sábado, 21 de noviembre de 2009

51 Muestra Internacional de Cine/V


Los primeros minutos de Gigante (Uruguay-Argentina-Alemania-España, 2009), multipremiada opera prima del bonaerense avecindado en Montevideo Adrián Biniez, nos ubican en un estilo visual minimalista que, de tanto repetirse en todas partes, ha empezado a convertirse en un cliché tan identificable como, digamos, la infaltables explosiones en cualquier filme de acción hollywoodense.

Durante esa primera parte de la cinta, Biniez y su cinefotógrafo Arauco Hernández Holz usan la cámara fija, los encuadres funcionales, las tomas en planos medios y generales. El estilo es apto para el tema: estamos siguiendo la rutina diaria de “Jarita” (Horacio Camandule), un hombrón de cuerpo y rostro intimidantes que trabaja como guardia de seguridad en un supermercado de Montevideo. El tipo completa el gasto chambeando de sacaborrachos en un bar rockero/metalero de mala muerte, aunque es obvio, desde el inicio, que “Jarita” no mata una mosca: se hace de la vista gorda cuando una doñita se embolsa unos fideos, alguien le da un golpe en la cabeza cuando se descuida y un compañero de trabajo lo toma de punching-bag nomás de diversión...


La reseña completa de Gigante se publica hoy en la sección cultural de Reforma.

Gigante se exhibe hoy en la Cineteca Nacional a las11 y 18:15 horas.

6 comentarios:

Tyler dijo...

Acaba en tragedia esta película Ernesto?

Diezmartinez dijo...

No, para nada. Termina como película de Kiarostami, nada trágico.

Tyler dijo...

ah ok, es que leí tu reseña del Reforma y por lo que decía al final pensé que acababa en tragedia

aunque uno quisiera imaginarse que no...

Diezmartinez dijo...

Lo que sucede es que es un final abierto, como en A Través de los Olivos, de Kiarostami. No sabes realmente que va a suceder en el futuro, pero quieres creer que todo va a salir bien, porque el descomunal "Jarita" termina siendo -por lo menos desde mi perspectiva- genuinamente entrañable.

Tyler dijo...

si, por la foto que pusiste, se ve buen tipo el muchacho

jeje

se ve interesante la cinta, a ver si la puedo pescar por algún lado.

Joel Meza dijo...

Oye, ¿y al final lo mata el mayordomo?