viernes, 3 de septiembre de 2010

Los muertos vivientes

Foto tomada del blog Horizonte



En el número de septiembre de nexos que ya está circulando, nuestro buen amigo Gustavo García ha declarado la muerte de la crítica de cine en México. Yo he estado en este negocio como profesional -es decir, escribiendo de cine en medios impresos nacionales- desde hace dos décadas y desde entonces la crítica de cine en nuestro país ya estaba, me decían, difunta.
Puede que los argumentos de Gustavo suenen exagerados y apocalípticos pero, en realidad, también tienen mucho de razón: los espacios en prensa son cada vez menos y cada vez están más reducidos, no hay un equivalente de las añoradas Dicine y/o Nitrato de Plata -las dos revistas en las que empecé a publicar mis primeros trabajos en la Ciudad de México- y hasta don Jorge Ayala Blanco ha batallado para publicar su siguiente libro en la serie del abecedario del cine mexicano. Coincidimos, pues, en que las cosas están mal -aunque tambien es cierto que nunca han estado muy bien que digamos, en cuanto a cultura cinematográfica se refiere.
Sin embargo, es necesario matizar. Es cierto que puede resultar chocante que uno que otro se improvise como "opinador cinematográfico" sin más armas que una cinefilia tan limitada como egocéntrica. Pero la respuesta a ello la da el propio Gustavo: en cuestión de semanas, un cinéfilo atento, que lee, ve cine, discute, escucha e intercambia ideas, termina rebasando a cualquier "chamán" del internet que descubre el agua tibia cada tercera película que ve.
Y si el nivel de la crítica de cine en México está por los suelos -insisto, no voy a discutir este punto: en general, estoy de acuerdo-, ¿no es hora que otros profesionales tengan sus propios espacios en la red? En Estados Unidos hay por lo menos una veintena de grandes cinecríticos -empezando por David Bordwell- que tienen su blog y/o página web. Y en México, ¿para cuando?
A lo mejor para nunca. Pero a lo mejor, entre esos veinteañeros que ahora tienen su blog personal de cine y que devoran películas a ritmo voraz, está la nueva generación de críticos fílmicos. No hay que desechar la idea por completo. Es más: hasta en Twitter he encontrado agudezas cinecríticas envidiables. Digamos pues, que si la crítica de cine en México está muerta y los críticos, por lo tanto, estamos también muertos, muchos de nosotros -incluyendo a Gustavo- seguimos aquí dando lata. Como decía una antiquísima copla política del siglo XIX mexicano: "parte en el sepulcro está/parte dándonos guerra/¿será esto de la Tierra?/¿o qué demonios será?".

El artículo completo de Gustavo García en nexos, aquí.

16 comentarios:

Champy dijo...

No es consuelo de ninguna manera ERNESTO, y no me siento catastrofista, yo me considero realista, pero dime que va bien o por buen camino en este nuestro amado país?

Si nos vamos a nieveles industriales, la industria eléctrica, nos guste o no, saqueada, la petrolera y petroquímica agonizante, la maquilera automotriz hilvanada, la minera parchada, la CINEMATOGRAFICA (existe?) arrinconada masacrada sobajada violada.... y que hacemos por ella? La pateamos, le damos la espalda, nos alegramos cuando le va mal.

Si así están nuestras industrias, porque nuestras profesiones y profesionistas iban a estar bien?

Nuestros cerebros se secan, nuestros artistas a la primera oportunidad emigran..... no se puede tener principios y hambre al mismo tiempo.

Yo siempre he creido que la terquedad bien usada es buena aliada, y que mientras que lo que hagamos lo hagamos bien, no mas o menos, BIEN, si yo enseño dirijo o asesoro inegenieros y lo hago bien, creo que cumplo con lo mío, y no me derrumbo cuando veo lo que viene, y mas aún , cuando veo que lo que viene viene mal.

Yo no se cuanta gente te visite ni cuanta gente te siga o te considere referencia, ni me interesa, me interesa seguir leyendo a un amante de lo mismo que yo amo (empatía) balanceado, objetivo, tolerante, y a mi no se me olvida que eres humano, y mientras sigas dando lata y uno tenga tiempo, ps aqui seguiremos, siguiendote.

Es chingón ser considerado monstruo sagrado, o vaca o ídolo o refrencia o como se le quiera llamara a un líder de opinión, lo malo es autonombrarse de esa manera, se empieza a perder el piso y ya valió.... mas pior cuando apenas empiezan a hacer pininos en medios importantes o nacionales y se marean gacho y devolada, a esos hay que huirles, y mas a los dolidos y envidiosos.

