domingo, 14 de marzo de 2010

Guadalajara 2010/Día tres


Mi día inició con un corto producido impecablemente: La Llama Doble (México, 2010), de 11 minutos, dirigido por Raúl Ramón. El filme está ubicado en 1945, en la frontera entre Polonia y la antigua Checoslovaquia. Un muchacho polaco y un adolescente alemán que acaba de desertar del ejército nazi se encuentran en una casa semiderruida por los bombazos. ¿Podrá usted adivinar en quiénes se convertirán estos dos personajes en unos cuantos años más? Se nota dinero y oficio en la producción, pero todo el asunto no deja de ser un tanto cuanto inútil.

En cuanto a Depositarios (México, 2009), ambiciosa opera prima de Rodrigo Ordoñez, lo que se nota es que faltó mucho dinero y algo de oficio como narrador. Estamos en México, en el año dos-mil-veintitantos, en una suerte de futuro alternativo. Sucede que en los años setenta del siglo XX, aquí mismo en México, se dio el nacimiento de la tecnología de los "depositarios" del título. Sucede que en este mundo alternativo de marras, las parejas que pueden darse el lujo de pagarlo, tienen un embarazo doble. Es decir, la mujer pare a su hijo y, al mismo tiempo, a un gemelo "depositario" al que se le transmitirán todos los problemas mentales y psicológicos del "original", mientras éste se la pasa feliz de la vida, cual diputado en día de quincena. Por supuesto, también el "depositario" servirá de refaccionaria biológica si el "original" necesita un órgano interno, un ojo, un cachete o nomás quiere cambiarse las uñas.

Como podrá ver, la trama es derivativa a más no poder (a ver, especialistas: una lista de cuentos, novelas y/o películas con una historia similar), pero el debutante Ordoñez no se amilana y hace bien. Su cinta alterna momentos penosos con escenas muy bien logradas. El resultado final es negativo, diría yo, pero nunca pensé en abandonar la sala ni por un momento. Un par de colegas que han visto tanto 2033 (Laresgoiti, 200) como Depositarios me ha dicho que esta última es muy superior. Como yo no he visto 2033 -ah, qué cobarde soy, me doy asco a veces- no puedo agregar nada al respecto. En todo caso, como Depositarios se estrenará comercialmente y en grande, ya volveremos a ella en unos meses.

La Mina de Oro (México, 2009), de Jacques Bonnavent, el corto de 11 minutos que precedió a la fallidísima película de María Novaro, podría haber aparecido, nomás que en versión extendida, en algún episodio de Alfred Hitchcock Presenta. Un pequeño filme de humor negro ejecutado con vigor y pleno conocimiento de la fórmula. No me escandalizaría si fuera el corto ganador de la sección competitiva, aunque creo que me sigue gustando más Lupano Leyva (Gómez, 2009), que vi y reseñé ayer mismo aquí.

En cuanto a Las Buenas Hierbas (México, 2009), de María Novaro, ha sido curioso ver la tajante división de género: las mujeres parecen haber adorado la película y los hombres, en contraste, la han aborrecido. Yo iré un poco más: creo que se trata de la peor película de la señora Novaro en toda su carrera y trataré de argumentarlo, así que si usted no quiere leer spoilers, mejor sáltese los siguientes dos párrafos.

Lala (Ofelia Medina), una experta herbolaria de la UNAM, empieza a sufrir de Alzheimer, para consternación de su hija Dalia (Úrsula Pruneda), quien tendrá que lidiar con una madre que se le escapa día tras día a un mundo desconocido. El problema es grave: el Alzheimer avanza a paso acelerado -aunque no tanto como la sobreactuación de la señora Medina, eso sí-, de tal forma que Lala tendrá que transmitirle a su hija algo del conocimiento herbolario que ella ha ido acumulando desde la época en la que consumía honguitos con la mismísima María Sabina.

