lunes, 1 de marzo de 2010

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CXVI


Nine, una Vida de Pasión (Nine, EU-Italia, 2009), de Rob Marshall. La resucitación del cine musical queda pendiente por tiempo indefinido. Este plomazo fílmico no tiene nada de qué asirse: acaso la presencia de Marion Cotillard y el segundo número musical que interpreta, más la sexy Penélope Cruz moviéndose por todas partes en poquita ropa. La cinta está basada en un (dizque) musical de Broadway a su vez basado en la obra maestra fellinesca 8 1/2 (1963). Usted la recordará: es la historia de un director de cine, alter-ego de Fellini, que no puede hacer su siguiente película porque está bloqueado. Lo que deberían bloquear es películas tan fallidas como esta. Mi reseña en REFORMA.

Al Filo de la Oscuridad (Edge of Darkness, EU-GB, 2010), de Martin Campbell. Sobre una teleserie británica homónima dirigida por el propio Campbell en 1985, este thriller liberal con padre vengador en ristre se deja ver sin mayor problema. Más allá de las complejidades políticas de la serie televisiva original, esta cinta le pertenece a Mel Gibson, para bien y para mal. Mi reseña esta semana.

Loco Corazón (Crazy Heart, EU, 2009), de Scott Cooper. Sólido melodrama masculino-musical de redención personal. Un compositor y cantante de música country (Jeff Bridges con el Oscar en la mano) tiene la oportunidad de re-hacer su vida al entrar en contacto con una periodista y madre soltera (Maggie Gyllenhaal). Menos previsible de lo que parece y la música country rifa. Mi reseña esta semana.

29 comentarios:

marichuy dijo...

Hola Ernesto

Leí tu reseña de "Nine" en el Reforma y la verdad, creo que hasta fuiste benévolo. Debo confesar que el cine musical no es mi hit, pero tenia ganas de ver a mi amado Daniel Day Lewis en un papel tan distinto. Infortunadamente, ni su talento, ni el de Marion Cotillard (ni la sexi Penélope, quien fuera de lucir sus encantos no hace mayor cosa -¿por qué la nominarían al oscar?-), no alcanzan para salvar esto. Pero al César lo que es del César: la Cotillard le pone harto sentimiento -despecho, como mandan lo cánones- a su interpretación de "Take it all" y la expresión de Guido, impagable. Fuera de eso, nada valioso y hasta fue un poco penoso, ver a una de las actrices más bellas y legendarias que ha pisado la tierra, la Gran Sofía Loren, haciendo un papel tan menor.

Saludos

Diezmartinez dijo...

Otra pena, Marichuy: ver a Nicole Kidman con tanto colágeno encima. Ora sí que ya ni se parece.

Tyler dijo...

nicole kidman tiene la cara mas plana que una pantalla de plasma...

tan bonita que se veía en aquella película de Dias de Trueno...

Joel Meza dijo...

"La música country rifa". Expresión importada directamente de Nashville, supongo.
---
Hablando de Nashville, el fin de semana, ante la desierta cartelera local, seguí cazando DVDs para morime bichi y por 20 pesos me hice del R4 de A Prairie Home Companion, de Altman; producido por una distribuidora que se hace llamar "ArtHouse Films" o algo así, empieza con una muy aceptable transferencia a video, en letterbox... hasta que termina la secuencia de créditos y se va a pantalla mochada. "ArtHouse" Films, igual de cínicos que "Quality" Films al escoger su nombre comercial. Chiflen a su máuser junto con el cirujano plástico de Nicole Kidman y (en solidaridad con Marichuy) cualquiera que ningunee a Sofía Loren.

Joel Meza dijo...

Tyler, sicierto: tan bonita que se veía en los cuatro minutos que aguanté de Dias de Trueno.

Diezmartinez dijo...

Joel: ¿Tanto aguantaste? Yo nunca la vi.

Tyler dijo...

en mi defensa tengo que decir que la ví cuando estaba bien escuincle...

hasta me pareció emocionante

jo

Joel Meza dijo...

Martin Campbell es bastante consistente en sus entregas de acción e intriga, ¿no? Y además, no le hace al botox.

El Duende Callejero dijo...

Bueno, pues acá por fin se estreno la del Wolfman en inglés, no doblada. La fui a ver pues era eso o era otra semana sin cine. Y ya, entré y comenzó la película y nombre, qué suerte que tras de mí estaba un fulano politiquillo con una fémina a la que, supongo que trando de encamar, se la pasó "interpretando" la película como una alegoría política ranchera, en la que el pobre de Benicio del Toro era Malova y (spoiler ahead), su papá, el Hanibal Lecter peludo, Vizcarra. Nunca supe quién era el Aguilar Padilla. Pero sólo así disfruté la película que, sin esa imbecilidad, me hubiera noqueado a los 20 minutos.

