viernes, 5 de febrero de 2010

El Fantástico Sr. Zorro


Cuando reseñé, por acá, Vida Acuática (2004), cuarto largometraje de Wes Anderson (Tres es Multitud/1998, Los Excéntricos Tennenbaums/2001, Viaje a Darjeeling/2007), apuntaba que era inevitable admirar la maniática puesta en imágenes del cineasta tejano: su manejo del encuadre, la atractiva banda sonora, el infalible casting con actores y estrellas de prestigio… El problema, decía, es que si exceptuamos su segundo largometraje, Tres es Multitud, me era difícil, sino es que imposible, involucrarme emocionalmente con lo que veía en la pantalla. Hay tanto que ver, literalmente, en Vida Acuática, que la historia termina perdiéndose entre las excentricidades visuales creadas por Anderson, esa vez ayudado por la animación proporcionada por Henry Selick.

Pero precisamente por todo lo anterior, Anderson ha hecho, acaso, la mejor película de toda su filmografía (¿incluso por encima de Tres es Multitud?) con El Fantástico Sr. Zorro (Fantastic Mr. Fox, EU-GB, 2009), una maravilla animada en stop-motion en la que el cineasta puede dar rienda suelta a sus caprichos visuales sin dejar de interesarse en los personajes de siempre. Y es que, aunque El Fantástico Sr. Zorro -nominada al Oscar como Mejor Película Animada- está basada en una novela homónima del escritor de novelas infantiles Roald Dahl, Anderson (con el apoyo de su coguionista Noah Baumbach) ha acercado la historia original a sus propios intereses dramáticos: las tensiones en el interior de una familia nuclear, la complicada vida adolescente, la necesaria maduración de un narcisista páter-familia... La historia es, pues, puro Wes Anderson, por más que los personajes sean animalitos parlantes y estén animados cuadro por cuadro.

El señor Zorro del título (voz en inglés de George Clooney), un famoso ladrón de aves, ha dejado su turbulento pasado para convertirse en columnista de la versión zorruna del The New Yorker. Sin embargo, aunque su vida familiar es envidiable –está casado con la bella señora Zorro (voz de Meryl Streep) y tiene un hijo adolescente, Ash (voz de Jason Schwartzman)-, el señor Zorro no se ha resignado a la rutina hogareña y se ha cansado de vivir en una madriguera. Así, con la colaboración de la zarigüeya Kylie (voz de Wallace Wolodarsky), ha decidido dar un último gran golpe por triplicado: robarle sus gallinas, sus carnes ahumadas y su sidra a los tres granjeros más temibles de la región. El problema es que los humanos no toman de buena manera el atraco, así que dirigidos por el iracundo Bean (inconfundible voz de Michael Gambon), han decidido acabar no sólo con el audaz señor Zorro sino con toda su familia y todos los animales del bosque.

Esta no es una película para niños. Más bien, es para adolescentes y adultos. El público adolescente podrá, por ejemplo, entender a Ash, el retraído y “diferente” hijo del señor Zorro. El zorrito Ash, pequeño y poco atlético, ve cómo Kristofferson (voz de Eric Chase Anderson), su primo alto, de ojos azules, que sabe karate y practica yoga, le roba la atención de su papá, quien se siente orgulloso de la fuerza y las habilidades de su sobrino, que ha llegado con los Zorro de visita.

Mientras, el público adulto puede disfrutar del humor intelectual de Anderson, de la ecléctica banda sonora –The Beach Boys, Mozart, The Rolling Stones- y hasta compartir, por qué no, las dudas existenciales del zorro encarnado vocalmente por Clooney, quien en cierta escena clave sólo acierta a explicar su irreflexiva conducta con un “Soy un animal salvaje”. Carácter es, para Anderson, destino.

La animación, ya lo mencioné al inicio, es una anacrónica maravilla. En la época de Pixar y de la exhibición en 3-D, he aquí un cineasta que ha encontrado su camino mirando hacia el pasado. Según se lee en la entrevista que dio Anderson para Sight and Sound (noviembre, 2009), el trabajo de animación le fascinó al cineasta: si tenía una idea en la cabeza, una imagen cualquiera, algo que quisiera mostrar, no había más que decírselo a su equipo técnico para que lo hiciera. El trabajar con muñequitos, en un escenario perfectamente controlado, en un universo creado única y exclusivamente para su cámara, le ha dado, pues, el espacio ideal para que, finalmente, la excéntrica forma de su cine se funda con sus preocupaciones dramáticas de fondo. Así ha logrado la que es, insisto, acaso su mejor película hasta la fecha.


El Fantástico Sr. Zorro se exhibe este fin de semana en la Cineteca Nacional.

13 comentarios:

Joel Meza dijo...

Otra para mi nuevo ciclo ¡Me muero bichi!, porque acá, al ranccho, nada de nada. Hoy estrenaron nada menos que una cosa gringa que se llama The Signal, ¡del 2007! Y Alvin y las Ardillas, tan campantes, como el Johnnie Walker.

Tyler dijo...

carajo como se me fue a ir esta película!!!!!!!!?

es que dio el semanazo gacho.

ni modo, tendré que esperar al dvd

aldo álvareztostado dijo...

no le pongo peros a ninguna película de wes, pero creo que esta sobresale.

otra vez el tema de la paternidad.

a mí me devasta.

Anónimo dijo...

Felicidades por su libro, luego nos dice donde hacer el trueque...
REGO

zeus lugo dijo...

Donde se puede conseguir su libro Hernesto???

Anónimo dijo...

Anderson es siempre un cineasta interesante –uno de los mejores actuales diria yo-. Hasta en sus peliculas fallidas te deja con la boca abierta con su puesta en escena. Mis favoritas siguen siendo sus tres primeras con los excentricos Tennenbaums estando entre lo mejor de lo que he visto en mi vida y donde depura y alcanza lo que sera su estilo cinematografico.
Y en otras noticias Alamar se lleva el tigre en Rotterdam, la compra film movement y se estrena en junio en US. Felicidades mil a Gonzalez Rubio. A ver cuando llega a Ecatepec porque al DF o dudo
Leo

William Saints dijo...

Sólo corregir que a Mr. Bean lo hace el, efectivamente, inconfundible Michael Gambon (inconfundible para mí por ser el actual Dumbledore en Harry Potter).

Joel Meza dijo...

Lo cual demuestra que nadie es inconfundible, después de todo.

William Saints dijo...

Bueno, Michael Gambon hace a Franklin Bean. Caí en cuenta de que Mr. Bean ya es marca registrada de otro lugar =P

Paxton Hernandez dijo...

Una obra maestra total.

Diezmartinez dijo...

William: Claro. Balcon fue uno de los grandes productores del cine británico clásico. Ya hago el cambio. Lapsus brutus.

zombidromo dijo...

A mi me gusto siempre mas la de Bottle rocket, su primer cinta pero Rushmore y Vida acuatica tambien me gustaron mucho, espero toparme con esta muy pronto.

Joel Meza dijo...

Comentario extemporáneo, pero hasta esta semana hubo chance de verla en el rancho y doblada, pa'cabarla. Decidí verla de todos modos y no me arrepiento, la traducción y el doblaje me sonaron bastante Wes Anderson, aunque reconozco que me estuve imaginando las voces, sobre todo de Clooney y Schwartzman.
Creo que al terminar, se había convertido en mi película favorita de Wes Anderson. Bueno, después de The Royal Tenenbaums.