lunes, 30 de noviembre de 2009

Está dentro de ti


Está dentro de ti (Splinter, EU, 2008), opera prima del especialista en efectos visuales y diseñador de secuencia de créditos Toby Wilkins, es una palomera B-movie de horror que toma prestada una par de premisas dignas de George A. Romero (el de La Noche de los Muertos Vivientes/1968, sí, pero también el del episodio de la planta extraterrestre que ataca a Stephen King en Macabras Historias de Horror/1982) y que no hace otra cosa más que re-crearlas eficazmente, con una buena dosis de moronga regada, una amputación en primer plano y la partición en dos de una celosa pero despistada agente de la ley.

El nerd biológo y estudiante de doctorado Seth (Paulo Costanzo) y su guapota y atlética novia Polly (Jill Wagner) se van a acampar a algún aislado bosque para celebrar su aniversario. Las cosas no sólo van a salir mal -serán secuestrados por una pareja de malandrines: el recién escapado de prisión Dennis (Shea Whigham) y su novia drogadicta Lacey (Rachel Kerbs)- sino que se pondrán peor: una especie de hongo parasitario atacará a las dos parejas, dejándolas encerradas en el Oxxo de una gasolinería abandonada.

El "splinter" del título en inglés -que no sabremos nunca de dónde viene: acaso es producto de una investigación que salió mal- invade el torrente sanguíneo, mata a su receptor y, con las espinas que van creciendo dentro del cuerpo muerto, lo convierte en una suerte de zombie desarticulado. En el encierro, el balance de poder cambiará drásticamente: el brutal delincuente Dennis, con todo y su fusca bien cargada, no podrá hacer nada contra el monstruo informe. El doctorante anteojudo Seth, con sus amplios conocimientos de biología, será quien tome ahora la batuta.

Wilkins se muestra como un eficiente artesano: las escenas gore están muy bien resueltas, el reparto es muy competente y la historia, con todo y lo derivativa que resulta, respeta la lógica y el sentido común. Los personajes piensan, toman decisiones, se equivocan, aciertan... Ninguno de ellos es particularmente imbécil y todos resultan lo suficientemente interesantes como para que nos preocupemos por ellos, mientras comemos nuestras palomitas y esquivamos los chorros de sangre y vísceras que salen de pantalla. Pura diversión.

3 comentarios:

El Duende Callejero dijo...

Ah qué recuerdos... Pero se estrena muy tarde en este laredo ¿No? Como que me acuerdo que fue de mis favoritas del año pasado. Revisaré.

Joel Meza dijo...

Pos acá urge. Puro churro.

zombidromo dijo...

Esta película la tuve que ver por otros medios alternativos al cine porque la gente de Cinemex Cuernavaca nunca se digno en estrenarla aun cuando ya le habían dado fecha de estreno: que para agosto, que para septiembre, noviembre de plano la sacaron de los estrenos prefiriendo estrenar “porquerías” mas comerciales.

La película tiene un buen ritmo y personajes creíbles, talvez no entrañables pero me gusto como interactuaban, la amenaza/planta/Splinter del titulo es original, aunque es cierto: tanto corte rápido sobre la cosa esa confunde y ayuda a no ver claramente el efecto especial que a lo mejor no se veía tan amenazante como aparenta, pero que tiene a los protagonistas bien asustaditos, la infaltable explosión ayuda también a un filme que presenta el trabajo de un director que promete.