martes, 13 de octubre de 2009

El cliché que yo ya vi/LIV


Joel Meza propone:

Si las cosas que valen la pena fueran fáciles, cualquiera las copiaría: En las películas, cuando se necesita copiar un archivo o un programa importante en una computadora, siempre aparecerá en la pantalla una gráfica que muestra el lentísimo avance de la copia (ver variante para la transferencia de fondos en El cliché que yo ya ví/LI). Si el archivo en cuestión no es importante, la copia se realizará instantáneamente. Como corolario, estas gráficas de avance de copia fueron diseñadas por la misma compañía que fabrica los contadores regresivos de las bombas que se usan en el cine: el proceso de transferencia del archivo siempre terminará justo en el último segundo necesario para que el héroe pueda terminar de copiar esa base de datos o el vital (o bien, destructivo) programa se active, antes de que lo atrapen los dueños de la computadora (o la Cía. de Luz y Fuerza del Centro le corte la luz...). Ver el espécimen más reciente en Identidad Sustituta, con Bruce Willis esperando pacientemente a que termine el cliché.

2 comentarios:

El Duende Callejero dijo...

Jo... Las rayitas que, milagrosamente se llenan a tiempo luego de un condenado juego de montaje. Sí... ¿Sería el buen Hitch, en Sabotaje, el que inició esa manía que ahora se ha "reinterpretado"?

La más celebrada, sea de bomba a punto de estallar o de "copiada" de archivos, es la de Bond, James Bond en la que la bomba es desactivada exactamente en el 007.

Tyler dijo...

También pasa en Iron Man cuando Pepper anda copiando información vital de la oficina de Tony Stark

y justo antes de que llegue Jeff Bridges (el malo) termina...