jueves, 9 de septiembre de 2010

10a. Semana del Cine Nórdico/I


Una buena y otra mala. La buena, es que el día de hoy y hasta el 19 de septiembre, la Cineteca Nacional presentará la Décima Semana de Cine Nórdico, con siete películas escandinavas (es decir, suecas-finlandesas-noruegas) nunca antes exhibidas en México. La mala, es que el ciclo inicia con la que será, muy probablemente, la única cinta fallida de todas las exhibidas: Mamut (Mammoth, Suecia-Alemania-Dinamarca, 2009), del cineasta sueco casi desconocido en México Lukas Moodysson. El porqué los programadores de la Cineteca elegieron este filme para abrir la semana fílmica nórdica sería inexplicable si la cinta de marras no fuera protagonizada por, qué remedio, Gael García Bernal.
Y hasta eso, Gael es el menor de los problemas en el séptimo largometraje de Moodysson. El ubicuo actor mexicano se ve relajado y seguro en el papel de Leo Vidales, un hombre joven, alegre y desenfadado, bien casado con la bella cirujana con insomnio Ellen (Michelle Williams), y papá de la encantadora y precoz niñita interesada en la astronomía Jackie (Sophie Nyweide). La idílica familia nuclear Vidales vive en un exclusivo piso en el Soho neoyorkino, con todo y amplísima terraza y, de pilón, una comprensiva y servicial nana filipina, Gloria (Marife Necesito), que tiene a sus dos hijos pequeños al otro lado del mundo, al cuidado de la abuela. Leo tiene que viajar por varios días a Tailandia a firmar un millonario contrato -el tipo es creador de vídeojuegos: de ahí toda la lana que tiene- mientras Ellen se queda en Nueva York trabajando en el hospital de noche y tratando de dormir de día. Jackie, por su parte, es criada en el tagalo y en el amor por su omnicomprensiva nana Gloria.
Moodysson es un cineasta con oficio y no hay una sola escena que no funcione, visualmente hablando. El hospital en donde trabaja Ellen, el enorme departamento familiar de los Vidales, la pequeña casa filipina donde se apeñuscan los hijos de Gloria, el exclusivo hotel tailandés en donde se hospeda Leo, el bungalow a la orilla del mar a donde se escapa él mismo, aburrido de todo y de todos... Cada espacio fílmico en el que se aparecen los personajes se ve y se siente genuino y la cámara de Marcel Zyskind se mueve con funcionalidad, sin renunciar a ciertos chispazos de elegancia en el manejo del encuadre ni a uno que otro arrebato preciosista -especialmente cuando Leo se baña en la paradisiaca playa tailandesa.
Es la historia, escrita por el propio Moodysson, la que provoca tirria. Si alguien piensa que los guiones de Guillermo Arriaga se regodean, a veces, en su tremendismo, es que no ha visto Mamut. Pero vamos por partes. Ya que Leo se aburre como ostra, pues su socio no lo deja regresar a Estados Unidos por tres millones de dólares de más o de menos, el joven diseñador de vídeojuegos decide conocer "la verdadera Tailandia", lo que significa irse a vivir a una playa y explorar los bajos fondos de Bangkok, en donde conocerá a una joven prostituta a la que, cliché obliga, tratará de sacar de ese "muladar" en el que vive. En Nueva York, mientras tanto, Ellen trata de salvar la vida de un niño apuñaleado por su propia madre. Y en Filipinas, Manuel (Martín Delos Santos), el hijo mayor de Gloria, decide hacer lo que sea para ganar dinero y que su mamá regrese de Nueva York.
El resultado de tales historias entrelazadas no podía ser más ofensivamente gratuito: Leo termina encamándose con su putita a redimir (eso sí, le deja una pluma de 3 mil dólares hecha con restos de mamut), a Ellen su niño apuñaleado se le muere en el quirófano y Gloria, por su parte, sirviendo de mamá sustituta de Jackie, se entera que su hijo Manuel ha sido encontrado bajo un puente, violado por un pederasta. Así, Gloria deja a los Vidales para regresar a Filipinas, Leo vuelve con la culposa cola entre las patas a Nueva York sin haber salvado a nadie y Ellen no tiene tiempo para deprimirse por el niño que se le murió, porque tiene que ir a cuidar a su hijita abandonada por la nana, quien ya viaja a Filipinas en busca de su hijo sodomizado.
¿Hay alguna ironía en ello? ¿Una crítica a las crueldades inevitables de la vida? ¿Acaba de descubrir Moodysson que, como dijera un gran filósofo, "shit happens"? La imagen final, con la idílica familia nuclear Vidales unida, no deja espacio para nada, a no ser un repelente cinismo que, supongo, no es intencional: "Hay que buscar una nueva nana", dice Leo, mientras besa a Ellen y a Jackie. Moodysson ve esto sin distancia de ningún tipo, doliéndose no tanto por la violación del hijo de Gloria sino porque ese "pequeño" inconveniente ha provocado que la tranquilidad de estos buenos neoyorkinos bienintencionados haya sido rota.
Por supuesto, escribo que el desenlace resulta cínico pero, insisto, no creo que haya sido intencional. Moodysson ha hecho una película con el típico sentimiento de culpa del hombre blanco -¿y escandinavo?- que no puede soportar los sufrimientos del Tercer Mundo pero que tampoco puede hacer nada para remediarlos, a no ser un cine chantajista y tremendista de la peor calaña. Y sí, mucho peor, porque Mamut está impecablemente realizado. Hasta puede confundirse con el buen cine.

