viernes, 27 de agosto de 2010

El cine que no vimos/XXX


Yo llegué al cine de Hayao Miyazaki tarde, a partir del estreno nacional, hace casi una década, de El Viaje de Chihiro (2001). Impresionado por la trama y la ejecución de esa cinta y venciendo mi desconocimiento casi por completo del anime nipón, me di a la tarea de revisar la obra completa de Miyazaki, el mal llamado "Disney" japonés. De todo esto escribí hace ya varios años en algún lado. Sin embargo, si bien he hecho mi tarea y he visto ya toda la obra fílmica de Miyazaki, también es cierto que no toda la he reseñado. Así que, amparado en esta serie interminable de "el cine que no vimos" -comercialmente hablando, por supuesto-, voy a tratar de ir llenando esos huecos en mi lista de reseñas. Y qué mejor que iniciar esta re-visión de Miyazaki con Mi Vecino Totoro (Tonari no totoro, Japón, 1988), filme recientemente homenajeado por Pixar, pues hay que recordar que hay el cameo de un "totoro" en la reciente obra maestra Toy Story 3 (Unkrich, 2010).
Nunca estrenada comercialmente en México -la primera cinta de Miyazaki que llegó a las salas de cine de este país fue, insisto, El Viaje de Chihiro-, el cuarto largometraje animado del cineasta japonés, Mi Vecino Totoro, es, sin embargo, la primera de las películas con las que Miyazaki empezó a ser reconocido internacionalmente. No sé si se trata de su mejor cinta -yo me quedaría con Nausicaa (1984) o con Princesa Mononoke (1997)- pero sí creo que es su más encantadora y su más infantil, en el mejor sentido del término.
Roger Ebert ha señalado con perspicacia las notables diferencias de Mi Vecino Totoro (pronunciése "Tótoro") con el cine animado hollywoodense tradicional, diferencias que provocaron, por cierto, que un sector de la crítica gringa señalara, en su momento, a la primera obra mayor de Miyazaki como una película "sin chiste" y hasta "sacarinosa". Esta reacción ante el filme es fácilmente explicable, pues Mi Vecino Totoro no cumple con las convenciones del cine animado occidental infantil: aunque tenemos dos pequeñas heroínas, no hay un solo villano que derrotar; aunque abundan los espíritus en el bosque en el que está ambientada la historia, ninguno de ellos es amenazante -por más que Gatobús tenga una sonrisa que a mí me parece sinestrona, la verdad sea dicha.
Las dificultades que enfrentran las dos niñas protagonistas, Satsuki y Mei (Noriko Hidaka y Chika Sakamoto, respectivamente), son enteramente naturales: su forzada soledad debido a que su papá profesor trabaja en la ciudad y su mamá, enferma de tuberculosis, permanece hospitalizada; las fuerzas de la naturaleza (el viento, la lluvia) que las rodea; la posibilidad de la muerte de la mamá, de quien no saben sino a través de breves cartas o de su benévolo papá arqueólogo... En ese mundo idílico infantil -estamos en el Japón rural de los años 50- Satsuki y Mei entrarán en contacto con los espíritus del bosque cercano, especialmente con el Totoro del título, una especie de oso-gato enorme pero nunca peligroso, nunca amenazante. Es obvio que Totoro -y los "totoritos" que lo acompañan, además del ya mencionado Gatobús- sólo puede ser visto por las mocosas, aunque los adultos que las rodean aceptan su existencia y hasta una anciana vecina tiene recuerdos infantiles de esas criaturas.
Si Mi Vecino Totoro tiene un pecado, éste es que se niega a confrontación alguna: no entre los personajes humanos, no entre los espíritus y las niñas... Pero, ¿es esto un pecado? Por supuesto que no: el tema de esta cinta de Miyazaki es mostrar -para que lo compartamos y para que lo recordemos- ese inagotable asombro infantil de Satsuki y Mei por el mundo que las rodea. No se trata de una visión ñoña de la realidad, sino una genuinamente infantil, en el mejor sentido de un adjetivo que muchas veces se usa de manera despectiva. Y, en todo caso, el cine de Miyazaki se haría, sí, un poco más complejo, con más confrontaciones entre personajes y formas de vida. Pero ese es el territorio de Princesa Mononoke.

24 comentarios:

Champy dijo...

