domingo, 5 de septiembre de 2010

A los maestros, con cariño/XXIII


En estos tiempos de desgarramientos de vestiduras y de anuncios prematuros (¿o póstumos?) de la muerte de la crítica fílmica, Stanley Kauffman, a los 94 años, sigue viendo cine y escribiendo de él, de vez en cuando, en The New Republic. El único cinecrítico en activo que vio el nacimiento del cine sonoro, confiesa que Avatar, de plano, lo puso a dormir. El homenaje a Kauffman, en el Newsweek, aquí mero.

1 comentario:

Joel Meza dijo...

Leyendo sobre la carrera de Kauffman y su relación con críticos jóvenes (bueno... todos los demás) pienso en el papel del crítico de cine actual. A los maestros, como los llamas en esta serie, después de todo les tocó ver y analizar en el papel la evolución de una nueva forma de expresión artística. ¿Qué tanto ha cambiado el cine desde que fue definido por esos otros maestros, los directores de los que hablabas en otra nota hace unos días? ¿Qué tanto análisis queda por hacer a quienes queremos hacerlo?

¿Es sintomático el hecho de que Kauffman, como dice la nota, ya no le dedique tiempo al gran cine comercial en favor del independiente del que, probablemente de otro modo, mucha gente (al menos sus lectores) nunca sabrían? Roger Ebert, el más mediático de los críticos gringos, en buena medida hace lo mismo desde hace tiempo. Tú lo haces en cierta medida en este blog, si no en los periódicos. ¿El papel del crítico es, ahora, apuntar al público en direcciones distintas a lo comercialmente distribuido en masa y por lo mismo, inevitable?