lunes, 21 de septiembre de 2009

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CII


Delta (Ídem, Hungría-Alemania-Francia, 2008), de Kornel Mundruczó. La ganadora del FIPRESCI en Cannes 2008 es una controladísima -visualmente hablando- tragedia arquetípica, casi bíblica. Un tipo (el músico Félix Lajkó, autor de la banda sonora de la cinta, que sustituyó al actor protagónico Kajos Bertók cuando éste murió a la mitad del rodaje) regresa a su comunidad natal, ubicada en el delta del Danubio, y se encuentra que no es exactamente bienvenido, pues su distante madre (Lili Monori) vive con su violento amante (Sándor Gáspár) que se siente amenazado por la juvenil presencia del hijo pródigo. El muchacho conoce a su guapa media-hermana (Orsi Tóth) y de inmediato entra en buena migas con ella... tal vez demasiado buenas. El asunto termina en una previsible tragedia, bellamente fotografiada por la cámara de Mátyás Erdély, claramente influida por su arrobo casi malickiano por la naturaleza que rodea a esa pequeña comunidad pastoral de la Hungría profunda. Como cineasta, Mundruczó -de quien no he visto ninguno de sus tres anteriores largometrajes- sabe dónde colocar la cámara, cómo hacer los cortes precisos para provocar la máxima atención y la banda sonora que eligió (Schubert, Popol Vuh y la música original de Lajkó) no tiene desperdicio. El tipo tiene sus recursos y los sabe usar; el problema es que la historia es demasiado derivativa. Delta es la típica película de festival de prestigio: lánguida, fatalista, impecablemente filmada, pero con una trama que no podría haberme interesado menos.

Doroty Mills: el Exorcismo (Dorothy Mills, Irlanda-Francia, 2008), de Agnès Merlet. La acabamos de reseñar aquí el viernes pasado. Lo repito: acaso el prinicipal motivo para revisarla es constatar el notable trabajo actoral de la debutante Jenn Murray. Por lo demás, estamos ante una suerte de entretenida re-elaboración de The Wicker Man (Hardy, 1973) con fantasmas de pilón.

Lluvia de Hamburguesas (Cloudy with a Chance of Meatballs, EU, 2009), de Phil Lord y Chris Miller. El tercer largometraje animado digitalmente de Sony sigue el camino de sus dos anteriores cintas -Open Season: Amigos Salvajes (Allers, Culton y Stacchi, 2006) y Reyes de las Olas (Brannon y Buck, 2007)-: se trata de una película para niños, con mensaje tan obvio como edificante y con un humor simplón pero efectivo. Una película entretenida, sin duda, pero tengo la sensación que pagué de más por la versión en 3-D que vi: no encontré nada que justificara el sobreprecio. Ni siquiera la imagen animada del mismísimo Peña Nieto. Mi reseña, mañana.

6 comentarios:

fritzio dijo...

No fue el fin de semana pasado, pero sí en la Muestra pasada. No sabía lo de la sustitución del protagónico. Fue un agradable viaje a las texturas del ¿viejo? cine húngaro. Aguas difíciles, bien sorteadas.
El exorcismo sigue pendiente y a Peña Nieto ni en una dimensión.

Joel Meza dijo...

Lluvia de Hamburguesas me gustó mucho. Los dibujos muy buenos y efectivos chistes de humor adolescente (los adultos nos reíamos más que los niños en la función, pero creo que si hubiera sido una sala llena de adolescentes, hubiera habido muchas más carcajadas). Y como ya aprendí mi lección con Up, no pago el sobreprecio del 3D.
Por lo que dices de Open Season y Surf's Up, que no ví, las voy a rentar para reirme otro rato.
(Oye, sería la cuarta de Sony ¿no?: Final Fantasy.)

Diezmartinez dijo...

O quinta, si tomamos en cuenta que también participó en Monster House. Pero, hasta donde entiendo, la división animada, ya como tal, sólo ha realizado tres cintas. ¿Y Final Fantasy no fue realizada con lectores de movimiento de actores -como el Expreso Polar- o es mi imaginación?

Joel Meza dijo...

Tienes razón. Dí una búsqueda rápida en google y la primera liga es un video de youtube mostrando el proceso, con la leyenda "el primer largometraje hecho con..."

El Duende Callejero dijo...

Pero Sony sólo distribuyó Final Fantasy ¿no? Los que cargaron con el presupuesto fue Square USA... Pero como les tronó en taquilla, la compañía se declaró en bancarrota y cerró. Eso sí, antes de hacerlo produjo el cortometraje Final Flight of the Osiris para la compilación Animatrix.

Juan Carlos Romero dijo...

Pues dirán que qué contreras, pero Dorothy Mills me pareció un ladrillazo. No creo que dure más de dos semanas; la poca gente que se encontraba en la misma función que yo salió mortalmente aburrida. Lluvia de hamburguesas, entretenida pero creo que en un par de meses estará completamente olvidada. Saludos, palomilla.