domingo, 17 de mayo de 2009

Sé lo que viste el fin de semana pasado.../LXXXIV

"Diosito, por favor, ya no me hagas caso"


La Tierra (Earth, GB-EU-Alemania, 2007), de Alastair Fothergill y Mark Linfield. Una especie de pieza de acompañamiento fílmico de la serie televisiva homónima de la BBC, La Tierra nos muestra varias historias de supervivencia animal durante un año entero, centrándose especialmente en los esfuerzos de una osa polar y sus dos cachorros ante los cambios climáticos que hacen más dificil su vida en el Ártico. A lo largo de hora y media y a través de las impresionantes imágenes en alta definición tomadas por un equipo dirigido por cuatro cinefotógrafos, La Tierra nos recuerda que vivimos en un precario equilibrio, que hemos tenido como especie mucha suerte pero que todo por servir se acaba. O, más bien, nos lo acabamos. En lo particular, hay dos secuencias que estarán en los Fotogramas de este año: el hilarante baile frustrado de un Ave del Paraíso macho ante una hembra demasiado exigente (¿pues qué quería esa méndiga pájara?) y el espectacular vuelo de un descomunal tiburón blanco que carga su presa en su hocico abierto.

Sin Nombre (México-EU, 2009), de Cary Fukunaga. Este meritorio debut de Fukunaga (ganador en Sundance 2009 a la Mejor Fotografía y el Mejor Director) es un sólido melodrama social sobre un violento marasalvatrucha (Edgar Flores) que encontrará su trágica redención hollywoodense al ayudar a una adolescente hondureña (Paulina Gaitán) a llegar a la frontera con Estados Unidos. El guión -muy convencional en su segunda parte- es el único punto débil de este filme cuya impecable puesta en imágenes presume hasta un claro homenaje scorsesiano en un largo tracking-shot todoabarcador en el interior de una guarida de pandilleros. Mi reseña en REFORMA.

Las Cenizas de la Luz (Beed-a Majnoon, Irán, 2005), de Majid Majidi. Yussef (espléndido Parviz Parastui) perdió la vista a los ocho años, pero esa tragedia no ha evitado que viva en su propio paraíso terrenal, universo idílico que se hará añicos cuando ocurra el milagro de recuperar la vista. Ahora, con sus ojos de vuelta, el mundo será diferente... y no necesariamente para bien. Majidi ha creado una conmovedora cinta acerca de la felicidad, la fe y la presencia de Dios. Mi reseña en REFORMA.

No hay comentarios: