ahora, respecto de si la crítica es o no acertada, eso es harina de otro costal.

Saludos.

Diezmartinez dijo...

Bueno, Jossy, qué tan acertado es este crítico o aquel otro es dificil de decir. Tal vez sea más fácil apuntar qué tan consistente es, qué tanta información y/o ideas transmite, qué tan bien (o mal) escribe, qué tan bien argumenta...

Joel Meza dijo...

Por mi parte, sigo a ciertos críticos porque, en este orden: disfruto su prosa (creo que no hay nada que valore más de un escritor, que su dominio del idioma, su elección de palabras, construcciones de frases y juegos de palabras); conocen mucho no sólo de cine sino de muchas otras cosas -arte y ciencia, principalmente- que enriquecen sus textos; fundamentan muy bien sus opiniones y son consistentes; me hacen pensar, me inspiran y me divierten.

Tyler dijo...

Desde que empecé a leer el Primera Fila hace como 10 años hasta el día de hoy, siempre he encontrado los mismos elementos en tu crítica Ernesto:

siempre aprendo algo, siempre me río y siempre encuentro elementos suficientes para decidir si veo algo o no.

Soy fan.

Saludos

El Duende Callejero dijo...

Se lee a los críticos igual que se ven películas: por mero gusto. Por más sesuda que sea la crítica o el crítico, si el amigo o amiga no va conmigo, nomás no lo leo o no lo termino de leer... Por otra parte, si la película es una belleza que gana premios y los críticos lloran con ella, y se abrazan y comprenden por qué son humanos, pero no va conmigo... Me saldré a los diez minutos con cara tumefacta.

Jo.

Paxton Hernandez dijo...

Ahhh...¿¿así era la cosa?? Pues yo también tengo a Mike D'Angelo y Nick Schager en mis enlaces, y no ando viendo si me tienen linkeado o no.

Diezmartinez dijo...

Paxton: Yo sólo tengo linkeado a Bordwell y a Ebert porque sé que no se duermen sin leer mi blog...

Por otro lado, las ligas que coloco son de amigos entrañables(algunos con más de 20 años de antigüedad), críticos que leo y que tienen blogs que también leo (porque hay críticos que leo que no tienen blog: Ayala Blanco, Sarris, Kauffman, etc.) y, también, lectores y/o compañeros que tuvieron la enorme amabilidad/generosidad de "linkearme" nada más por su muy personal voluntad. Yo he correspondido con esa amabilidad linkeándolos (además de leer de vez en cuando sus blogs, como el tuyo que entro a leer a diario, religiosamente). En algún momento me di cuenta que habías borrado de tu blog la liga a Cinevertigo. En ningún momento hubo un reclamo porque es muy tu voluntad a quien linkeas y a quien no. No tiene sentido reclamar nada, creo yo. Ahora has tenido la amabilidad de restaurar la liga y, por lo mismo, correspondo a esa amabilidad. Nada más.

Joel Meza dijo...

¡Ekki-ekki-ekki-pitang-zoom-boing!

Paxton Hernandez dijo...

Duende: Jo. Deberías darle un chance a esa cosa de Slumdog Millionaire. Nada más recárguese bien de café, porque va a estar cañón el asunto.

El Duende Callejero dijo...

Yo no le doy segundas chances a nadie. No soy como esos que compran un disco, lo escuchan y ponen cara de "qué feo ¿Y cómo recupero mi dinero?"... Pero por que es o fue su grupo favorito, o porque le costó caro, lo siguen escuchando... Hasta que salen con la inocentada de: "pues a la decimocuarta escuchada seguida, como que le comencé a agarrar sabor".

Eso ya es puro juego psicológico.

Jo.

Paxton Hernandez dijo...

Duende: Era broma, jeje.

Ernesto: Yo también leo tu blog religiosamente, a diario. Mi molestia solamente venía porque el hecho de que tu blog haya desaparecido de los links, fue un descuido mío, arreglando los links hace algunas semanas. Lo noté el jueves y lo arreglé.

Diezmartinez dijo...

Ah, pues asunto arreglado, Paxton. Yo me di cuenta de que ese link faltaba hace varias semanas y pensé que me habías castigado por mi entusiasmo por Pixar y mi rechazo a Sin City. Aclarado el punto.

El Duende Callejero dijo...

Yo vi Glotón y no le entendí nada, y eso que según yo leí a los Hombres X como 26 años, además de aventarme unos 16 de Glotón solo. Digo, para que me saquen de las ligas de inmediato, nomás por bembo. Estas nuevas historias con esos viejos personajes nada más no son para mí: Glotón es un ser consciente de su entorno, preocupado por el destino de la humanidad y habla más de dos monosílabos. Genial.

Diezmartinez dijo...

Duende, Paxton: Esto es interesante: ¿han cambiado de opinión después de leer lo que dice un crítico? Digamos que ustedes piensa que tal cinta es una basura. Pero luego leen a alguien (no sé, Ayala Blanco, Sarris, Kauffman, Fernanda Solórzano, qué sé yo) y pinsan: "Bueno, basura-basura no es... Algo debe tener que no le he entendido". Creo que si alguna influencia tiene (o conserva) la crítica de cine no es en la taquilla o en los premios, sino en la creación del canon. Es una idea nada más.

Paxton Hernandez dijo...

Bah, si digo me van a dilapidar aquí mismo pero ya qué...

La primera vez que ví Adán y Eva (todavía) no le detesté pero se me hizo algo cercano a una mamarrachada.

Luego ví la calificación que le dió JAB en El Universal. Regresé a verla al cine. Y luego regresé a verla como 3 veces más. Me terminó fascinando.

A diferencia del buen Duende, yo sí creo en segundos chances.

:)

Y bueno, ya me voy de "shopping" (pffff!).

Diezmartinez dijo...

Es interesante. Confirma mi idea (nada original, por cierto) de que la crítica fílmica puede tener esa influencia: de ir quitando o poniendo cintas del canon. De moldear, hasta cierto punto, una intepretació, aceptación o rechazo de una película.

Joel Meza dijo...

¿¡QUé!? ¿No te gustó Sin City?
¡THAT DOES IT!
Déjame voy y cambio algo...

Diezmartinez dijo...

Ni 300...
Ni La Fuente de la Vida...

(chin... me va a borrar hasta mi hija).

Josafat dijo...

¿Cómo que no le gustó Sin City? ¿Puedo pedirla cantando la crítica?

Diezmartinez dijo...

Bueno, vamos a precisar: no es que no me haya gustado, pero tampoco me entusiasmó mucho. De hecho, viéndola ahora con la perspectiva de lo que hizo Rodríguez con Tarantino años después, prefiero Sin City (ah, y claro: prefiero mil veces Sin City a 300 o La Fuente de la Vida).

El Duende Callejero dijo...

No. Neva'. Pero me reconozco como un mal espectador de cine.

El criterio y los gustos los tengo bien fajaos... Digamos que no me interesa que se haga pomada a gente como mi bien amado Richard Stanley... Sé qué me gusta de él y qué no, y sé qué debo ver en él y qué no (el caso es igual en Lynch: sé que me gusta Blue Velvet sin leer a nadie o leyendo a alguien, sólo porque la vi y ahí encontré varias cosas que me parecieron notables y que ni el pasar del tiempo ni la visión de otras cintas ha mermado esas imágenes que pueblan mi cabeza... Pero igual sé que debo alejarme de practicas onanistas como Inland Empire, por más que me baile alguien enfrente diciéndome: es que es la neta del planeta, es el arte por el arte, es la oda de un genio pirándose él solo. Bah... Esas son mamadas). De igual forma sé qué me gusta de cada crítico que leo y qué no. Y aunque haga pomada una película que me llegara a gustar o le construya una capilla a una película que jamás entenderé, me da la misma... Lo leo por el puro placer de disfrutar desde sus adjetivos hasta su prosa... De cómo defiende con capa y espada sus ideas hasta como arrastra sus pequeñas inocentadas.

Así que eso de que tengo a dos o tres críticos a los que leo para saber si veo o no una película, simplemente no funciona conmigo. Los leo... Veo la película... O entiendo su punto y lo comparto... O sí, lo entiendo, pero digo: chale, quién sabe qué fumó. Hasta la fecha una crítica ni de libros ni de películas me ha hecho no ver una película o leer un libro.

Lo único que lo logra son las recomendaciones de mi "filtro personal", Sonia. Si ella me habla y me dice emocionada: "ayer vi una película que me encantó". Le pregunto el título y, basado en la experiencia compartida, sé que debo alejarme irremediablemente de ella. Igual en los libros. Eso sí, si ella me dice que está de la fregada... Ahí debo estar.

Y ella no es crítica. Sólo es alguien que va al cine y me tiene como amigocho.

Jo.

El Duende Callejero dijo...