Los niños de veinte años que devoran CINE es natural que busquen un medio para anunciarlo, y INTERNET es en su mayoria usado para eso, pero no creo que por allí vengan origenes....es mas, hasta lo considero saludable, el pedo es que tambalean a los inseguros, a lo mal cimentado...o al envidioso.

Tu no estás muerto, si ni de parranda te vas!

2046

Anónimo dijo...

Sr. Diezmartinez

Ojalá y no se cumpla ese presagio. Es triste ver como los cinefilos que no tienen más de 30 años (como yo) debemos rascar en todos lados para encontrar críticos mexicanos que puedan acrecentar nuestro gusto por el cine.

Muchos nos vemos en la necesidad de recurrir a internet y a los críticos estadounidenses para leer opiniones expertas (o al menos más informadas) y detalladas sobre tal o cual película.

El problema principal es que conforme van desapareciendo los espacios en los medios, muy pocos los han reclamado. Entonces ¿cual podría ser una forma de resistencia a la muerte?

Quizá tratar de que, precisamente, la gente se interese por el cine más allá de la mera diversión.
Quizá solo logrando que los espectadores se conviertan en cinéfilos.
Quizá compartiendo lo poco o mucho que se sabe para sembrar curiosidad en la gente.
Y quizá así, haya muchas más personas que reclamen más de una simple reseña y calificación en estrellitas, porque los medios solo dan (tristemente) lo que la mayoria pide.

Saludos!!

Javier C.

Rackve dijo...

Gustavo desde que me dio clases siempre ha sido de esa opinion, que la critica de cine en México esre muerta, pero segun yo esta un poco devaluada.Hay muchos que tenemos blogs de cine y no creo que ese sea el problema, creo el problema es la desinformación y falta de historia del cine (eso me lo dijo muy claramemte Gustavo al final del trimeste de cine, cuando me regalo Historia del cine de Roman Gubern).
Creo otro grande problema de la critica mexicana es que le "falta" apoyo academico, porque si tenemos tanto tiempo haciendo cine porque no se dan clases de Teoria de cine, no se leen a autores como Bordwell, Deleuze, Metz, Stam, Riera, Ayala, Aviña ....
Creo que eso es lo falta para que se convierta en un critica más rica en contenido y no se quede solo en la sinopsis de la película.

Diezmartinez dijo...

Champy: Buen punto. Si tenemos tantos problemas, ¿por qué se tendría que salvar la crítica fílmica? Y, en efecto, yo no veo ningún peligro en la proliferación de blogs de críticos y/u opinadores. Algunos de ellos son extraordinarios. Otros no tanto pero, bueno, tampoco hay que desgarrarse las vestiduras. Todo termina cayendo por su propio peso.


Javier: El círculo vicioso (y falaz) de siempre: se han recortado la extensión de los textos porque, supuestamente, la gente no lee tanto. ¿Cuál es la causa y cuál el efecto?

Rackve: Exacto. El problema no son los blogs. De hecho, los blogs, bien escritos y argumentados, pueden ser la solución (o parte de ella) y no el problema. En cuanto al asunto académico, ¿en cuántas universidades hay, como asignaturas optativas, alguna clase de historia y/o apreciación fílmica, como sucede en tantas universidades americanas o europeas? En muy pocas. Pero igual sucede con la literatura, por cierto, aunque en este caso creo que la crítica literaria es muchísimo más dinámica que la fílmica.

el ojo en la cerradura dijo...

Hace algún tiempo, en una entrevista García Tsao señalaba más o menos lo mismo y el comentario me sonó el de alguien que empieza a sentirse desplazado. Creo que generacionalmente la crítica de cine en México, y sólo cierta crítica de cine en México, más que morir está siendo secundada, generacionalmente también, por otra crítica que busca nuevos medios. Los que estamos "cuarenteando", que crecimos y nos formamos con revistas como Dicine o Nitrato, o los suplementos del Unomasuno entre otros sabemos que siempre ha habido muy buenos, buenos y malos críticos, y que los primeros han mantenido la calidad de sus textos o la han superado y los segundos han madurado y por lo tanto mejorado (en el peor de los casos se han quedado igual de malos, y mejor no digo nombres que ejemplos sí los hay -bueno, desde mi muy personal punto de vista). Y creo que ese mismo proceso se está dando en esto de la crítica en los nuevos medios: hay unos muy buenos, otros buenos y los demás malos y también creo que, como la generación anterior (la nuestra y la de más atrás), serán parte de un proceso que los ubicará en su lugar.

Que pululan los improvisados es cierto, pero varios de los críticos de la generación de García o García Tsao, ya sea apadrinados por García Riera o Ayala Blanco empezaron bajo esas mismas condiciones.