Con 120 minutos de duración, a la película le sobran personajes (el marido divorciado entomólogo de Dalia, encarnado por Alberto Estrella; el adolescente jarioso Gabino Rodríguez al que re-coge amablemente Dalia nomás porque sí; el fantasma de una quinceañera asesinada que se le aparece encaramada en los árboles a su jocosa abuelita Ana Ofela Murguía), le sobra una añeja retórica izquierdosa que no viene al caso (que si Mario Marín, que si Atenco, que si Aguas Blancas, que si el mejor futuro para un encantador niñito es verlo convertido en guerrillero para que mate o se deje matar), le sobran varios interludios musicales inútiles (bueno: menos el de Rockdrigo: era su voz, ¿no?) y le falta sobriedad, control y hasta piedad cristiana por el sufrido espectador.

Cuando llega el final de la película y Dalia decide, cual Clint Eastwood femenina, asfixiar con la almohada a su pobre mamá que ya ni la reconoce, uno suspira aliviado: "Ya dejó de sufrir Lala". Y nosotros, de pasada, también. (Ah, otra cosa: Dalia es hija no de su papá, sino de cierto cantante uruguayo... ¿Y?).

Otra decepción fue Los Jóvenes Muertos (Argentina, 2009), documental de Leandro Listorti, filme del cual había leído un par de reseñas muy elogiosa. En realidad, el filme se distingue del montón, pues renuncia a buena parte de los convencionalismos del cine documental más tradicional. Sin embargo, esa virtud, llevada al extremo, termina convertida en un vicio.

Desde 1995 hasta el día de hoy, una treintena de jóvenes -el más pequeño, de 12 años; el más viejo, de 33- se han suicidado en Las Heras, un pueblito argentino. Nadie tiene explicaciones al respecto y el director Listosti menos que nadie. Las entrevistas con gente del pueblo se hacen en off -o sea, no hay cabezas parlantes: mejor dicho, no hay cabezas de ningún tipo, pues no aparecen figuras humanas en primer plano en toda la cinta- y lo que vemos en los 70 minutos de duración de la película -o en los 60 minutos que yo vi- no es más que una letanía de imágenes de salones de clases vacíos, parques abandonados, espacios abiertos solitarios, pasillos de hospitales sin gente, y así hasta que invade el tedio, pues Listorti le ha apostado a mostrar esos espacios que han dejado los que se han quitado la vida.

El problema es que, como espectadores, no podemos involucrarnos emocionalmente con todo ello, pues no sabemos quiénes son los muertitos, por más que en la pantalla se nos informe cada cuanto tiempo del nombre, la edad y la fecha del suicidio de cada uno de ellos.

Salí de la película unos minutos antes de que terminara, pero no cuenta como walk-out: lo que sucede es que tenía que salir para poder ver Alamar (México, 2009), opera prima de ficción de Pedro González-Rubio, quien conoció cierto reconocimiento hace algunos años por su documental Toro Negro (2005). Para ser honestos, Alamar es una suerte de ficción documental más que una ficción pura. La historia se ubica en el Chinchorro, cerca de Chetumal, y se centra en la relación entre un pescador y buzo maya llamado Jorge (Jorge Machado) y su pequeño hijo Natan (Natan Machado), quien ha llegado de visita desde Italia a pasar unos días con su progenitor. Sucede que Jorge concibió a Natan con una italiana, Roberta (Roberta Palombini), quien vive en Roma. Ella vive feliz en la ciudad; él vive feliz a la orilla del oceáno. Natan está, pues, dividido entre la cosmopolita y milenaria Roma y el pequeño poblado de pescadores en donde vive su papá.