Por cierto... La de Glotón sirve para esa sección de Cuéntamela otra vez... Pero ahora con Highlander (y no sé qué tenga que ver Highlander con los H.X). A la mitad estaba esperando que saliera uno diciendo:

"In the end there can be only one."

Paxton Hernandez dijo...

No había comentado nada sobre la entrada. Igual que el Duende. Tengo los gustos y los criterios bien amarrados. Incluso, tiendo a ser medio contreras como ya se habrán dado cuenta: si algo consigue unánimente la aprobación de los críticos (sobre todo los gringos), pelo los ojos y me levanta sospechas.

A los críticos que leo los sigo por 1) las ideas y 2) la prosa. Sobre todo los más buenos, comparten en cada crítica una auténtica lección de cine. Para mí la crítica sí es útil. Lo poco que sé de cine, lo he ido aprendiendo yendo al cine, sí, pero también leyéndolo.

:)

Hammurabi dijo...

Elaborando mi interpretación personal del texto de Bordwell, creo que éste refiere a los retos de la crítica, no tanto a los estilos personales de los que la ejercen, sino a la metodología que se utiliza.

La crítica que hace a los bloggers no es tanto el hecho de que utilicen el Internet "para compartir el amor que tienen por el cine", sino que la mayoría de los blogueros no tienen las herramientas metodológicas para analizar e interpretar un filme a partir del uso de la información.

En ese sentido, Bordwell apela a acercar a la crítica hacia el periodismo, en el sentido de que es necesario que el crítico "no sólo escriba bonito y tenga opiniones subversivas que dar", sino que tenga habilidades para cuestionar, preguntar, procesar información, intepretar y objetivar sus resultados (to put films into historical context, to analyze particular sequences, to supply production information that would be relevant to appreciating the movies.)

Si un crítico quiere presentar un juicio de valor, tiene que formular en su texto cómo le hizo para llegar a él.

Saludos

Diezmartinez dijo...

Hola, Hammurabi, gusto de encontrarte de nuevo en los comentarios.

"La crítica que hace a los bloggers no es tanto el hecho de que utilicen el Internet "para compartir el amor que tienen por el cine", sino que la mayoría de los blogueros no tienen las herramientas metodológicas para analizar e interpretar un filme a partir del uso de la información".

¡Bingo! Claro que muchos que escriben en la prensa crítica de cine tampoco tienen esas herramientas.

En el libro Making Meaning Bordwell profundiza en estos temas. Sobre el fondo y la forma de la crítica de cine.

El Duende Callejero dijo...

Veo doble y no he tomado ni agua. Debe ser el calor. Jo.

A mi me dan cosita uno que otro crítico que se suelta, más de películas que a leguas no saben ni con qué se comen (en Letras Libres, revista y blog, sucede mucho, por cierto), osease de Género o de las que vienen en saga o de "otros materiales", sus retahílas pseudo analíticas en las que si, justifican su puntacho de vista basándose en que la película es la película y por tanto la tomo como película porque a fin de cuentas ¿Qué es? Pues una película y no hay de otra más que tratarla como una película... Y de ahí no los sacan... Y hacen poesía, juegan al scrable, meten anécdotas personales del momento exacto en el que vieron la película, presumen dos o tres autores que han leído o de los que tienen post it con leyenditas de esas que pegan, y listo, con eso siguen y siguen, como el conejito ese de las pilas de corazón de no sé qué mineral... Y hacen sendota reseña en el que, en resumen, la película es caca porque lo digo yo, los que leí y mis amigos, pero al final, nada más flota una idea a todo lo largo y ancho del texto: tras acabarlo, debo correr a abrazarlos, para palmearles la cabecita y decirles... Te comprendo, buen chico (a)... Pero, parafraseando a un Les Luthier: "está divagando, digamos, por caminos sinuosos que lo llevarán irremediablemente a desfogar su fluidez natural unos tres o cuatro kilómetros fuera del abismo horadado en la madre tierra mediante una simple pala".

Eso y lo que me dijo una vez un ya fallecido y por siempre recordado conocido un día que le contesté mal (aquel me dijo: ¿Y por qué no te vas a molestar insistentemente y sin pudor a vuestra progenitora cuya fuente de ingreso por siempre ha sido ese noble aunque vapuleado oficio más antiguo del mundo?), son de mis contestaciones favoritas.

Ah... Y mi lema: "Si no puedes con ellos... Confundelos". Hasta lo tengo tatuado.

Jo.