martes, 20 de octubre de 2009

Festival Cinema Europa 2009/IV y último



Es Dificil Ser Amable (Tesko je biti fin, Bosnia Herzegovina-Serbia-GB-Eslovenia-Alemania, 2007), en efecto. Cuando una ciudad -Sarajevo- y sus habitantes han pasado por lo que han pasado, es muy dificil encoger los hombros, dejar pasar, sonreír, dar la mejor cara. Eso lo aprende en carne propia el taxista cuarentón Fudo (Sasa Petrovic) quien además de manejar su ruinoso carrito por las calles de Sarajevo, tiene tratos con una banda de ladrones a la que da algunos "tips": ese cliente tiene lana, ese otro vive en una ciudad de dinero, aquél es un especulador al que vale la pena vaciarle la casa.

Su mujer, Azra (Daria Lorenci), ha perdido la paciencia. Así que la cuando Fudo vuelve a llegar al departamento bañado en sangre y con el carro destruido por una transa que salió mal, la mujer toma al pequeño hijo de ambos y decide irse de la casa. El hombre, que adora al bebé y que ama genuinamente a Azra, decide cambiar finalmente: le pide prestado diez mil euros a su Shylock de cabecera (Emir Hadzihafizbegovic), compra una elegante vagoneta Renault a la que convierte en taxi y se promete a sí mismo no volver a romper la ley. De aquí en adelante, a portarse bien. Por su hijo, por su mujer, por él mismo. Pronto descubrirá que eso de ser decente en una sociedad que castiga precisamente eso -la decencia- tiene su costo.

El segundo largometraje de Srdjan Vuletic -opera prima desconocida en México- es una agradable fábula moral sobre un tipo común y corriente que busca, contra viento y marea, su redención personal. Fudo es luchón, amable, determinado y adora a su hijito, pero tampoco es un santo: tiene un pasado oscuro, es capaz de cobrarle a una estudiante la dejada con cuerpomático y no deja de sentirse superior por ser el primer taxista en Sarajevo que tiene una vagoneta Renault habilitada como transporte para turistas. Tampoco es ingenuo: sabe el costo que va a tener que pagar por negarse a hacer las trácalas de siempre, pero está a dispuesto a afrontar ese problema y otros más. Sin embargo, una revelación inesperada lo pondrá a prueba en definitiva.

Vuletic es un cineasta funcional que dirige los pormenores de la trama sin florituras estilísticas de ninguna especie. Da la impresión que quiere acercarse a una especie de realismo cotidiano a la Mike Leigh aunque, por supuesto, le falta la acidez corrosiva y la lucidez del director británico. De todas manera, en los encuadres de la cámara de Slobodan Trninic no faltan los escenarios derruidos, los edificios carraqueados, las paredes carcomidas, que dejan ver no sólo el paso del tiempo, sino el paso de la sangre, la destrucción, la muerte, el rencor. No se necesita más que ver el escenario de ese Sarajevo herido para entender que la decisión final que toma Fudo tiene una dimensión humana y moral extraordinaria.

Es Dificil Ser Amable se exhibe hoy martes y mañana miércoles en la Cineteca Nacional.

6 comentarios:

Joel Meza dijo...

... una sociedad que castiga la decencia... edificios carraqueados... chingao, ¿nos faltará mucho para esas cosas?

Joel Meza dijo...

¿Y 'ora? ¿El PT también tiene tomada esta tribuna, que nadie opina?

Diezmartinez dijo...

No, pos es que todo mundo estamos sacando cuentas de cuanta lana menos vamos a ganar por estos hijos de suchi... Hasta Ciro Gómez Leyva empezó a hablar bien de Fernández Noroña por la toma de tribuna: por lo menos fueron consecuentes y, dadas las circunstancias, hasta civilizados... Pero, bueno, puro pinche desahogo: una bola de cínicos, otra de hipócritas, una más de inútiles y otra más de iluminados. Y conste que hablo de los políticos, porque los ciudadanos también tenemos algo de culpa en todo este desmadre.

Anónimo dijo...

Y le llaman impuesto para la pobreza, el colmo de la desfachatez!!!!
leo

Tyler dijo...

estoy de acuerdo Ernesto...

Tyler dijo...

Lo que es verdaderamente inconcebible es que en otros lugares se hace exactamente lo contrario para atacar esta crisis, se dan incentivos fiscales, se promueve el consumo interno, se hacen programas para ayudar a la industria y aqui, como los cangrejos carajo

suben impuestos para desincentivar mas el consumo y la demanda de bienes, por lo tanto las empresas venden menos y peor les va y por lo tanto mas despidos...

y para colmo, en vez de permitirnos olvidar las penas sanamente con alcohol, TAMBIEN A ESO LE SUBEN!!!

chale....

pero es que hay que apoquinarle para que los magistrados puedan seguir ganando sus 400mil pesos al mes no?

en fin