lunes, 5 de octubre de 2009

Debate precioso... y ocioso.

El productor precioso


José Reveles escribe en El Financiero el día de hoy:

"Todavía no nace y ya la quieren matar. El escándalo que no generó al ser publicada la novela de Gabriel García Márquez, hace un lustro, ahora se le quiere endilgar a la película que se filmará en México basada en Memoria de mis putas tristes, a cargo de un respetadísimo y laureado cineasta danés: Henning Carlsen.

Las cosas llegan al extremo de que hoy la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe presentaría una denuncia formal ante la PGR por lo que su dirigente, la maestra Teresa Ulloa, estima que es apología del delito, de la prostitución infantil y corrupción de menores.

Los acusados serían nada menos que el Nobel colombiano Gabriel García Márquez, el gobernador de Puebla Mario Marín Torres y las empresas Femsa y Televisa, que aportaron recursos financieros para el filme, que se proyecta en locaciones de Puebla y Veracruz...

El codirector de la película, Ricardo del Río, estimó que es absurdo estigmatizar a Memoria de mis putas tristes como apología o glorificación de la pedofilia. Con esa lógica, a cientos de filmes se les puede etiquetar como "apologías": El Padrino, de crimen organizado; Mujer bonita, de prostitución, etcétera."

Por su parte, en su columna de hoy, en El Universal, Lydia Cacho le echa más leña a la hoguera, trayendo a colación el caso Polanski. La periodista termina con una pregunta: "¿tienen o no escritores y artistas una responsabilidad moral por lo reflejado en sus obras y por como se utilicen?". La pregunta es válida y la respuesta... obvia.

23 comentarios:

Juan Carlos Romero dijo...

Querido Ernesto. Como periodista yo he empezado a desconfiar de la opinión de Lydia Cacho. Más allá del valor de su anterior trabajo, el reflector la ha mareado; ella ha asumido y un friego de periodistas lambiscones le han otorgado el trabajo de ser una suerte de vocera del pueblo como si fuese la única autoridad en el tema. Honestamente veo que la discusión es más oportunista que verdaderamente pertinente; si no se es capaz de distinguir la realidad de la ficción de una novela o una película, estamos fregados.

Champy dijo...

Siempre y en todo momento he apoyado a Lydia y a su causa, pero hoy si estoy en total desacuerdo con ella.

Las mentes conservadoras que piensan que ocultando una situación se evitará su propagación, son como esas gentes que piensan que el cine existe para educar.

Los problemas sociales deben ser denunciados, exihibidos, manifestados, jamás ocultados.

Lydia suelta brabaridad trás babosada, muy en su derecho, así como el mío de estar en desacuerdo con ella. Si yo compro el Quijote y me limpio la cola con él, Cervantes será culpable de ello?

Donde francamente me decepciona es en lo referente a Polanski, tampoco ha leído correctamente la nota, y eso si es relevante en alguien que vive de lo que escribe.

2046

Jossy Meza dijo...

Apología es un término utilizado para explicar una defensa, o bien, en el ámbito del derecho penal, en la solidaridad, elogio o glorificación de un delito (apología del delito).

Que yo sepa, los artistas se sirven de la realidad para contar sus historias o mostrar sus obras.

Resulta absurdo pensar que un artista no pueda expresar en su obra una condición humana por tener una "obligación moral". El sol no se tapa con un dedo, aunque a veces lo parezca.

No. La obligación moral la tiene el individuo al realizar las conductas que ejecuta. Si Polanski o cualquier otra persona, incurre en una conducta constitutiva de delito, debe entonces ser sancionado.

Cosas muy distintas la vida personal de un artista y sus actos, y su obra artística. Muchos son grandes, inmensos artistas; sin que por el otro lado pueda considerárseles buenas personas.

Mera opinión.

Saludos.

La abuela frescotona dijo...

sacar de contexto los argumentos, suele para quien lo hace, otorgarle una falsa fama de buenos principios,que le es útil solo a el- el Arte ya esta acostumbrado a este tipo de pacaterias que pasado un tiempo quedan en el olvido,como tu dices si toda expresion de arte se considera apología de lo que representa, no podríamos entrar a la sixtina por los cuerpos semi desnudos, ni leer la biblia por los bígamos,los patriarcas que tenían hijos con esclavas, una larga lista hay de falsas apologías-

Joel Meza dijo...

No recuerdo si cuando se estrenó la novela alguien intentó esto mismo. Si no, ¿será porque está involucrado el gober precioso que ahora sí les dolió (como dijo el tío de talía)?

Joel Meza dijo...