Desde aquí mando un gracias buey, y te invito a llevar a otra fémina encamable para Alicia en el País del CGI fumado. Si me da la hora y la sala, ahí estaré. De lo contrario, Burton y sus objetos volando a la pantalla no me tendrán como espectador.

Joel Meza dijo...

Hombre, Duende, si estaba re-pelada: Aguilar Padilla era el mayordomo indio. Y no lo preguntaste, pero el PAN-Sin era Emily Blunt y el Maquío Jr. era Hugo Weaving. Ahora sí, a lo que sigue.

zombidromo dijo...

Si,desde que lei que Nine entraba dentro de la lista de las peores 10 del año de Roeper o ¿era el otro? no me dio buena espina, y ahora menos, ah proposito es Jeff Bridges Ernesto no James, jjj

Diezmartinez dijo...

Zombi: Gracias. Lapsus-pendejus. Ya hice el cambio.

Joel Meza dijo...

Bueno, James Bridges dirigió Urban Cowboy. Supongo que eso cuenta.

eduardo dijo...

A mi la verdad Nine no se me hizo TAN mala como dices. Tiene muchos problemas sobre todo a nivel direccion (que en algunos numeros musicales se siente muy plana y estatica) y el guion tiene algunos baches (como por ejemplo el personaje de Kate Hudson, que la verdad no tenia naaaaaada que hacer aqui y su numero es un mero pretexto para oirla cantar), pero en general se disfruta principalmente por el desempeño actoral y los valores de produccion. No entiendo por que los criticos gringos se ensañaron tanto con esta pelicula, si cosas peores han sido inexplicablemente exitos de "critica". Y si vamos a malos musicales nada, NADA le gana a Mamma mia (bueno, tal vez Xanadu, pero esa al menos entra como placer culpable)

Diezmartinez dijo...

Eduardo: Me salté Mamma Mía, la verdad y eso que el musical es uno de mis géneros favoritos. Xanadú... La vi hace tantos años, en el momento del estreno, que casi la recuerdo con cariño.
El problema no sólo es de dirección (aunque, en efecto, creo que no hay un sólo número memorable: acaso el segundo de Cotillard) sino la misma historia que, como confesión egotística fellinesca, funciona y a la perfección... Como musical, no: no hay gracia, no hay pathos, no hay humor. ¡No hay música pegajosa, vaya! Pero, bueno, tampoco es lo peor que he visto ni mucho menos.

Joel Meza dijo...

¡... y encima se la pasan cantando! Populi dixit.

Tyler dijo...

jajaja

las aventuras del Duende en las salas de cine siempre son hilarantes

Joel Meza dijo...

Por si sirve de algo, en mi reseña de El Hombre Lobo narré cómo dos chamaquitos se pusieron a jugar luchitas frente a la pantalla (hasta podría jurar que uno gritaba: ¡Espurio! y el otro contestaba: ¡Legítimo!).

Joel Meza dijo...

Ernesto, hablando de Nine, Mamma Mía y música country, ¿alguna vez hubo musicales propiamente dichos en el cine mexicano? Sin contar todas esas películas desde Allá en el Rancho Grande hasta Verano Peligroso, donde el muchacho o la muchacha se sueltan cantando de la nada, pero sin verdadera coreografía.
Lo más cercano que recuerdo son esos comerciales de los '70s y principios de los '80s donde Sergio Corona era Don Julio Regalado. Ah, mira: me acordé de un musical con Corona y Arau donde se disfrazaban de El Hombre del Crisantemo y había bailes elaborados.

Diezmartinez dijo...

Joel: ¿Y luego? ¿Los dos morritos peleoneros se ponían de acuerdo y decían "vamos a unirnos y a darle en la madre a ese niño del copetín"?

En realidad, después de los musicales hollywoodenses, lo más cercano al canon es la obra de Jacques Demy (que tú conoces: por lo menos Los Paraguas de Cheburgo) y hay una obra musical sólida en el cine soviético estalinista pero debo confesar que no lo conozco. El cine mexicano musical (digamos, la comedia ranchera con héroes cantarines) abreva más del teatro popular mexicano y las carpas que de otra cosa.
Aunque, ahora que lo pienso, el inicio de Nosotros los Pobres sí es un musical hecho y derecho, bien montado y toda la cosa. De las loqueras maravillosas que le daban a Don Ismael.

El Duende Callejero dijo...

Fijaos que sí, Joel, es así como dices. Y se me olvidó decir que el fulano ese, casi al final, se puso a aullar al oído de la fémina encamable, y luego le salió lo Shakira cantando bajito eso de la Loba. Y acabó la película con un "o sea que el hijo será el nuevo lobo". Y sí, me preocupé un poco pues no supe qué película vi.