Aquí no hay melodrama. Hay observación naturalista, en la mejor tradición del primer Alcoriza, el de Tiburoneros (1963): Jorge se lleva a su hijo para que lo vea cómo pesca, como atrapa las langostas, cómo mata las barracudas, mientras lo enseña a descamar peces, a partir langostas a cuchillo, a cuidarse de los lagartos que por ahí rondan y hasta a domesticar, cual Principito ítalo-mexicano, a cierta garza africana a la que bautiza como "Blanquita" y que un buen día desaparecerá sin dejar rastro. Exactamente como él, Natan, que también regresará con su mamá a Italia. Aunque el escuincle, se entiende, sí dejó rastro: a lo mejor el año que entra regresa a cazar barracudas. La mejor película de ficción que he visto hasta el momento, pero está fuera de concurso: ya había ganado en Morelia 2009 y hace poco en Rotterdam 2010.

Mi día terminó con el documental mexicano en concurso 9 Meses y 9 Días (México, 2009), de Ozcar Ramírez González. El filme sigue el escándalo mediático y las consecuencias personales que sufrieron y gozaron los tres célebres pescadores mexicanos que naufragaron en mar abierto del Pacífico los 9 meses y 9 días del título.

Ramírez no se interesa en las muchas dudas legítimas del caso -¿por qué no estaban tan quemados por el Sol cuando fueron rescatados por un barco taiwanés?, ¿de verdad salieron a cazar tiburones o eran empleados de algún narco al que traicionaron o con quien quedaron mal?, ¿qué pasó con los otros dos pescadores que no sobrevivieron?-, sino con lo que siguió al maremagnum informativo en el que los tres tipos, ahora sí, se hundieron.

El orgulloso Lucio Rendón, el abierto Jesús Vidaña y el bravero chaparrín Salvador Ordoñez son abordados por un fanático cristiano de Atlanta y por un judío-colombiano que vive en México y son convencidos de firmar un contrato para hacer una edificante película religiosa que, hasta la fecha, sigue en el limbo.

Ramírez no se compromete con nada. Atestigua la ridiculez de unos, las debilidades de estos otros, las tonterías de aquellos, pero no subraya nada de lo anterior. Deja que uno como espectador saque sus propias conclusiones y yo ya saqué las mías (¿por qué todo lo que escribo suena a albur?): la película es interesante, pero le faltó a Ramírez ser más un cineasta y menos un simple testigo.

13 comentarios:

Juan Carlos Sierra dijo...

Es un verdadero deleite leer tus andanzas en Guadalajara. Tengo una pregunta: ¿en quiénes se convertirán el polaco y el nazi desertor? ¡Recibe muchos saludos! :D

Diezmartinez dijo...

No, pos si digo quiénes son, se le quita todo su chistecito al cortito. Saludos de retache.

El Duende Callejero dijo...

A ver si me la sé: el polaco se convertirá en Papa a prueba de balas (y vendrá a México y le cantarán, primero, en vida,: "tú eres hermano del alma realmente el amigo", y una vez muerto se le dirá a coro: protector de pedófilos. Pero bueno, así es México). Y el nazi desertor se convertirá primero en el Emperador de la Guerra de las Galaxias y luego será Papa al que no le han cantado nada en México pero que sí recibe a políticos mexicanos viudos con toda su corte de pelmazos pagados por el erario ¿Qué me gané?

suavecito dijo...

pos asi a ojo rapido..supongo uno en algun santo papa :)

Joel Meza dijo...

Voy: se convertirán en Juan Pablo II y Roland Emmerich.
¿Qué me gané?
(Abusado con andarse sacando las suyas en Guadalajara: el que no es futbolista es mariachi...)

Diezmartinez dijo...

Duende: ¡¡¡¡¡¡Exactoooooo!!!!!!! Te has ganado un VCD pirata de Las Buenas Hierbas, de Novaro.

Suavecito: Casi. Dos Papas.

Joel: Casito.

El Duende Callejero dijo...

¿Y ese VCD se fuma? Digo, porque de verlo, no creo.

Diezmartinez dijo...

Lo puedes usar de fribi...

El Duende Callejero dijo...

O para la taza de café, cierto.

Diezmartinez dijo...

