jueves, 15 de abril de 2010

Una Noche Fuera de Serie



Debo confesar que mi educación televisiva estadounidense es precaria. Por supuesto, devoré semana tras semana tanto Los Soprano –una de mis dos o tres teleseries favoritas de todos los tiempos- como Six Feet Under, vi arrebiatadas las cinco temporadas de The Wire en DVD y he seguido religiosamente True Blood y, ahora, Mad Men. Pero, la verdad, nunca he seguido la comedia televisiva estadounidense. Por lo mismo, desconozco casi por completo el trabajo en pantalla chica de Steve Carell y Tina Fey. Del primero no he visto un solo episodio de “The Office” y en cuanto a la segunda, tampoco conozco el sitcom “30 Rock”, aunque sí recuerdo sus muchas participaciones en Saturday Night Live, especialmente su hilarante parodia de Sarah Palin.
De cualquier forma, entré a ver Una Noche Fuera de Serie (Date Night, EU, 2010) con expectativas altas. He seguido la carrera fílmica de Carell en sus mejores momentos (El Periodista: La Leyenda de Ron Burgundy/McKay/2004, Virgen a los 40/Apatow/2005) y, aunque Tina Fey no ha sido tan prolífica en la pantalla grande (Mamá por Encargo/McCullers/2008 pasó directamente al DVD en México), su reputación como guionista y comediante está fuera de toda duda. Es decir, entré al cine esperando reírme ininterrumpidamente durante hora y media. No sucedió así.
No es culpa de Carell ni de Fey: de hecho, si la cinta vale el palomazo –y creo que sí aguantan las palomitas en miércoles de dos por uno-, eso se debe al impecable timing cómico de las dos estrellas televisivas. El problema es que el guión de Josh Klausner -¿por qué no escribió el argumento la señora Fey?- no les da el suficiente espacio a los dos actores para su debido lucimiento, mientras la realización de Shawn Levy es, con la excepción de cierta secuencia automovilística, fatalmente plana.
Carell y Fey encarnan al aburrido y cansado matrimonio de los Foster, quienes viven desahogadamente en Nueva Jersey. Tratando de revitalizar su matrimonio, deciden viajar a un restaurante de moda en Manhattan y, por una imprudencia menor –toman una reservación que no les correspondía- son confundidos por una pareja que tiene cierta información que le interesa a un peligroso mafioso neoyorkino (reaparecido Ray Liotta).
La premisa hitchcokiana de Intriga Internacional (1960) se combina, pues, con la pesadilla paranoica/nocturna de Después de Hora (Scorsese, 1985), menos la incansable energía de Hitchcock, menos el humor sardónico scorsesiano. Lo que queda, al final de cuentas, es una comedia muy menor que tiene algunos momentos notables –las escenas de Fey y Carell con un Mark Wahlberg sin camisa, una persecución en auto con dos carros pegados en sus defensas- y una que otra one-liner genuinamente graciosa, como la que dice la señora Fey cuando ve el precio del cangrejo en el menú del restaurante popof: “Por lo que vamos a pagar, este cangrejo debería bailar, cantar y presentarnos a La Sirenita”.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Ernesto, me parecía más elegante el otro formato que tenías en tu blog.
Anónimo S.

Tyler dijo...

No te olvides de ese memorable papel de Carrell en esa del Dios Todopoderoso donde en tan solo 50 segundos le roba todo el show a Jim Carrey con ese memorable gag de la lengua trabada

jajajaja

como me reí...

Tyler dijo...

que controversial ha resultado el cambio de color en el blog Ernesto,

deberías someter a votación (así como con las peliculas de la semana) cual color prefiere el respetable...

Diezmartinez dijo...

Anónimo S.: A mí también, pero vuelvo a la anterior plantilla y todo se desmadra. Este fin de semana voy a probar con otras, aunque las que he visto tampoco me han gustado mucho.

Tyler: Sí, esa escena es genial. Le robó la película a Carrey en ese momento.

Juan Carlos Sierra dijo...

Hola Ernesto. 1.- Acabo de leer tu crítica de el remake de furia de titanes y estoy completamente de acuerdo: mediocre, gris, pretenciosa (¿Un pegaso negro? chale :S ) Y tienen el atrevimiento de burlarse de la original menospreciando al búho mecánico del primer Perseo. Lo que es ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. 2.- Sé que no eres muy adicto a las series, pero ¿de casualidad no viste ROME de HBO? se me hace una magnífica serie de drama y de acción. Hasta hubo rumores de que la iban a hacer película. De esa serie salieron Ray Stevenson y Kevin Mckid. Y bueno, siguiendo la línea romana ¿Viste Ágora? Saludos cordiales.

Diezmartinez dijo...

Juan Carlos: Claro que vi Roma. De hecho, mi otra pasión (además del cine y del beis) es la historia romana y mi serie televisiva favorita es Yo, Claudio. Roma la disfruté muchísimo cada semana y hace mucho que la tengo en DVD pero no me he dado tiempo de revisarla. Ágora no la he visto.

Joel Meza dijo...

Estoy pensando que debí haber empezado a ver Roma y no The Tudors en DVD, con mis rentas gratis del blockbuster.
Nomás porque las muchachas están re-bien, y los actores principales (Rhys Meyers, Sam Neill y el que la hace de Thomas More, que no me acuerdo cómo se llama) pero es una telenovelota.
---
Así que ni Furia de Titanes ni la de Carell y Fey. Bueno, seguiré bichi en mi sala.

Diezmartinez dijo...

Joel: Sí, en tu sala, porfavorcito.

Tyler dijo...

ya ví esta y dos cosas me hicieron reir

una, la cara del taxista

y dos, aquello de: "y trae a tu andrógino amigo para aca"

jajajaja

---

por otro lado, es idea mía o esta de moda retratar matrimonios en problemas?

zombidromo dijo...

Apuesto que en su momento la historia la opcionaron Steve martin y Goldie Hawn pero a Hawn ya no le gusto dar el viejazo, a ver que tal...