Mamut se exhibe hoy en la Cineteca Nacional, a las 19 horas.

21 comentarios:

Joel Meza dijo...

Qué güeva. Como Babel.

Joel Meza dijo...

Ahora recuerdo que cuando anduve por los lares esos que les llaman nórdicos (cortesía de Lucía, por cierto) quise ir al cine y lo único que había en cartelera: El Diario de Bridget Jones y esa de Stallone donde corre carros y sale la trompuda de El Planeta de los Simios. Nada de cine nórdico, pues.

Diezmartinez dijo...

Joel: Yo insisto que es mucho peor. Ah, y saludos públicos a Lucía que sé de buena fuente que entra a este blog muy seguido.

Guillermo dijo...

En tu post anterior donde decias que habías visto una porquería de un sueco ya sospechaba fuertemente que iba a ser una de Moodyson, pero me ganó la modestia y no dije nada.

"el tipo es creador de vídeojuegos: de ahí toda la lana que tiene-"

Uy sí. En la industria billonaria del videojuego el creativo tiene suerte si llega a ver un quinto. Creo que hasta a los directores de cine les va mejor. Eso sí, en el videojuego hay toda una suerte de intermediarios que son los que se llevan toda la tajada. Luego de ese negocio brincan a ejecutivos de British Petroleum y así sucesivamente...

Diezmartinez dijo...

Más aún: la profesión elegida por Moodysson para el personaje de Gael es la justificación para que se comporte como una especie de adolescente crecido durante toda la película. Hubiera tenido más lógica si el personaje fuera un mero junior multimillonario, pero al hacerlo un "creativo" diseñador de videojuegos online -una especie de artista de la globalización-, lo hace "sensible" a la miseria del Tercer Mundo... Se...
No acotumbro encabronarme con las películas que veo (por eso aquí mismo me han dicho que soy un conformista porque no me corto las venas cada tercer reseña) pero esta sí me enchiló.

Guillermo dijo...

"Hubiera tenido más lógica si el personaje fuera un mero junior multimillonario, pero al hacerlo un "creativo" diseñador de videojuegos online -una especie de artista de la globalización-, lo hace "sensible" a la miseria del Tercer Mundo..."


Ya me provocaste curiosidad. Ahora voy a verla aunque sea para reírme.

El Duende Callejero dijo...

El negocio de "hacer juegos" siempre fue una falacia. Nadie gana toneladas de billetes, cuando mucho boletos de avión y viáticos. Cuando mucho.

Curioso este intento de juntar "sexualmente", casi, a un Arriaga (insisto, genio, dice él, tras esa trilogía obviamente referida siempre) y unos cuantos momentos del Haneke del Séptimo Continente y del Gus Van Sant fuera del mainstream.

La idea misma del título, con la plumita cara que es el regalo perfecto para marcar ese desdén con el que "el primer mundo" trata al "tercer mundo" resume la cinta: la pluma es cara, todos saben su valor ¿Pero para qué le puede servir a una prostituta que ni agraciada es? Sí, es la reflexión de ese animal moribundo que es el hombre, en peligro de extinción, sí, sí, sí ¿Y?

Diezmartinez dijo...

