viernes, 20 de agosto de 2010

Retrospectiva Jan Svankmajer/I


Ayer inició en la Ciudad de México Macabro 2010, cuya macabrona programación podrá usted revisar aquí. Aunque no puedo asistir a todos los lugares que quiero, lo que sí puedo hacer es señalar algún material que podría ser de interés del respetable que sí irá al Festival: algunos cortos nacionales que ya he tenido oportunidad de ver, algunas cintas de sangre derramada/salpicada que ya he revisado y, por supuesto, acaso el plato fuerte de Macabro 2010, que esta vez será una retrospectiva del maestro checo de la animación stop-motion Jan Svankmajer.
El día de hoy, precisamente, se exhibe en la Cineteca Nacional Alicia (Neco Z Alenky, Checoslovaquia-Suiza-GB-RFA, 1988), opus número 22 de Svankmajer pero apenas su primer largometraje de los seis que ha dirigido hasta el momento (Macabro 2010 tiene, de hecho, programados todos sus filmes a excepción del sexto, que acaba de ser terminado y será estrenado en la República Checa hasta finales de este año).
No sé si Alicia sea la mejor adaptación existente del seminal libro proto-surrealista Las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas (1865) pero, en todo caso, yo confieso no haber visto una más imaginativa. Por supuesto, tratándose no sólo de una mera adaptación fílmica del citado libro sino de una película de Svankmajer -es decir, un filme de autor- esta Alicia en particular le pertenece no sólo a Lewis Carroll sino al propio cineasta checo, que llevó sus obsesiones personales a extremos inquietantes.
Combinando la animación cuadro-por-cuadro con la acción viva (Alicia es interpretada por la niña de grandes ojos Kristýna Kohoutová) Svankmajer es fiel, en líneas generales, a la historia de Lewis Carroll aunque tanto la puesta en imágenes como algunos detalles "menores", atmosféricos, nos indican que lo que estamos viendo no es, precisamente, un filme para niños. De hecho, los créditos iniciales nos lo advierten: el filme está "inspirado" en Las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas y "es una película hecha para niños... quizás". Después de este anuncio, viene el sabio consejo: "debes cerrar los ojos porque, de otra manera, no verás nada". Es decir, hay que cerrar los ojos para soñar, pues lo que veremos a continuación es un delirante sueño de Svankmajer... O, si se quiere, una pesadilla.
Esta vez Alicia no sigue al conejo blanco a su madriguera, sino que ve a un conejo relleno de aserrín que corre y se sube al cajón de una mesa que se encuentra enmedio de la nada. En ese mismo cajón "cae" Alicia hacia un país no tanto de maravillas sino de horrores: un universo oscuro, decadente y peligroso en el que la niña -que cuando se encoje se convierte en una siniestra muñeca animada cuadro-por-cuadro- es atacada por criaturas esqueléticas salidas de un grabado de Liceti, es apedreada por el propio conejo blanco que se la pasa todo el filme preocupado porque se le sale el aserrín, es atosigada por el exasperante Sombrerero Loco y una inválida Liebre de Marzo, es agredida por unos fálicos gusanos/calcetines que salen del suelo y, por supuesto, es condenada a la decapitación por la totalitaria Reina de Corazones. En el enfermo mundo de Svankmajer una lata puede estar llena de cucarachas, otra puede guardar un pedazo de carne con vida propia, los flamingos con los que Alicia quiere jugar criquet se convierten en gallinas buñuelianas y el juicio de la niña ya está escrito de antemano, como si se tratara de cualquier comparacencia legal ante Papito Stalin o ante los Juveniles Hermanos Castro.
En cuanto a la puesta en imágenes se refiere, la animación stop-motion de Svankmajer echa mano virtuosamente de objetos comunes, juguetes decimonónicos o simples marionetas de madera, y los alterna con la actriz infantil que encarna a Alicia, quien interrumpe continuamente la cinta, pues todos los diálogos del filme son dichos por ella en big close-up de su boca. Aunque se entiende el sentido de esta elección de Svankmajer -la "recitación" de los diálogos por parte de la niña da un sentido de distanciamiento, de letanía, de ritual-, también es cierto que el filme tropieza cada vez que aparece la boca de Alicia contándonos la historia.
También es indudable, por lo menos para mí, que Svankmajer sacrifica la fluidez de la narrativa visual por su engolosinamiento por las excentricidades, como en la exasperante escena en la que Alicia se sienta a la mesa con La Liebre de Marzo y el Sombrerero Loco. Pero, bueno, Svankmajer exaspera en el buen sentido del término. Para el malo, vea la adaptación timburtonesca. O, mejor dicho, no la vea.


Alicia se exhibe hoy en la Cineteca Nacional a las 18:45 horas.

13 comentarios:

El Duende Callejero dijo...

De Alicia a Fausto hay una brecha interesante. Personalmente, me quedo con sus cortos y con dos largos: la conspiración de los placeres (soy un fetichista, pues) y el pequeño roble. Pero, vaya, resulta agradable saber que al menos se verán todos los largos aquí en México.

Diezmartinez dijo...

Exacto. Es mucho mejor cortometrajista. En lo largos, tiende a perderse. Pero esa imaginación visual...

Joel Meza dijo...

(¿Gualberto y Benito? O los más juveniles Fidel y Raulito...)
Ah, pos a buscarla. Tengo que limpiar mis entrañas de esa basura de Burton.

el ojo en la cerradura dijo...

Esta la vi en el canal del politécnico - si no me equivoco- hace algunos años, y me encantó (y me encanta) la manera de Svankmajer de crispar las atmósferas. Coincido con El duende en relación a sus cortos, aunque de sus largos sí prefiero ésta que la de La conspiración de los placeres.

Saludos!

El Duende Callejero dijo...

Lo que pasa, según yo, es que sus largos no son más que la "unión" de varios cortos con una misma temática. Bueno, hasta que llegamos al del roble, que sí es más una película en forma. Y horrorosa como pocas, si se es padre.

Guillermo dijo...

No recuerdo haber visto un DVD suyo (quién me manda a vivir en México).

Guillermo dijo...

P. D. ahí te hablan Joel, escucho algo de cortos y largos...

El Duende Callejero dijo...

Válgame Guillermo, en donde vivo caen tres gotas y se inhunda y se va la luz por horas y acá tenemos como 4 DVDs. Y dos de los hermanos Quay.

Guillermo dijo...

"Válgame Guillermo, en donde vivo caen tres gotas y se inhunda y se va la luz por horas y acá tenemos como 4 DVDs."


Pues aquí igual o peor y por Ingmar Bergman juro que a la semana de cambiar nuestro servicio a la CFE "de clase mundial" (anuncio en Cinepolis) estuvimos tres dias sin luz. Cuando se dignó pasar el técnico por supuesto que pidió su mordida para reinstalar el servicio. Sigan votando por el PAN...

El Duende Callejero dijo...

Yo voto por @sillymonkey. Es mi gobernador legítimo.

Diezmartinez dijo...

Duende: Sí, puede ser: sus largometrajes como una suerte de recopilación de ideas de sus cortos. Alicia es eso, episódica aunque, claro, el libro así es también.

Ojo: Sí, también en el 22 la han pasado, si mal no recuerdo.

Joel Meza dijo...

Guillermo, a mí me parece, por lo que se comenta aquí, que no son para el que no puede, sino para el que quiere más.

Guillermo dijo...

"...no son para el que no puede, sino para el que quiere más."


Pues yo no sé. Sólo me pareció que comentaban que con varios cortos se hace un largo y otras cosas.