viernes, 18 de junio de 2010

Abel


Se ha escrito por ahí que Abel (México, 2010), segundo largometraje -aunque primero de ficción- del actor, productor y ocasional cineasta Diego Luna es toda una sorpresa. En realidad, no debería serlo tanto. Con todo y sus limitaciones -muchas de ellas debido a su decisión de no tomar sana distancia de su biografiado-, el documental J. C. Chávez (2007) no era, para nada, el desastre que algunos escribieron. No lo fue para mí, en todo caso.

Y menos lo es Abel, una modesta pero inteligente comedia melodramática sobre una disfuncional familia norteña -de Aguascalientes, para ser precisos- que, a falta de una sólida figura paterna, termina teniendo dos.

El Abel del título (Christopher Ruiz-Esparza), un niño catatónico de nueve años de edad, sale del hospital psiquiátrico en donde estuvo internado un buen tiempo para regresar a la casa materna, en donde Cecilia (Karina Gidi) batalla para sacar adelante, ella sola, al resto de la familia, pues su marido la abandonó para irse "al gabacho" dos años atrás. El escuincle permanece mudo varios días hasta que, inexplicablemente, acaso por empacharse de ver tantas cintas mexicanas en De Película -especialmente el clásico No Desearás la Mujer de Tu Hijo (Rodríguez, 1950)-, termina sustituyendo a la ausente figura paterna, comportándose con su hermana mayor Selene (Geraldine Alejandra) y su hermanito menor Paul (Gerardo Ruiz-Esparza, hermano verdadero del joven actor), como una especie de Cruz Treviño Martínez de la Garza en pequeño. Incluso a la desconcertada mamá le regala un anillo, le ordena de manera terminante que le sirva el desayuno y, como él es el señor de la casa, se las ingenia para arreglar el depósito de agua del excusado.

Ya que Abel habla y se comporta "normalmente" por primera vez en mucho tiempo, todo mundo accede a llevarle la corriente: Paul le enseña la tarea para que se la revise, Selene recibe una justa reprimenda porque en sus cuentas los ochos parecen seises y cuando cuando llega a "la visita" Clemente (Gabino Rodríguez), el veinteañero novio de Selene, el galán es interrogado por Abel, como todo buen padre de familia lo haría con el pretendiente de su hija ("¿Y usted a qué se dedica, joven?").

Este precario equilibrio se rompe cuando, de improviso, regresa Anselmo (efectivo José María Yazpik), el auténtico y muy bigotudo páter-familia, sólo para descubrir que ha sido suplantado por un enanete de mirada firme y hablar golpeado. Lo que sigue se mueve en el filo de la navaja, entre la comedia del absurdo y un melodrama con un astuto poder de observación : Anselmo no toma demasiado bien el extraño comportamiento de su hijo Abel, pero tampoco puede hacer gran cosa para evitarlo, pues ha perdido su derecho de piso ante una familia que no lo reconoce. O, mejor dicho, que lo conoce, ahora, mucho mejor.

Luna hace lo que tiene que hacer: se dedica a cuidar a sus actores -y, como casi todo director/actor, eso es lo que mejor sabe hacer- y su narrativa visual fluye sin llamar la atención sobre sí misma, de forma tan sencilla como segura. La música, esa sí -partitura de Alejandro Castaños y supervisión de la ubicua Lynn Fainchtein-, es particularmente memorable, comentando/ambientando ese precario juego entre lo gracioso, lo terrible, lo enfermo y lo "normal" que vemos en pantalla.

Lo escribí con respecto a J. C. Chávez y lo repito ahora: no sé por qué a tanta gente le cae mal el señor Luna y, la verdad, me es indiferente saberlo. Lo cierto es que como cineasta merece, en serio, nuestra atención. ¿Es tan dificil aceptar eso?

13 comentarios:

Joel Meza dijo...

¿Norteños de Aguascalientes? ¿El centro geográfico del país?
---
¿Por qué le cae mal Diego Luna a mucha gente? Porque le va bien por sus propios méritos, lo cual es sacrilegio en este país, donde la colectividad manda ser y estar jodido y sólo se permite el éxito si es a través de un golpe de suerte y gracias a las buenas vibras de todo mundo, pa' que podasmo decir: ganamos.

Anónimo dijo...

Quizá el problema es lo mediático que es Diego Luna. He de confesar que a mi me chocó el hecho de que la promocionaran hasta en un partido de futbol con el director de invitado. Sin embargo, uno no puede medir el producto (u obra) en relación a si su director-creador-autor es pedante, niño-mimado-de-televisora-del-ajusco o cualquier adjetivo que le quieran poner.