Ah, Duende, y la otra pregunta: a bote pronto, ¿cuáles películas, novelas o relatos tienen una trama similar a la de Depositarios?

El Duende Callejero dijo...

Uta... De memoria nada más y medio repitiendo algo que, creo, una vez escribí en estos lares (doy copy + paste pué):

Hay una novela de Robert Sheckley, Trueque Mental o Mindswap de, si mi memoria no me falla se publicó en 1966, trata sobre un tema más hermoso: como eso de tomar vacaciones no es tan sencillo como se cree, ni económico (si hasta parece que es real), y como ahora no es nada más ir de vacaciones en "este mundo", sino es en todo el "universo", se cambia uno de cuerpo con un ser de otro planeta y ya. Así uno vive una temporadita en el cuerpo, casa, mundo y especie del otro. El problema se complica cuando un fulano hace ese trueque, pero el "otro", simplemente no decide "regresar" el cuerpo, y no hay ni leyes ni política al respecto. Funciona como comedia negra, la verdad. Ya la quisiera Kaufman... Jo.

Premisa similar ocurre en The Dream Master también de 1996. escrita por Roger Zelazny, novela que sale de su cuento He Who Shapes, de 1965. Aunque ni en el cuento ni la novela se sale del mundo, sí hay un "intercambio de mentes". Y bueno, un año después, Zelazny publica como el borrador, pero ahora llamada Lord of Light que en realidad es como un western y que trata sobre una especie de mercenario que va a un planeta en el que unos colonizadores andan en guerra con los nativos, pero como los nativos y las mismas condiciones del planeta "van ganando", optan por una nueva forma de "colonizar" y es imponiendo su mente en los cuerpos de los nativos, a los que llaman avatares. Ajá... Qué copia a cierta película reciente que día a día pasa a mejor vida.

Bueno, seguimos: en el apartado cyberpunk hay dos ejemplos notables... Software de Rudy Rucker, empatada con Johnny Mnemonic, cuentito que aparece en la colección de relatos Burning Chrome de William Gibson en 1986 y que dicen por ahí, en su momento sirvió como base para su famosa novela Neuromancer. Y bueno, Gibson siguió con esa idea de los "trueques mentales" en los tres libros que componen su trilogía del puente (y que Cameron ya se birló hace años en su serie de televisión llamada Dark Angel del 2000): Virtual Light (1993), Idoru (1996) y All Tomorrow's Parties (1999).

Y eso que no entro a terrenos aún de Philip K. Dick (por ejemplo, diría que por ahí anda una novelita que nadie ha tocado: Penultimate Truth, basada en un cuento del mismo autor llamado: The Defenders; además, claro de la seminal Do Androids Dream of Electric Sheep?) o con películas nada más porque es temprano y no he desayunado mi lucky strike de rigor.

Oh, de seguir así necesitaré un clon al estilo The Clonus Horror. Esa vieja película de 1979, dirección de Robert S. Fiveson y en la que sale, por cierto, el recientemente fallecido Peter Graves y que, en el 2005 fue "clonada" con el nombre The Island, de Michael Bay.

Vuelvo a preguntarlo ¿Qué onda con esa preocupación futurista distópica totonaca que viene mostrándose últimamente en las salas cinematográfica nacionales? Como que deberíamos comenzar no haciendo películas ¿no? Mejor leyendo a los que ya han tratado eso temas antes de decir: hey, quiero mostrar el futuro.

Joel Meza dijo...

Duende, de películas donde se usa un clon para refacciones, faltó Gattaca. Y Coma. Y mexicanas también hay: Juanito y el PT.
Y en comics, la serie de Superman que inició en 1985 eventualmente desarrolló la misma premisa en una miniserie sobre Kryptón y las razones que fueron llevando el planeta a su destrucción.

El Duende Callejero dijo...

Obvié Gattaca pues nunca ha sido santa de mi devoción. Y Coma sí se me olvidó vilmente. Aunque acabas de arruinar el final ¿no?