viernes, 2 de abril de 2010

Confesiones Verdaderas/XXVII


"... De lo que más me avergüenzo en cuantos a mis gustos cinematográficos se refiere, es que lloro frente a películas sentimentales y convencionales que desprecio. Y no suelto unas poquitas lágrimas y ya. No: chillo a tal grado que distraigo a la gente que tengo alrededor en el cine.
Una vez lloré con un comercial de General Electric en el que las imágenes de una granja idílica y una reunión familiar eran usadas para celebrar los logros de una rapaz corporación multinacional.
Si tuviera que elegir una película que mejor ilustra este comportamiento mío, creo que ésta sería La Sociedad de los Poetas Muertos. De hecho, no es un mal filme, para nada: si quieres que alguien manipule tus emociones, no hay nadie mejor que Peter Weir. Además, la cinta tiene un buen reparto, un buen ritmo y los diálogos son espléndidos. Pero, bueno, es una película "de Robin Williams" y no sólo eso: es una película con Robin Williams interpretando a un Maestro "Inspiracional" de Preparatoria.
Después de años de haber despreciado esta película sin haberla visto, finalmente me senté a revisarla. Y me gustó... Empecé a llorar desde el inicio y lloré más después, Mucho más, de hecho, que con mis películas favoritas. Incluso, lloré más que con sucesos traumáticos que me han pasado en la vida real. Y no me pidan que explique por qué".

Mary Harron, directora de Psicópata Americano (2000), en entrevista en Film Comment, mayo-junio 2ooo, página 8.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

bah! Yo lloré con Desde mi cielo. Ni modo. No lo pude evitar. Tengo una sobrina en edad a la que no me gustaría que le pasara nada malo. Lloré en tres ocasiones, nomás empezaba a escuchar la música, nomás oía la voz de la niña, nomás veía su inocencia y su sonrisa y lloraba. Chin. Ya luego puse cara de circunstancias y critiqué duramente la peli de Jackson.
ANONIMO S.

marichuy dijo...

Ernesto

Uf y yo que me sentía cursi y algo ridícula, por llorar, como plañidera y no otra cosa, cada que veo el final de "Au revoir, les enfants" o "Paisaje en la niebla"

Después de leer lo que cuenta mi medio tocaya, ya casi me sentí reivindicada.

Saludos

Juan Carlos Sierra dijo...

El cine de esta mujer es muy disparejo y ella en sí todo un personaje: dirige American Psycho pero llora con comerciales (Por cierto que su versión de AP esta muy chafa, nada con la novela snoobista ultra violenta de Easton Ellis). En otros asuntos, qué bueno que te tocó reseñar en reforma la de los mounstrous, porque estaba tentado a no leerte si reseñabas el bodrio ese de los niños beisbolistas que le ganan a los gringos. Digo, estoy seguro que por donde la veas, esa película te va a indignar: por ser cinéfilo y por ser amante del Rey de los Deportes (¡arriba los Diamondbacks!). ¿ya viste el remake de Furia de Titanes? ¿Lo vas a comentar aquí o en Ref? Ayer me desvelé para ir a verla en su estreno, pero no valió mucha la pena. Saludos cordiales :)

Juan Carlos Sierra dijo...

Otra cosa querido Ernesto: ¿Quién o qué oficina en particular se encarga de ponerle el nombre en español a las películas? Es que realmente a veces hacen cada tontería, como la de ponerle "La tierra media y el tesoro del dragón solitario" a una película que simplemente se llama "Extranjero" (Outlander en inglés). ¡Qué bárbaros!

Joel Meza dijo...

A mí se me acaban de llenar los ojos de lágrimas viendo ciertas escenas de La Princesa y el Sapo, por primera vez (gracias a la disctribución, acá en el rancho duró unas tres semanas... seguramente se necesitaban pantallas para continuar por dos meses más Alvin y las Ladillas). Así que la ví en DVD. Y ahí me tienen ayer en mi sala, bichi por supuesto, gordas lágrimas rodando por mis mejillas, por una chamaca de Nueva Orleans que hereda de su papá el gusto por la salsa Tabasco.

Joel Meza dijo...

Ah, se me olvidaba contar que tengo una foto con la evidencia de que mi Peter Weir y yo tenemos las manos iguales. En los ex estudios Fox en Rosarito, recién visitados por Diego Luna y el baboso que nos acusa de ser más quejumbrosos que los jamaiquinos, están las huellas que Weir dejó cuando filmó The Far Side of the World. Puse mi mano en la huella y efectivamente: del mismo tamaño. Luego me levanté, ví a mi alrededor y los estudios, completamente vacíos, sin producciones recientes ni en puerta. Y casi se me salieron las de Saint Peter.

Diezmartinez dijo...

Anónimo S: Eso sí, con tono bien macho, supongo.

Marichuy: Yo chillo en el final de El Campo de los Sueños. Ya lo dije. Al cabo que todo mundo está echado en la playa y nadie me está leyendo.

Juan Carlos: Creo que el remake me lo voy a saltar. A lo mejor vuelvo a ver el original de 1981. Lo vi en el estreño y recuerdo que salí levemente "piñado".

En cuanto a los títulos, eso lo deciden los distribuidores. El título en español de Outlander no tiene progenitora: "La Tierra Media y el Tesoro -que, por cierto, se encuentra enterrado contraesquina de un Oxxo- del dragón solitario que, por si no lo sabían, se siente muy triste porque una dragona lo dejó por otro dragón de mejores fuegos".

Joel: Esa, creo, es una de las mejores secuencias -por lo efectivamente chantajistas- de toda la película. Es para darnos en la torre a los papás y que no protestemos porque de todas formas la película no es tan lograda.

Tyler dijo...

será que los vampiros ya van de salida y ahora estamos por entrar en la era del dragón Ernesto?

Diezmartinez dijo...

No lo creo, Tyler: Esta del dragón no es exactamente un estreno-estreno. Ya tiene tiempo sólo que hasta ahora llegó a México.

Carl Zand dijo...

Bueno, es cierto, El campo de los sueños es una de esas... sólo me falta una, It´s a wonderful life. Mea culpa. ¿Será la edad?

Joel Meza dijo...

Ha de ser (la edad), Zand: anoche se me salieron las lágrimas con el sacrificio final de Paul Rudd por McLovin' en Role Models...
---
Ernesto, ¿nomás con el final? Yo chillo con casi todo Field of Dreams.

Joel Meza dijo...

P.S. Soy ciudadano. ¡Y no me rajo!