¿Acaso uno juzga a Von Trier en relación a su enorme ego? Si fuera así sus películas serían nefastas.

La película me gustó por la forma en que refleja la nueva estructura familiar, los juegos de poder y demás. No sé si estoy medio loco, pero me encantó la onda de las televisiones descompuestas y las ví como analogia de Abel y su Papá.

Saludos !!

Javier C.

Diezmartinez dijo...

Joel: Sí, ya sé. Pero la cultura es norteña (la música, la vestimenta) y el acentito también.

Javier: Sí, hay algo de eso. A algunos su relación con las televisoras les molesta y esa posición de niño mimado también. Pero, bueno, al árbol se le conoce por sus frutos, para ponernos bíblicos. Y, a lo mejor, hay algo también de lo que menciona Joel.

Dan Campos dijo...

Concuerdo con el hecho de que Luna puede ser criticado o menospreciado, pero hasta eso, tiene algo de talento, y de vez en vez (como con Abel) puede darnos una grata sorpresa, que si bien no es la gran joya, es bastante disfrutable

¡Saludos!

Tyler dijo...

a mi me cae rebien, y su compa Gael también, a pesar de ser "niños mimados" de los medios no dejan de ser incisivos

Ahora que anduvieron en Cannes los entrevistó Loret de Mola y resulta que el Gael era el presidente de no se que jurado, entonces hicieron toda una burla descarada de como es, bueno, pues un presidente jajaja

Gael dijo que su primer acto de legitimación como presidente... (de ese jurado pues) era que iba a programas las funciones más tarde y así se la llevaron toda la entrevista, friegue y friegue con que sí el Sr Presidente esto y el Sr Presidente lo otro

Jajaja

Entonces sí, son niños mimados pero me cae bien que no se callan lo que piensan, siendo que bien podrían adoptar una posición más cómoda

Ahora, la película no la he visto y seguramente ni la veré, rara vez me meto a ver cine mexicano, pero eso es independiente del director

Jo

El Duende Callejero dijo...

La mala leche contra Luna se llama envidia. Como dice Joel, el espíritu mexicano, que también lo dijo Andrés Bustamantes hace años en un sketch, es mantener el gen del "ya merito". Aquel que contradiga eso es un pinche mamón pedante.

Lo de promocionar su película hasta en los puestos piratas (sólo eso le falta), forma parte de la industria misma. En los USA ¿Dónde se estrenan los trailers más cabrones? En los partidos importantes (Super Bowls, Juego de Estrellas, etcétera). Nosotros no tenemos eso (apenas y se alcanza a un "clásico", promocionado, claro, por la magnánima televisora por todos conocida), así que se promocionará la película con lo que se tenga. No le veo nada malo a eso. Es más, lo aplaudo: seña que se quiere crear una industria. Una de verdad.

Joel Meza dijo...

Bueno, es cierto: viví dos años en Aguascalientes y ví que mucha gente ahí se siente norteña y hasta hablan como si dijeran el famoso "y arriba Aguascalientes'n". En particular uno de mis maestros de secundaria; hasta usaba sombrero vaquero, chamarra borrega y botas.

zombidromo dijo...

Joel: ya sabes, o todos jodidos o todos rabones, ya vez el mexicano no puede o no debe hacerla, eso seria anti-mexicano, entonces como fregados quieren que gane la seleccion?

Joel Meza dijo...

Zombidromo: ¿haciendo tortas de pan bimbo?

zombidromo dijo...

O de a perdis de bailarines

suavecito dijo...

pos a mi me megacaga Diego Luna.. envidia? que por sus meritos? naa naa me caga verlo en la pantallota siempre con sus ojitos pispiretos y esa sonrisita a la Calderon... y siempre es lo mismo... que no existira un director que le diga quita esa inche sonrisita cagapalos???? y la de JC ta de flojera: es como trasladar esa "sonrisita cagapalos" a imagen. Pero esta de Abel es buena, se disfruta... y eso es redificil en nuestro cinito... amenos no tan facil salen pelis disfrutables... yo creo que da una buena leccion a tantillos directores minimalistas(en todos los sentidos) y festivaleros que andan por ai. ajuaaa raza!

Diezmartinez dijo...

Suavecito: Se vale que le cague a uno tal o cual figura pública. Pero es sano, como lo haces tú, reconocer cuando esa misma persona hace algo valioso.

Joel Meza dijo...

Suavecito, entonce me imagino que se te retorcieron las tripas en esa escena de La Terminal, de Spielberg, donde Tom Hanks despierta para ver la cara de Diego Luna, llenando toda la pantalla, sonriendo con todo y sus ojitos pispiretos, mientras dice: "Welcome to America..."