jueves, 22 de octubre de 2009

Ecos de una escena/I


Hace unos días volví a ver, por enésima ocasión, A la Hora Señalada (Zinnemann, 1952), el western clásico en el que el recién casado marshall Will Kane (Gary Cooper) es abandonado por todos -sus ayudantes, su mujer (Grace Kelly), el pueblo entero al que ha defendido durante tanto años- en vista de que un antiguo enemigo de Kane arribará al pueblo a cobrar su venganza.

Hacia el final, hay una escena re-descubierta por mí que tiene una resonancia nueva: Kane visita a un avejentado sheriff retirado, el hombre por cuya admiración él mismo se convirtió en agente de la ley. El viejo no puede ayudarlo: está postrado en una silla y, además, es artrítico. "Debiste haberte ido", le dice el hombre a Kane, "no vale la pena". Pero Kane tiene que cumplir con una obligación casi kantiana: tiene que seguir con su deber, independientmente de sus inclinaciones, sus miedos, sus dudas, sus temores.

Muchos años después, en Sin Lugar para los Débiles (2007), hay una escena similar hacia el devastador desenlace abierto de esa obra maestra de los hermanos Coen. El sheriff Ed Tom Bell (Tommy Lee Jones) va a hablar con otro viejo postrado en otra silla. El anciano (espléndido Barry Corbin), rodeado de gatos, le dice algo muy similar a lo que le aconsejan a Will Kane en A la Hora Señalada: "you can't stop what's coming, it ain't all waiting on you. That's vanity".

Por supuesto, el sheriff Kane no hará caso de ese consejo, pero ya sabemos que está encarnado por Gary Cooper y no falta decir más. En contraste, el sheriff Bell de Tommy Lee Jones vive en otro tiempo y en otro Hollywood. No puede darse lujos heroicos: "That's vanity".

6 comentarios:

Tyler dijo...

Veo que al fin te diste cuenta que No Country For Old Men es una obra maestra Ernesto...

Diezmartinez dijo...

Bueno, la película me gustó mucho cuando la vi por vez primera. Se coló en mi top-seven de ese año (http://cinevertigo.blogspot.com/2009/01/el-evangelio-del-2008-segn-yoxxx.html) aunque sí, debo confesar que ahora creo que la subiría uno o dos lugares más.

Tyler dijo...

a veces eso pasa con el cine, hay que dejarlo "reposar" o "añejar" un tiempito para agarrarle otro sabor, otra percepción

como con los vinos...

claro, hay películas que envejecen bien y otras que no tanto.

Joel Meza dijo...

Esa escena resonó muy fuerte en mí cuando ví High Noon por primera vez, hace unos 15 años y aunque no la relacioné (hasta ahora) con la de los Coen, ambas me llevan a lo mismo: la desesperanza.

El Duende Callejero dijo...

En algún lugar leí un genial ensayo en el que desplumaban las influencias de varias obras de la era McCarthy con lo realizado precisamente con su homónimo, C. McCarthy. Y bueno, luego vino la película. El problema es que no recuerdo dónde lo leí... Y para el caso, en el fondo se hablaba de esa escena (que también pasa en el libro de la misma forma), y de otra, salida de My Darling Clementine. Buscaré la cita y la comparto.

unperdidoenelsiglo dijo...

Hay una integridad moral en la obra de Cormac McCarthy totalmente emparentada con la tradición del western estilo high noon. El dar la cara y hacer lo correcto frente a la adversidad y el cinismo, valores que,como bien apunta "elduendecallejero", eran pertinentes en esa etapa gringa.
Me dieron unas ganas endemoniadas de ver de nuevo High Noon. A esperar The road. A ver qué tal salió.
Saludos