Ya leí la columna de Cacho. Como me lo temía, con la novela no hay bronca porque la gente no sabe leer: "La novela tiene un público limitado, la película en cambio terminará en televisión y será masiva."
No he leído Memoria... pero en otras novelas de García Márquez la prostitución infantil o no, las violaciones o al menos las relaciones sexuales con niñas, especialmente por hombres mayores, son temas recurrentes.
No creo que Lydia Cacho no haya leído, por ejemplo y relativamente reciente, El Otoño del Patriarca (que me gustó mucho) o De amor y otros demonios (que me pareció muy mala).
Sigo pensando que su bronca es que esté involucrado el góber precioso en la producción.
Y sí, como dice Champy en la mención al caso Polanski. Cacho está mezclando peras con manzanas.

Diezmartinez dijo...

Juan Carlos: De acuerdo. Silva-Herzog Márquez lo dice ahora en su columna (con respecto a otro tema): quien quiere limitar la imaginación es un puritano. Es increible que no puedan diferenciar el contenido de una obra literaria/cinematográfica (buena, mala, importante, intrascendente) de la realidad misma. Y, sí, también creo que a Lydia Cacho no le ha hecho bien ser parte de la noticia. Claro, entiendo que ella no pidió ser secuestrada por los esbirros del góber precioso.

Champy: En efecto, la comparación con Polanski es muy gratuita. Como la demanda a García Márquez por apología de la pederastia. Habría que demandar al autor de la Biblia (¿Dios?) por hacer la apología del intento de sacrificio de los hijos únicos o de la poligamia o de la inundación del planeta o de...

Jossy: En efecto. Si García Márquez es pederasta, pues que lo acusen de eso. Pero que lo acusen de apología por mostrar la relación sexual de un anciano con una muchachita... Vamos, es una novela. O, en este caso, una película.

Abuela: Y también no deberíamos ver El Padrino, porques es una apología de la mafia.

Joel: Exacto. Tengo la sensación que si el gobierno de Puebla no estuviera metido en la producción (o el gobernador de Puebla no fuera el góber precioso) no estaríamos discutiendo esto.

William Saints dijo...

Sobre la pregunta de Cacho: ¿Una responsabilidad moral por lo reflejado en las obras? Sí. ¿Por cómo se utilice? Claro que no, al menos que entremoe en temas de lucro.

El Duende Callejero dijo...

Qué hueva estos defensores de las buenas conciencias afiliados a la dizque izquierda, que ven en el cine y en la tele un ogro hijodesuputamadre capaz de volver a el Jeckyll que llevamos dentro, en un Mr. Hyde de rigor propicio para el parteaguas temático de costumbre.

Como dice Joel: lo bueno de todo es que nadie lee, así que ni se enteran de qué va la cosa. Total... Que un libro se llame Memorias de mis Putas Tristes o la Puta de Babilonia sirve para aumentar las ventas, llenar los pocos libreros que quedan, los comentarios de café... Pero, de todos esos ¿Cuántos los leyeron? ¿Y cuántos más van más allá: leer ya no a Márquez, sino a Kawabata?

Por cierto ¿Cuánto falta para que la Cacho se vaya de diputada de uno de esos partidos gritones? La correlona aquella ya se fue, a ver qué tanto falta para que lo haga esta.

El Duende Callejero dijo...

Y no es gratuito que Polanski sea malo: él hizo una apología sobre el anticristo y luego se burló de los vampiros, se mofó de la biblia, puso a Juanito Profundo a bailar con una de las diablas más buenas de la cinematografía (pero diablas, joder, con ojitos rojos y todo eso), se vestía de mujer y se aventaba de los segundos y terceros pisos y no sé qué tanta barbajanada más ¿Cómo no va a andar de pederasta?

Jo...

Al Taradino sólo le preguntan que por qué en sus películas siempre hay sangre... Nomás.

Y el que sigue, ya lo dije, es Woody Allen. Así que ni se le ocurra venir a México, que Serrano Limón, de la mano de la Cacho, valerá gorro.

Juan Carlos Romero dijo...

No me podía quedar con las ganas, así que les dejo una reflexión sobre el tema en mi blog: http://pellejos.blogspot.com/2009/10/lydia-cacho-impunidad-para-escribir.html

Anónimo dijo...

Un buen artista es el que te habita con su obra y todo artista debería tener como objetivo ser bueno. No puede entonces ser responsable de la interpretación que se le de y de lo que con ello se haga.

Dicho esto, también creo que hay gente mas sensibilizada al tema y que se frustra por lo que considera apatía social al respecto. Un reporte de derechos humanos del año pasado señala que México ya rebasó a países asiáticos y de Europa oriental en trata y el blanco principal son niñas o jóvenes que son obligadas a prostituirse. Cacho es probable una de estas personas sensibilizadas y que su objetivo –u oportunismo- sea al menos que se discuta el problema de la prostitución infantil. Después de todo hasta hace pocos años –muy pocos- en México era legal que el dueño de una hacienda se cojiera a sus empleadas o que si violabas a alguien podías corregir tu falta casándote con ella. Cuantas de estas leyes tan arbitrarias todavía quedan?