Duende: ¿Para qué le sirve la pluma de 3 mil dólares a la putita? Pues para que un tipo le dé 25 dólares por ello ("Bueno, 30 cómo máximo") -oh, qué gran ironía dramática- y para que luego ella le hable por teléfono a su propio bebito para decirle que le va a mandar una lana porque ella también es madre, sufre, es pobre y... Perdón... Voy a guacarear.

Miguel dijo...

Ernesto, con tu critica hasta dan gana de verla, la vas a volver taquillera como la de derbez , o solo por ver a michelle williams que al menos para mi su trabajo como actriz de cine ha sido toda una revelación.

Guillermo dijo...

"El negocio de "hacer juegos" siempre fue una falacia. Nadie gana toneladas de billetes"


Ay por favor. ¿Microsoft le hubiera entrado si no fuera negocio?

Deja el tremendismo. Ya te pareces a Moodyson...

Diezmartinez dijo...

Miguel: La viuda del Guasón está muy bien -en todos los sentidos del término. Moodysson no es mal director de actores.

Joel Meza dijo...

Pos yo tengo un compa que trabaja en Sony haciendo programas para el playstation, maneja un Taurus destartalado y a lo más tercermundista que ha llegado es al Barrio Logan en San Diego...

Guillermo dijo...

"Pos yo tengo un compa que trabaja en Sony haciendo programas para el playstation, maneja un Taurus destartalado"


Yo no dije que fuera negocio para los obreros, sino para los empresaurios y ejecutivos.

El Duende Callejero dijo...

Es una falacia, aunque ahora yo sea nórdico y use boina y me diga genio solito, de esos que jamás han visto otro cine que no sea el que yo hago, para no contaminarme.

Jo... Acá la referencia: http://noticias.labutaca.net/2010/06/01/lukas-moodysson-nos-conecta-a-todos-en-mamut/

Y sobre Microsoft, bueno, siempre se ha sabido que la lana es por "vender" concesiones a gobiernos e instituciones en todas partes del mundo, obligándolos, mediante licencias, a consumirlos, no por el desarrollo de programas o la creación de juegos.

Esos siempre serán pobres. Sólo ganan dinero cuando logran "vender" un juego, si es que ellos lo crearon, no si trabajan en una empresa que les pide desarrollarlos.

Tyler dijo...

cine azotado, lo detesto.

Espléndida reseña Ernesto, como siempre

Y hablando de los videojuegos y sistemas computacionales, a poco creen que Bill Gates se hizo millonario firmando cheques? En este caso a programadores de juegos y sistemas operativos?

Ternurita...

Jo

El Duende Callejero dijo...

Señor Diezmartinez, nomás para decirle que Peña Nieto sigue saliendo en su blog, y que de tanto verlo, hasta mi look "burgués" (Mr. Hitchcock dixit), peligra. Quiero cortarme la barba, la melena, hacerme un copete, comprar harto gel, pelar los ojos y hasta meterme algo, para siempre tenerlos llorosos ¡Quítelos! Soy débil de mente, recuerde. Quítelos.

Guillermo dijo...

"Y hablando de los videojuegos y sistemas computacionales, a poco creen que Bill Gates se hizo millonario firmando cheques? En este caso a programadores de juegos y sistemas operativos?"


Claro, hay mejores negocios (por algo BAE Systems y el cártel de Sinaloa no andan en los videojuegos). Pero de que son una industria enorme lo son. Por lo menos comparados con mis ingresos de profesionista mexicano no-Opus Dei y no-ITAM.

Diezmartinez dijo...

Duende: Con ese dinero que estoy ganando de publicidad pagaré mi retiro. Nomás cierre los ojos cuando vea a Peña Nieto (ahora que lo pienso, en una de esas vivirá el sexenio que entra con los ojos cerrados).

El Duende Callejero dijo...

Entonces, poner spots de Peña Nieto en el blog es mejor negocio que los videojuegos. Ya... Le mandaré un correo al Moodyson que dirá: a la otra, quítate la boina y haz que tu personaje principal tenga un blog, y en él se anuncia un político copetudo. Sería más creíble su fortuna y se podría ir a cualquier parte del mundo a regalar plumas hasta de caguama.

Guillermo dijo...

¿De qué hablan? Yo no veo ningún anuncio ni con Firefox ni con Explorer. ¿Será que ya les anda por tener de presidenta a la Gaviota? No los culpo. Si los presidentes de México ganan más que los de Francia, ¿por qué chingaos no iban a tener una vieja como la de Sarkozy?

Diezmartinez dijo...

Guillermo: la Gaviota no es la señora Sarkozy. Brincos diéramos.