viernes, 22 de mayo de 2009

Revisando a Chaplin/XIII


Charlot Empapelador (Work, EU, 1915), vigésimo-octavo filme dirigido por Chaplin (su octava película para la Essanay) es un caótico two-reeler en el que Charlot no es el vagabundo de siempre, sino un explotado empapelador que trabaja para su abusivo jefe (Charles Inslee) que lo trata, literalmente, como una bestia de carga. Por supuesto, no hay peor idea que contratar a Chaplin para que trabaje en tu casa y, por lo mismo, la destrucción estará garantizada. El típico slapstick se adereza con una subtrama farsesca: Charlot llega a chambear a un hogar en el cual el jefe de la casa (Billy Armstrong) es un pobre cornudo al que su nada agraciada mujer (Marta Golden) lo engaña con el lagartijo Leo White. Para completar el cuadro, Edna Purviance es la coqueta criadita que, ¡ah, picarona!, le limpia el trasero a Chaplin.

Hay que hacer notar varias cosas de este filme: el inspirado slapstick que ejecuta Charlot con sus bártulos de trabajo (escaleras, tablas, bote de pegamento), un curioso truco fotográfico que usa Chaplin al inicio (coloca la cámara inclinada para hacer parecer que Charlot va subiendo por una colina) y el hilarante duelo entre el petimetre de Leo White y el bravero trabajador que interpreta Chaplin: White abofetea delicadamente a Charlot y éste responde dándole en la cara con una brocha llena de pegamento, White sigue abofeteándolo con toda propiedad y Charlot sigue respondiendo con brochazos en la jeta. Este tipo de rutinas son, por cierto, las que copiaron los hacedores de Wall-E (Stanton, 2008) para dotar de su chaplinesca personalidad al robot de marras (si se pone en duda esta comparación, recuérdese el enfrentamiento de Wall-E con el neurótico robotito limpiador).

P.S. De ejemplos como los argumentados aquí arriba, los críticos de cine sacamos los adjetivos apantalladores. Así, Wall-E es chaplinesco, tal filme es hitchcockiano, ese personaje es woodyallenesco, esa secuencia es scorsesiana... Por supuesto, siempre habrá alguien que cuelgue adjetivos a lo baboso, sin justificación de ninguna especie. Pero, por lo menos, aquí tratamos de evitar caer en ello. Tratamos, que conste.


Work está disponible en youtube, dividido en cuatro partes y también aquí, aunque con una molesta narración en off que no viene al caso.

No hay comentarios: