miércoles, 9 de septiembre de 2009

El cliché que yo ya vi.../LIII

"¡Que no soy un pinche orate, chingadoooooooooooooooo!"

Joel Meza propone:

Pa' toques, en la cantina: De vez en cuando y sin que venga al caso, en Hollywood les parece chistoso que el protagonista de alguna película de acción o hasta comedias románticas asuste a sus compañeros de escena fingiendo que se electrocuta al meter la mano donde no debe. Pa' acabarla, las víctimas de la bromita generalmente son personas especialmente sensibles y a quienes se esperaría que el protagonista les tendría mayor consideración.

Sam Neill, de la nada, se lo hace a los pobres y aterrados niños de Parque Jurásico al tocar la reja del Tiranosaurio Rex; Adam Sandler le saca chico gritote a la encantadora pero amnésica Drew Barrymore en Como Si Fuera la Primera Vez al conectar la batería de su carro; en una pequeña variante, Nicolas Cage casi le provoca un infarto a sus papás gritando como orate (bueno, como Cage) al meter la mano en el hueco de unas ruinas en La Leyenda del Tesoro Perdido 2.

4 comentarios:

Joel Meza dijo...

Ahjijuela... yo por eso no me pongo a buscar imágenes de Cage en la red...

William Saints dijo...

Pues ni tan cliché...

El Duende Callejero dijo...

Jo... Ni-cholas K-jee...

Carl Zand dijo...

Damn, Cage siempre me ha caido bien. Pero, ojo, habrá que checar ese ¿remake? de Bad lieutenant que acaba de exhibir Herzog... Mundo raro.