domingo, 19 de julio de 2009

El Compadre Mendoza


Invariablemente colocada en algún lugar privilegiado cuando se trata de nombrar a las mejores películas mexicanas del siglo pasado -la Revista SOMOS la colocó en el lugar número 3, sólo abajo de Vámonos con Pancho Villa (De Fuentes, 1935) y Los Olvidados (Buñuel, 1950)-, El Compadre Mendoza (1933) es no sólo la primera obra maestra de Fernando de Fuentes sino, acaso, la más lúcida parábola política realizada por el cine nacional en toda su historia. La película -basada en un cuento de Mauricio Magdaleno adaptado por Juan Bustillo Oro y el mismo De Fuentes- resiste despues de más de setenta años varias lecturas, todas ellas armoniosamente paralelas.

Antes que nada, la historia en la que el acaudalado hacendado Rosalío Mendoza (Alfredo del Diestro soberbio) traiciona a su compadre zapatista Felipe Nieto (Antonio R. Frausto conmovedor) no es más que la sagaz alegoría de la traición revolucionaria hacia el zapatismo por parte de las fuerzas carrancistas (y las que siguieron) y, también, una paráfrasis del asesinato del mismo Emiliano Zapata.

Pero también, y más interesante aún, está la lectura del nacimiento de la clase política que gobernaría (y gobierna, nomás que ahora vestida de azul) este país desde los años veinte del siglo pasado. Rosalío Mendoza es un clasemediero proto-priísta/panista de pura cepa: no tiene ideología, es acomodaticio y le da lo mismo colgar el retrato de Zapata que el de Huerta o, después, el de Carranza. Mendoza no es, tampoco, el atrabiliario hacendado dueño de vidas y haciendas. No es un tipo cruel ni sanguinario. Si en un inicio el afán de lucro es el que lo empuja a un perverso juego político en el que está bien con Dios y con el Diablo, luego continúa mostrando sus dos hipócritas caras porque tiene "familia que mantener". Como él mismo lo expresa en una escena clave, el haberse casado con Dolores (Carmen Guerrero) y el tener un hijo pequeño lo han convertido en un cobarde. Y ahí, en el retrato del hombre atribulado por el futuro de su familia, Mendoza exige la simpatía del espectador que ha visto el genuino amor que profesa a su mujer y a su hijo.

Y, por supuesto, queda una lectura más: la de una de las historias de amor más bellas que haya dado el cine mexicano. El amor que se sienten Felipe Nieto y Dolores, expresado sólo en palabras amables, entrecortadas, y en miradas penosas, de soslayo, no es menos real por no haberse llevado a cabo (de hecho, esto me recuerda la también muda historia de amor de John Wayne y su cuñada en Más Corazón que Odio/Ford/1956).

Precisamente el hecho de no consumarse nunca el amor entre Felipe y Dolores, hace más despreciable la traición de Mendoza quien, casi llorando, apura un vaso de whisky, tratando de convencerse que él, caray, es un hombre pragmático no proclive a sentimentalismos. Tiene una familia que mantener, carajo. Mientras, el cadáver de Felipe Nieto cuelga en la puerta de la hacienda y con él, la última esperanza de una revolución limpia, honesta, pura.

De Fuentes dirige con una madurez y una solvencia apabullantes: la cinta es un muestrario de elegantes elipsis temporales, todo ello visto a través de los funcionales movimientos de cámara de Alex Phillips y el clasicista montaje del propio De Fuentes, que comprime la acción de manera ejemplar, sin digresiones visuales/dramáticas de ningún tipo. En suma: un irrepetible y auténtico clásico del cine mexicano.

13 comentarios:

El Pobresor Gafapasta dijo...

Guau. Pues a ver cuando la encuentro. Que yo de tele, nada de nada, puro cine en casa.

Un saludote

Diezmartinez dijo...

Pues el DVD está en amazon, aquí a la derecha, como quien dice. Hay un paquete con las tres cintas revolucionarias de De Fuentes: El Prisionero 13, El Compadre Mendoza y Vámonos con Pancho Villa.

Joel Meza dijo...

Ahjijuela, ésta sí no la conocía. Y de paso, también me hiciste abrir el diccionario para saber qué es atrabiliario. Hasta de mal humor me puse...

nico dijo...

Muy buena entrada! y excelente contenido en general. saludos!

tomasinjaja dijo...

Puro cine dicha trilogía. El ridículo final de Prisionero 13 hace mucho ruido, pero según leí fue producto de la censura, se le perdona entonces.

Nunca he podido ver tampoco el supuesto final alternativo de Vámonos con Pancho Villa.

Y Fernando de Fuentes dirigió también Doña Bárbara. Se hablaba en este foro sobre las peores adaptaciones, hay que hablar también de las mejores, y Doña Bàrbara, entra derechito en la lista de las mejores.

Slds!

Diezmartinez dijo...

Joel: De vez en cuando la pasan en la tele. La última que la vi programada fue en el 22, si mal no recuerdo.

Tomas: Lo han pasado en la televisión el final alternativo. Y sí heréticamente anti-epopéyico.

Nico: Saludos y bienvenido.

El Duende Callejero dijo...

Oiga mi estimado ¿Y con el dólar tan caro sigue pidiendo en Amazon? Eso es valor... Carajo. Olé.

Diezmartinez dijo...

Bueno, no tanto como antes (por eso mi wish list crece y crece y crece) pero sí. Y conozco a un suicida que sigue pidiendo como si el dólar estuviera a 12.50 (pero de los años 70's).

El Duende Callejero dijo...

Ah... Lo conozco también. Pero eso ya no es valor. No, no, no...

Eso tiene nombre y hasta tratamiento. Creo.

Champy dijo...

El Compadre Mendoza es lección obligada para todo aquel que se precie de querer aprender Historia de México de manera ágil y digerible, así como para el que quiera iniciar estudios sobre el arte mexicano en el siglo XX, emblemática y fundamental.

Además debería ser lección obligada para los que acaban de ganar algún lugar en San Lázaro.

Me pareció en su momento un poco demasiado bien colocada en la lista de Somos, hoy pienso lo mismo, me parece justo entre las 10primeras, pero la 3...no se, me parece excesivo.

2046

Champy dijo...

Oye una pregunta.

Alguna vez has escrito algo sobre Doña Perfecta?

Saludos.

Diezmartinez dijo...

Champy: No sé si sea excesivo. Pero creo que la lucidez de su discurso político sigue siendo válido hoy en día. O mejor dicho: más que nunca.
Ah, Doña Perfecta: No, no tengo nada escrito in extenso. Otra que está en mi top-ten de mi canon personal de cine mexicano.

Champy dijo...

Doña Perfecta....Hijole no se si en mi top Ten...quizá en mi Top 20 pero la interpretación de Lola quizá si es de lo más chingón histriónicamente hablando que sea Made in Mexico... con todo y sus excesos.

Ay te la encargo!

JEJE

2046