domingo, 16 de agosto de 2009

Segundo Festival Internacional de Cine en Derechos Humanos/III


Después de haber ganado el Mayahuel a Mejor Documental Mexicano en Guadalajara 2009 y de haber sido exhibida en el Foro de la Cineteca hace un par de meses, vuelve a las pantallas, ahora en competencia en el Segundo Festival Internacional de Cine en Derechos Humanos, Los que Se Quedan (México, 2009), tercer largometraje de Juan Carlos Rulfo (Del Olvido al No Me Acuerdo, 1999, En el hoyo, 2006), ahora codirigiendo con su productor Carlos Hagerman.

Estamos ante una conmovedora crónica nunca chantajista de las huellas que han dejado en nuestro país la migración hacia los Estados Unidos. Hagerman y Rulfo atravesaron durante varios meses parte de México, de Jalisco a Yucatán, de Zacatecas a Chiapas, de Puebla a Jalisco y, gracias a ellos, conocemos cómo viven, cómo ríen, cómo sufren, cómo sueñan, cómo lloran, un puñado de mexicanos que tiene gente -hermanos, maridos, hijos, padres- en el otro lado. Rulfo y Hagerman recogen los testimonios de los que se quedaron aquí, pero también de los que estuvieron allá y se regresaron, de los que nunca se han ido, de los que van para allá a encontrarse con su ser querido, de los que perdieron a alguien para siempre.

Como de costumbre tratándose de Rulfo, el virtuosismo formal de su puesta en imágenes y su imaginativo montaje (¡esa secuencia unida a través de la danza de los viejitos!) no están peleados con esa visión genuina y profundamente humana que tiene el cineasta de las personas que entrevista, a las que respeta sin llegar a manipularlas, a las que desnuda emotivamente sin llegar a la explotación cínica. Para ser franco, no tengo la menor idea de cómo sea Juan Carlos Rulfo en su vida personal/profesional, pero por lo menos en su cine se muestra como el más empático y generoso de los cineastas mexicanos contemporáneos.

Si no pasa algo raro, Los que Se Quedan debe ser la cinta ganadora del Festival en Derechos Humanos. No sólo se trata del mejor filme exhibido en competencia, sino uno de los mejores del año. Acaso exagero, pero qué caray: la más emocionada/emocionante cinta mexicana del nuevo siglo.

Los que Se Quedan se exhibe hoy, en Cinépolis Diana, a las 17 horas.

No hay comentarios: