jueves, 7 de mayo de 2009

State of Play


A punto de estrenarse -se supone que el próximo 29 de mayo- Los Secretos del Poder (State of Play, EU-GB-Francia, 2009), sexto largometraje del documentalista y ocasional cineasta de ficción Kevin McDonald (oscareado filme documental One Day in September/1999, documental estrenado en México Tocando la Cima/2003, disparejón pero interesante docudrama El Último Rey de Escocia/2006), me di a la tarea de revisar la teleserie original en la que está basada la película. Me refiero a la serie televisiva producida por la BBC State of Play (2003), disponible en DVD de importación de Región 1 y que en España está a punto de salir a la venta con el nombre de La Sombra del Poder. No sé, la verdad, si la serie se exhibió alguna vez en la televisión mexicana, aunque tengo la idea -capaz que lo soñé- que la vi alguna vez programada en la televisión de cable. En todo caso, pues, la edición en Región 1 de State of Play cuenta con dos discos, sonido estéreo, widescreen, subtítulos solamente en inglés y, como extras, el comentario en audio del creador Paul Abbot y el director Peter Yates en el episodio uno y del mismo Yates con su editor Mark Day en el capítulo seis.

En cuanto al programa en sí, estamos ante una trepidante, inteligente y mordaz mini-serie política-policial-periodística que inicia con la muerte dizque accidental de la juvenil asistente de un ascendente parlamentario laborista, Stephen Collins (David Morrissey), cabeza del poderoso comité de energía; y el asesinato de un ladronzuelo cualquiera, quien es ultimado por un sicario profesional por razones que muy pronto sabremos. Collins tenía un affaire con la asesinada -es obvio que la muerte no fue accidental-, así que, como es natural con la feroz prensa británica, el MP Collins se convertirá en pieza de caza tanto de tabloides como de diarios serios. El periodista estrella del ficticio The Herald, Cal McCaffrey (John Simm, el hiper-profesional policía comatoso de la teleserie Life on Mars/2006-2007), antiguo manejador de la campaña política de Collins, será el encargado de investigar el caso, que se enredará, en cada uno de los seis episodios, de manera progresivamente tortuosa, pues aparecen intereses de todo tipo que hacen más complejo todo el asunto: el interés amoroso de McCaffrey en la engañada esposa de Collins, Anne (Polly Walker, inolvidable como Atia en la épica teleserie Roma/2005-2007); el posible involucramiento de cierto pulpo petrolero que veía como peligrosa la honestidad valiente de Collins; los intereses económico-políticos de los dueños del diario The Herald, que cuando ven que el escándalo empieza a embarrar a algunos políticos, le ordenan echarse para atrás al filoso editor sarcástico Cameron Foster (Bill Nighy, robándose la teleserie cada vez que aparece cruzando los brazos y moviendo sus hombros); los entresijos partidarios dentro del laborismo, que no quieren dejar caer a Collins porque representa una valiosa pieza para ellos... McCaffrey, arremangándose los brazos, se sumerje en la podredumbre de la polaca británica (qué corruptos son allá, me cae) y con un entusiasta equipo no de gacetilleros a sueldo sino de auténticos periodistas -por ahí destacan un jovencísimo James McAvoy y una Kelly McDonald con un acento genuinamente encantador- desenmascaran el compló que resultará ser tan lúcida como dolorosamente obvio.

El realizador Peter Yates -antes de convertirse en yes-sir-man harrypotteriano- inicia con una acezante secuencia de acción, corta cada episodio en un momento dramático clave, maneja a la perfección su impecable cuadro de actores y narra de manera funcional y sin demasiados alardes estilísticos todo el asunto, con dollys ágiles bien ejecutados, una banda sonora conformada en gran medida por oportunas percusiones y un montaje preciso que nos deja analizar con cuidado toda la información dramático-visual. Para acabar de una buena vez, una magnífica serie televisiva en la mejor tradición de la BBC británica. A ver cómo la echaron a perder -o la mejoraron, en una de esas- los adaptadores fílmicos.

27 comentarios:

Joel Meza dijo...

¿Qué comen los ingleses que siempre les ha salido tan bien la tele? Deberíamos cambiar los tacos por fish'n chips...

Diezmartinez dijo...

Yo, la verdad, sin querer ser exhaustivo porque no conozco toda la televisión británica, no he visto una sola serie británica mediocre. Desde la más viejitas de los 60/70, como Monty Python Flying Circus y Yo Claudio, hasta las más recientes, del nuevo siglo, como State of Play o Life on Mars, son realmente extraordinarias. Y en todas ellas, por cierto, incluso en las más dramáticas, hay mucho sentido del humor. De hecho, en State of Play hay mucho humor. Olvidé mencionarlo.

Joel Meza dijo...

Recuerdo las teleseries británicas que pasaban en los 70s y al principio de los 80s en Canal 13 (luego Imevisión), todas muy buenas y como dices, comedias o no, siempre tenían mucho humor. Flema, supongo. También habrá que tirar los expectorantes.

Diezmartinez dijo...

Sí, en Imevisión las pasaban. Cuentos de Misterio, una de ellas.
Otras series de la BBC que recuerdo, a bote pronto: Civilisation (espléndida clase de historia del arte), una de tres capítulos sobre Chaplin y, claro, Hollywood, una teleserie documental sobre el nacimiento de Hollywood con análisis in extenso de carreras de cineastas, actores, etcétera. Cuando sea grande, la voy a comprar.

El Duende Callejero dijo...

¡Doctor Whoooooo!

Tyler dijo...

The Office, Coupling, etc

Todas con sus respectivos remakes gringos que son unas reverendas bazofias...

También la radio inglesa es superlativa, superfregona super grandiosa...

es mas, me atrevería a decir que todo lo que se hace en esa diminuta isla es ultra grandioso. period.

je

Joel Meza dijo...

Excepto los pays de riñón.

Tyler dijo...

Little Britain uuufale!! enorme show

Peep Show también es gradioso!!

Gerardo Osornio dijo...

Dos cosas Ernesto:
1-¿Qué pasó con la página Cine Vértigo?

2-Ya puedes leer la columna de beisbol "Pasando la Bola" de Eduardo Almada diario en www.el-fanatico.com

Gracias.

Tyler dijo...

jajajaja

a mi si me gustó, hay un pub muy bueno cerca de Savile Row donde hacen un Steak & Kidney Pie que te mueres Joel!

se llama The Windmill

Diezmartinez dijo...

Gerardo: La puedes encontrar en www.oxigenial.com/cinevertigo, aunque la uso ya nada más con "bodega" de reseñas. Lo nuevo lo publico aquí (y en los periódicos, claro). Y qué bien que ya tienes a Almada entre tus colaboradores. Ya sabes lo que pienso de él y de sus conocimientos de beisbol. De los mejores columnistas que hay en México al respecto.

Tyler dijo...

además Joel, tu preguntabas que comerán esos ingleses para que todo les salga tan bien, a lo mejor es eso

el Steak & Kidney Pie digo

Joel Meza dijo...

Pos yo lo probé una vez en un pub donde todo mundo estaba alborotado con (me explicaron) el Manchester United pegándole una recia al Bayer Aspirina (o algo así) y con quien iba me dio un pedazo de su pay de riñón (chin, qué feo sonó) y guácala. Me dijo que le pusiera salsa worcester y yo dije, ajá, seguramente. Igual yo con Guacamaya quiero arreglar todo lo que sabe a rayos... Mejor le pegué otro trago a mi Guinness y me aguanté el hambre.
De todos modos, si alguna vez ando por allá otra vez, busco The Windmill y les doy tus saludos, Tyler.

abajo los ingleses dijo...

Y excepto el cine. Salvo contadas excepciones que cuento con los dedos de mis pies.

Joel Meza dijo...

Claro que si eres Ana Bertha Lepe son 11 películas...

El Duende Callejero dijo...

No tiene nada que ver con los ingleses ni con esas empanadas exóticas del órgano productor de la orina que dicen que se han comido, sólo quería saber, mi estimado, si ya tenía o le interesaba el libro Spider de Patrick McGrath... Acá andan tirando con él al irrisorio precio de 14.90 pesos.. edición [!]Debols!llo... De esos que tienen un 21 en la portada resaltado. Digo, para comprarle uno antes de pasar la voz y unos changos locales (uno de ellos se parece a Wolverine, pero más alto y más feliz) que yo conozco y se hagan de todos los ejemplares que quedan.

Diezmartinez dijo...

No lo tengo y sí me interesa, mi estimado. Cáigale, que luego le pago con intereses los 15 pesos respectivos.

En cuanto al anónimo de las 18:39... ¿Te refieres a que los ingleses -o británicos, que no son lo mismo- no hacen buen cine, salvo excepciones? Si eso es lo que quieres decir, creo que estás equivocado.

El Duende Callejero dijo...

Ok... Hoy por la tarde voy y compro su ejemplar y el de my nigga, y si Joel lo quiere, que diga: "Supercallifragilisticexpialidocious" tres veces.

Ahora sí, sobre lo que se discute aquí:

Traffic, la serie original, también fue inglesa ¿no?

Diezmartinez dijo...

Ah, sí, claro, también fue inglesa.

Joel Meza dijo...

Chin, Ernesto, acá sí abrieron los cines... ni modo... al cine.

Duende: Chin chimenena chin chin cheron.

Diezmartinez dijo...

Joel: Pues ya abrieron en todo el país, pero ya los cerraron en Guadalajara y, supongo, en otras ciudades, por el aparente rebote del virus.

Joel Meza dijo...

¿Quiere decir que ya no es necesario citarse en ninguna casa?

Diezmartinez dijo...

Bueno, los tapatíos pueden aprovechar ahora que en su tierra no habrá cines (¿Saúl?) Y para los que no estén entendiendo este cotorreo privado, aquí va el post de El Duende que lo explica todo:

http://duendecallejeroelemental.blogspot.com/2009/05/la-tonteria-del-dia.html

El Duende Callejero dijo...

Ya compré los libros. Por cierto, me asustaron: ayer fui y había varios (los nuevos de Dunas, escritos por Kevin J. Anderson y el hijo de Herbert; unos de Toscana, otros de Capote, que para mi sorpresa no era sólo ese de cartas, eran: El Arpa en la Hierba y Desayuno en Tiffany; entre otros más y los clásicos de autores españoles que su mamá conoce y su papá estima), y hoy que fui por los libros ya habían mermado el estante ¿No que no leían?

Eso sí, los de Spider ahí están todos. Nadie los peló.

El Duende Callejero dijo...

Ah... ¿Que regresa la influenza? No hay lío, con lavarse las manos (y lo que se pueda) con el ominoso gel ese, ya lo dijo el amigo ese de Culiacán, sólo eso es suficiente (ah, y usar cubrebocas por horas y horas... Si se puede alternar su uso cubriendo el pelo, la nueca y el cuello...).

Jo... Por cierto, leí el Noroeste de hoy. Yo también quiero que me manden el instructivo con dibujos sobre cómo le haremos "en LA casa"...

Y los dejo con algo, para pasar el rato:

http://hermanocerdo.anarchyweb.org/index.php/2009/05/puerca-epidemia-breves-reflexiones-en-medio-del-panico/

Tyler dijo...

Yo también creo fervorosamente que el anónimo de las 18:39 se equivoca rotundamente.

Joel Meza dijo...

Ya dejen a Paxton en paz...