Yo siemre he creído que con Totoro, Miyazaki nos quiere mostrar el maravilloso universo que puede desarrollarse en una mente infantil sin daños....y si de ahí parto, una advertencia de lo mucho que perderemos (o perderíamos) al corropmperla.

No había leído que alguien escribiera sobre su incursión en Toy Story 3, hasta creí que nadie lo había reconocido....

Y Laputa????

2046

EA dijo...

Tototro es volverse un niña otra vez, sin perjuicios, sin barreras. Es reírse locamente porque el gusto de escuchar la risa. Es disfrutar las texturas y colores que el mundo ofrece aceptando la naturaleza como algo hermoso y sorprendente, y claro, no destruirla.
Después de ver la peli, quien no quisiera disfrutar las gotas de lluvia como lo hace nuestro gran amigo

Al menos eso es Totoro para mi y por ello siempre ocupará un lugar especial en mi selección de películas.

Aunque suene muy cursi.

Josafat M. dijo...

Me parece excelente su idea, Diezmartínez, mi roomie tiene una notable colección de estudio Ghibli aquí en la casa, entre mi colección y la de ella, más completita se vuelve. Por cierto, ¿nadie lamentó la terrible pérdida de Satoshi Kon? Él siempre me pareció el Evil Miyazaki, mucho más visceral y mental, Paprika es sin duda una obra maestra en el departamento de los sueños.

optimistic dijo...

apoyo al champy... y Laputa? (genial cuando mi hija tenia 4 años y medio, y repetia a cada rato la PUTA! y yo... no mija... es el castillo en el cielo.... ¿porque? pues porque si...¬¬)
Laputa me parece la mejor película de Miyazaki.

(spoilers sobre Totoro...)
A mi me pasa algo con Totoro... para mi que hubo censura/autocensura... la historia tiraba hacia la muerte de la madre. Totoro era su evasión de la realidad. Ante cada problema, aparecía Totoro. Para mi el final lógico, cantado, el que, a mi parecer, Miyazaki tenia preparado era la muerte de la madre y la última aparición de Totoro, apoyando a las niñas en el trágico momento.

Eso de que la niña se pierde, está sacado de la manga y no le veo sentido como punto climático de la historia, parece más bien un paréntesis de la historia principal y su inclusión como final de la pelicula la hace sentir cortada de tajo, "ey... a mi me robaron un cacho de movie!"

Lo cual, no quita, que el resto sea un trabajo hermoso...

Y Satoshi... una de las pérdidas más grandes del anime en muchos años (sobretodo por la edad y el ritmo de trabajo del director). Una pena que en occidente pase tan desapercibido para la masa. Confío que en Oriente le darán el justo homenaje que merece.

Joel Meza dijo...

De Miyazaki, sólo llevo El Viaje de Chihiro y Ponyo. Mis hijos me llevan ventaja con El Castillo Vagabundo. Y mi hijo de cinco años recientemente declaró después de ver por primera vez El Viaje de Chihiro (la ha visto ya como diez veces) "es la mejor película que he visto en mi vida". Debo conseguir ya Totoro para empliar la experiencia.
--
Ahora, mi primera experiencia con Miyazaki fue en realidad hace cerca de cuarenta años, con El Gato con Botas. De esto me enteré hace apenas un par de años: una especie de trabajo comunitario, Miyazaki sólo dirigió algunas de las secuencias, notablemente el terrible y divertido enfrentamiento final en el alucinante castillo del ogro. Desde que ví esa película en el cine esas escenas han quedado perfectamente grabadas en mi memoria. Hace unos tres años compré en walmart un DVD chino de esta película... una transferencia terrible, pero es lo mejor que tengo hasta el momento y, efectivamente, sigo hipnotizado frente a la pantalla cuando llega esa secuencia.

Joel Meza dijo...

ampliar

Josafat M. dijo...

Apúrate a ver Howl's moving castle, Joel, es buenísima.

Tyler dijo...

Princesa Mononoke sigue siendo mi favorita definitivamente.

Luego tendría que ser Sen To Chihiro No Kamikakushi y luego la del Castillo

ah claro, y hasta el final la de la sirenita reloaded.