Joel Meza dijo...

No se diga más: me haré de Nosotros los Pobres, que no veo desde hace unos veinte años. No recuerdo ese inicio musical.
---
Por cierto, el fin de semana me aventé, bichi, Cassandra's Dream y después, comentándola con mi señora -que no quiso acompañarme, sabrá Eywa por qué- le decía que todo el asunto de la tragedia estaba cantado desde el principio, acentuado por la música de Philip Glass, y me preguntó: "¿Entonces es la segunda película musical de Allen?"

optimistic dijo...

"Lo que deberían bloquear es películas tan fallidas como esta."

Jajaja, ay ese recurso de jugar ping-pong con las palabras jamás me cansará. =)

Me dio curiosidad... pero nah, pasé de largo. Para hacerle un remake a Fellini, está, pero muy cabrón, y luego va y se escoge esa movie precisamente! no mames! jajajajaja, si algo meritorio debe de haber, es su aspiración a querer hacer un remake de tal chingonería.

No creo que se pueda hallar algo mejor, lo siento: mi olfato me dice que mejor, me acomode en el sillon y vea la original.

Hay en mi un cierto cosquilleo en ver los remakes de peliculas que me gustan, pensando que quizás, encontraré un encuadre, una frase, un aire al original que, en esta vida posmoderna, me de un jalón de nostalgia de esos qe pone chinita la piel.

Pero nah... en esta ocasión, paso.

Paxton Hernandez dijo...

Cuánta razón tiene Eduardo. NADA puede ser peor que la mega mierda que es Mamma Mia. Maldigo el día en que la ví ¡en el cine!

fritzio dijo...

Casi seguro estoy de habr puesto por aquí un comentario que, por azares del destino o de una mano,quedó fuera. Algo decía sobre Nine y la posibilidad de que algo se vea o se disfrute. Pero no. El caso es que, si a musicales fallidos vamos, nadie mencionó Chicago, con sus fosforecencias fosseanas sin gas. Habría bastado que alguien, por piedad, hubiera conocido a Ute Lemper para saber que, sin ella, cualquier intento no serviría de nada, como no fuera, como fue, para ganar un óscar y declarar que el género reverdecía. Y no.
Éspero que la moderación me permita quedarme.
De cualguier modo, igual y no hay cabida, pero no importa.
Saludos.

Joel Meza dijo...

Ah, ¡discusión, discusión!
Chicago no me parece un musical fallido, Fritzio, sino un musical abordado desde el punto de vista de un público no acostumbrado a los musicales. Desde la primera escena se muestra la justificación para que los personajes canten y bailen, en esa realidad alterna dentro de la mente de Roxy Hart. A mí no me parece que falle en su propuesta, porque las partes no musicales -"reales"-, al final, funcionan como apuntes a los números musicales.
En resumen, ya disfrutaba y sigo disfrutando los musicales hechos y derechos y me gustó esta propuesta.

eduardo dijo...

Bueno, probablemente el problema con Nine radique en la forma en la que se adaptó del musical de Broadway, que por cierto no he visto, pero supongo debe ser bueno por los fragmentos que he podido ver en youtube

Diezmartinez dijo...

Fritzio: Yo no censuro, modero. Tu comentario se perdió en el ciberespacio, porque el anterior no lo leí.

El Duende Callejero dijo...

Chicago es un musical fallido. Con razón no lo he visto... O creo que sí lo vi, pero como fue en fullscreen se me olvidó (tengo un problema sensorial con el fullscreen cuando las películas son en widescreen, lo siento). Igual no entiendo qué tiene que ver que ganen o no ganen oscares u osos o palmas o jabones o pintores o globos. Los musicales son productos industriales. Más: son los productos industriales de una época definida, esa que trajo al sonido como primicia y en plena época de la represión. Claro, para no morir como género, pues todo género está condenado al apegarse a una formula, se han ido renovando, mezclando o mutando, aunque esa renovación les ha llevado años e intentos y propuestas de lo más ñoñas a las más radicales. De Jesucristo cantando frente a tanques a remakear a Fellini. Cantan y bailan y hay coreografía y esa es la idea ¿Qué es un musical fallido? Supongo que no es aquel que no puede "contar una historia", sino aquel cuyos números musicales no quedan en la memoria. Aquel cuyas canciones se "resbalen"... Aquel que no represente a una generación, quizá.

Pero bueno, para qué opino carajo: me cagan los musicales al grado que disfruté Mamma Mia. Y la tengo en DVD y la veo y canto: Money money money... O The Winner Takes It All... Pero no lloro al final.