Personalmente, me da nausea todo lo que haga el gober precioso, pero entiendo que es culpa de mi gastritis y no del Gabo.
Leo

marichuy dijo...

Ernesto

Como llego ya tarde, ya casi todo está (muy bien) dicho; así que haré lo que nunca: suscribo la muy pertinente opinión de la Abuela Frescotona. Descontextualizar, descompone hasta la mejor intensión (a mí también me chocó que Lidia metiera a Polanski tan forzado y gratuitamente).

Y si a esas vamos, de una vez hagamos una hoguera y quememos las obras de Georges Bataille.

Lo anterior, sin menoscabo de que el Gober Precioso… es un cerdo infeliz (con perdón de los cerditos).

Saludos

El Duende Callejero dijo...

Y recuerden niños y niñas, en la realida', fuera de las obras de tiatro, novelas o películas, gente como Pinochet murió rodeado de sus seres queridos bien arropadito y en su camita.

No dudo que hasta le dieran la extrema unción, y que el vano nos quede esa idea de su conciencia, hasta el final, no lo dejó dormir bien.

Por ende, hablar de gober precioso o de su amigo mezclilludo, de Salinas, de Polanski y su culpa es como querer enseñarle a una mosca a volar en reversa.

¡Viva la Cacho, que siempre me pareció una oportunista desde el inicio, y que nunca me defraudó, y las nuevas Serrano Limón, y de izquierda?

:)

Diezmartinez dijo...

Leo: La causa de la Cacho es intachable. Pero de ahí que haya gente que denuncie penalmente a un escritor por escribir un libro o a un cineasta por hacer una película basada en ese libro, pues es otro boleto.

Marichuy: Así: esos mamíferos ungulados (puercos, pues), no merecen ser comparados con el Precioso.

Abuela: Aprovecho para agradecer tu primer comentario en el blog y tus visitas desde el Cono Sur.

Duende: Para uno, que todavía se dice de izquierda (ni modo, nací en los sesenta, viví la elección de 1988, vi nacer La Jornada...) encontrarse con gente que también se dice de izquierda y que casi pide quemar libros o prohibir películas es... ¿traumático? No, no es para tanto. Levemente decepcionante. Porque ya no hay mucho de qué decepcionarse, la verdad.

El Duende Callejero dijo...

Mi gran lema de vida, que hasta tatuado está:

"Bienaventurado aquel que nada espera pues jamás quedará decepcionado." Sí, de Alexander Pope. A los cinco años me encontré con él y desde entonces he vivido bajo esa premisa. Quizá por eso me digan nihilista, como los de la película de los Cohen. Jo.

marichuy dijo...

Estimado Ernesto

Y siguiendo con este "ocioso y precioso debate" como bien lo llamaste, ¿ya te enteraste de esto?

Que siempre el Gobierno del Gober Precioso no financiará la película basada en el libro de Gabo

http://www.jornada.unam.mx/2009/10/07/index.php?section=espectaculos&article=a08n1esp&partner=rss

Saludos

Diezmartinez dijo...

Sí, el ridículo absoluto: ahora resulta que Marín no va a meter lana porque no quiere que lo asocien con una película sobre un "pederasta". Ah que la chingada... Que sarta de estupideces, me cae.

El Duende Callejero dijo...

Jo... Lo repito:

Y recuerden niños y niñas, en la realida', fuera de las obras de tiatro, novelas o películas, gente como Pinochet murió rodeado de sus seres queridos bien arropadito y en su camita.

No dudo que hasta le dieran la extrema unción, y que el vano nos quede esa idea de su conciencia, hasta el final, no lo dejó dormir bien.

The Daily DG dijo...

Hubieran cancelado la filmación de "Man on Fire", ¿no?

¿O están de acuerdo en hacer justicia a balazos y poniéndole cohetes en el trasero a la gente?

Diezmartinez dijo...

Bueno, a lo mejor a quien le pusieron cuetes en el trasero (¿era Jesús Ochoa?) era pederasta o quiso serlo o soñó serlo o, peor aún, leyó un libro de García Márquez o, acaso, Aura y, por eso, claro que está bien que lo hayan matado con un cuete en el fundillo.

Joel Meza dijo...

Oh, que la... con los spoilers hasta en las películas viejas...
Por cierto, aquí la liga a un corto con Jesús Ochoa donde se parodia a sí mismo y habla, además, de ese cuete en la cola:
http://ideasdejoel.blogspot.com/2009/05/no-soy-un-estereotipo-soy-el_3620.html

Joel Meza dijo...

Lo que dices, Ernesto, del castigo merecido por degenerado, justamente se usó así en Conejo en la Luna, donde también sale Ochoa. Ahí le agregan a los motivos del protagonista para matar a los malos, el hecho de que tienen aficiones sexuales y recreativas... no convencionales. Ah, pos así, sí. Que los maten.