Pero ahora que salieron unas ediciones mas o menos asequibles de Hayao Miyasaki en el mixup, compraré esta del Totoro...

ps, Josafat, no te olvides de ir a Union Station a tomarte unas fotos donde hicieron la ultima parte de los Intocables, aquella de las escaleras y Andy Garcia sosteniendo la carreola del bebe le pone un plomazo al malo

jo

Tyler dijo...

off topic pero no tanto

Ernesto, ya viste la nota de que Toy Story 3 va juntar como mil millones de los verdes este fin de semana?

superb!

yo contribuí viendola 3 veces.

y ahora que salga el rayo azul la veré otras 50 y tantas veces para emparejarme con la 2 y solo asi, solo en ese momento, podré emitir un juicio sobre cual me gusta mas

jo

bueno, como sé que los tenía con mucho pendiente eso, ya los dejo,

buen fin

...de semana, digo.

Diezmartinez dijo...

Champy: Creo que Laputa se queda un poco abajito de Princesa Mononoke. También me gusta mucho. De hecho, la única película que me pareció flojona es la de Ponyo. Porque Porco Rosso también es una delicia hawksiana.

AE: No suena cursi. Suena sentido. Que no es lo mismo. Creo. Y, en todo, caso noleaunque sea lo mismo. Bienvenida a los comentarios.

Josafat: En el Twitter platicábamos de eso precisamente. Urge una revisión de Paprika y de todo Satoshi Kon.

Optimistic: Interesante visión de Tótoro. No la había visto de esa manera.

Tyler: Buen fin.

Guillermo dijo...

"Princesa Mononoke sigue siendo mi favorita definitivamente."


Somos dos, como dijo la Carabina de Ambrosio.

Anónimo dijo...

Yo empezé con La Princesa Mononoke, luego Chihiro, y debo decir que hasta ahora mi hijo y yo descubrimos Mi Vecino Totoro, si es la más tierna, la entrada me recuerda mucho cuándo me voy de vacaciones con mi hijo a mi pueblo natal. La canción es muy pegajosa tengo días cantandola, mi favorita es Mononoke y la de mi hijo Chihiro, la de Ponyo no la vimos, estamos en espera, pero si, gozamos juntos el mundo de Miyazaki.
ATT. American Psycho, @sabassbo

DarkJam dijo...

Maestro soy fan de miyazaki porco rosso genial , totoro infaltable , el castillo vagabundo no me pude despegar que personajes tan inolvidables, ponyo es la que menos me gusto es la sirenita pero sin disney jajaja

de hecho soy muy fan del anime todas las eh tratado de ver de miyazaki y no hay una que no me den ganas de volverla a ver

paprika y perfect blue es otra linea anime onirico dicen pero para quien le interese el anime es imperdible

les recomiendo ver tambien Ninja scroll, Vexille, Ghost in the shell

Y sobre totoro ese gatobus si tiene cara de perverso jajaja

Anónimo dijo...

Bueno, yo atrasado como siempre, pero más vale tarde que nunca. Mi comentario esta relacionado un poco con el post pasado de la película que produjo Val Lewton (¿quién es el “autor”: el director o el productor?).

Una crítica a la teoría del autor desarrollada por los “Cahiers” que una vez leí, o se la escuche a alguien o ya lo olvidé, se refería a que no siempre se ajustaba a los hechos. Ahí estaban las películas de Hollywood cuya autoría parecía deberse más a los estudios (un conglomerado de ejecutivos/artistas) que a un solo artista, llámese director. Finalmente, creo que es razonable pensar que la teoría del autor no era sólo una propuesta de análisis del cine, sino también (o primordialmente) un “llamado a la acción” que sus creadores luego aplicaron.

El rollo anterior viene a colación porque, en mi modesta y desautorizada opinión, esta “contradicción” puede estar presente en el cine de animación. Por una parte, tenemos a Mizayaki autor indiscutible y donde los estudios Ghibli son dispensadores eficientes. Por la otra, están las obras que salen de los estudios Pixar, y me pregunto: ¿quiénes son los autores, los estudios o los directores? ¿No es razonable pensar que independientemente quien haga las labores de dirección hay ideas/discursos/métodos afines en las películas?

Saludos,

Jorge

Diezmartinez dijo...

Sí, en efecto, Jorge, la teoría de cine de autor sirve, pero no para todo y no se puede aplicar de manera tajante. Las cintas de la Warner de los 30 tenían un corte similar, independientemente de los productores/directores y no se diga en otros países, como las comedias de la casa Ealing en GB o los filmes de horror de la casa Hammer de ese mismo país. Aquí mismo, en México, ¿no podemos hablar de algo similar con las películas de rumberas de los productores Calderón?
Ahora, también es cierto que dentro de los parámetros de los estudios, había cineastas más experimentados y con una visión más personal, y es aquí donde esta teoría de autor nos sirve. No para negar el papel de los productores o los estudios, sino para complementar el análisis.

Anónimo dijo...

Erenesto: Muchas gracias por la precisión y aclaración.

Jorge

Champy dijo...

Otro detalle interesante:

Nunca, igual y no le he atinado, he leido a alguien en medio alguno, hablar de la influencia de Miyazaki en los exitosos occidentales, y hay cuadros impresionantes que no me pueden contradecir, ahorita que hablamos de Totoro, el entrar de Mei al interior-fondo del arbolote habitat de Totoro, a poco tu crees que el Gordo del Toro no la había visto antes de hacer El laberinto??? Y me encanta El laberinto y su resultado...

A poco tu crees que el Rey del mundo Cameron no vió Laputa antes de hacer Avatar???

Las imagenes que consiguió si, son chingonsisisimas, pero Miyazaki, en su estilo y género las hizo 20 años antes en esa maravilla de Laputa...

Una influencia no es mala.... y reconocer que algo o alguien, o una escuela, creo que habla bien del hablante.

2046

Diezmartinez dijo...

Champy: Creo que las influencias van y vienen. Volviendo a ver Porco Rosso, por ejemplo -la reseña la publico el jueves o el viernes-, resulta innegable que Miyazaki le tiene un gran cariño al cine gringo de los 30/40. Su Porco Rosso es una aventura hawksiana/bogartiana sólo que con un cerdo volador sí identificado.

El Duende Callejero dijo...

Tengo una pregunta. Por azar de mi hermano, me hice de todas, menos una (la del Howard Hughes puerco), de las películas de Miyazaki con los estudios esos famosos. Las consiguió y me las pasó para cosas que no diré aquí, que me cae hasta la Interpol (pero diré que él no lo hizo por flojera, pero para eso está su hermano).

En fin, mientras lo hacía, me puse a ver algunas de las películas. Sé que he visto varias, pero al cabo de un rato las olvido o peor, la comienzo a mezclar. En este caso comencé a ver Totoro y de pronto, un recuerdo: yo vi esta película en el cine local, de matinée, en los lejanos ochenta. Pero leo que no se estrenó en el país ¿Acaso se me metió Di Carpio, el chino, la niña lela, el engomado, el barbudo y el nuevo Mad Max a jugar con mis neuronas?

Segundo: Miyazaki me malviaja. No soporté ni Totoro ni la del chingado pez ese que se hace niña con patas de gallo. Por eso recordé lo de Totoro en el cine en mi infancia, si fue verdad el recuerdo... Me resultan hasta la fecha desagradables en cuanto su propuesta visual. No diré mala, pero simplemente no la paso. Pero no se espanten, soy yo. La única que soporto es la de Cogliostro.

Listo, ya lo escribí.

Anónimo dijo...

Ha revisado o visto alguna vez Akira y Memories, excelentes ambas de Katsuhiro Otomo. Posiblemente complicadas de entrada y con necesidad de verlas más de una vez, no sólo para captar el mensaje, sino para disfrutarlas una y otra vez.

Si no las ha visto lo invito a que lo haga y las reseñe.

Champy dijo...

JAJAJA

Te digo una cosa?

Yo lo ví en su momento mas o menos de manera similar, y me dió cosa que haya usado a un cerdo.....claro, es un cerdo carismático, complejo....con personalidad, trazado habilmente.

2046

Diezmartinez dijo...

Duende: Pues sepa. No viene en la cartelera de Ayala Blanco de los 80. Según mis cuentas, sólo a partir de El Viaje de Chihiro se ha estrenado Miyazaki en México y eso por el Oscar, supongo. Pero, bueno, puedo estar equivocado.

Anónimo: Akira si la conozco. Memories, no. Anotada para la revisión (y Akira para la reseña).

Champy: Mañana viene la reseña del cerdo rosado.

Champy dijo...

Otro detalle respecto a lo de su más infantil....

Y Kiki???

Diezmartinez dijo...

Uy, esa también la tengo que escribir. Muy divertida. Y bueno, ya no fue mañana (hoy) de lo Porco Rosso porque se atravesó esta entrada del Short Shorts... Pero ya está escrita. Mañana o pasado aparece.