Llevo años leyendo a diferentes críticos de cine en México y hasta hoy no he tenido la impresión de que ésta vaya a desaparecer. Quizá ciertos críticos sí, pero el ejercicio de la crítica difícilmente.

Saludos!

Diezmartinez dijo...

Ojo: Muy buen punto. El crítico, de alguna manera, se improvisa inicialmente desde su amor y pasión por el cine. El asunto es que evolucione. O no. Pero es su problema.
Y de acuerdo: la crítica de cine dificilmente morirá. Ojalá pasara lo mismo con los que nos dedicamos a la crítica. Como dijera Woody Allen: "no quisera ser inmortal por mi obra; quisera ser inmortal por no morirme".

El Duende Callejero dijo...

Oh, los zombis ¿No que no existían?

Van mis puntos, debido a que me acaban de dar un portazo en la cara con una pregunta, una muchachita de ojos acaramelados que me dijo ¿Eres un crítico de cine? Y yo... No... Y ella ¿Qué no escribes sobre cine en el periódico, y te pagan? Y yo... Ehm... Sí, pero... ¿Soy eso? Y ella ¿Pues qué se necesita entonces? Y yo, baboso como siempre le dije: ¿Estar en peligro de extinción?

Y sobres, que sale Gustavo García dándome la razón. Le mandaré el artículo a la chamaca de ojos acaramelados con una una: Ni tan baboso, creo.

Pero bueno, a lo que iba...

La queja que yo noto luego de leer a García y luego de las incontables charlas al respecto y luego de los incontables artículos ya leídos a lo largo de los años, viene resumiéndose en una especie de diatriba circundante sobre la falta de espacios para la crítica escrita, pues parece que lo otro, en radio y televisión, en la que jamás falta "uno que hable de cine" en el programa informativo de su preferencia, no puede ser crítica, es sólo opinión, igual que en los blogs y demás espacios "personales".

Y entiendo el punto. No hay un solo espacio libre amparado por esa oficialidad que da una publicación para explayarse a gusto sobre el cine, para debatir y ofrecer defensa y atacar. Aunque, bueno, sí lo puede haber en la red, pero como el cine digital, como que eso no es "hacer crítica". Si su nombre es Legión, entonces es chusma.

Vamos ahora con el problema de la falta de cultura cinematográfica, que francamente no comprendo pues ahora mismo uno se atropella con tanta información y con tanto material que en mis mocedades, lo que puedo agrupar en un día ya hubiera querido para esos siete años formativos que pasé brincando de curso en curso en toda la república, y tenemos una verdad a medias. La muerte de la crítica cinematográfica... Real, presente y hasta lógica ¿Y no inducida?

PD. Los zombis, hermosas bestias cinematográficas, no se les mata con un balazo en la cabeza o cortándoselas. Sólo se les "desactiva" ¿También a los críticos?

Jo...

Joel Meza dijo...

Justo esta semana platicaba con una profesional de la comunicación sobre la gradual y acelerada desaparición de los medios impresos. Al menos en las ciudades medianas y pequeñas, los periódicos locales y regionales siguen viendo reducir de manera alarmante su ciruculación en los últimos 10 años. En consecuencia, sus administradores recortan personal, ya que la menor circulación se traduce en menores ventas de publicidad, que es lo que en realidad sostiene a cualquier medio privado.

Durante mi paso profesional por uno de estos periódicos, me dí cuenta que el problema principal es que hasta la fecha a nadie parece ocurrírsele la manera correcta de vender publicidad en las versiones en internet de estos medios impresos, de modo que la pérdida de circulación en papel no afecte al dinero que entra. Al contrario, diría yo: la versión en internet de un periódico tiene mucha más circulación que la versión en papel, pero el cambio de mentalidad respecto a lo que se puede vender todavía no llega. En los medios impresos, el principal argumento del vendedor para que el cliente opte por un espacio en papel en lugar de un espacio en medio electrónico siempre ha sido: "radio y tele te venden aire, nosotros somos tangibles" y supongo que piensan que si ofrecen el espacio en internet junto con el de papel, se estarían contradiciendo a los ojos del cliente.

Y es que, por otro lado, está el hecho de que al vender un periódico o una revista impresa, al menos entra algo de dinero para pagar las cuentas, pero la versión en internet tiene que ser gratis para que se lea. No tengo los números, pero puedo imaginarme que varios cientos de miles más leen El Universal (gratis) que el Reforma (por suscripción pagada) en internet. Los propios usuarios esperamos que la información sea gratuita en internet, pues.

No sé los demás, Ernesto, pero yo te leo aquí y en el noroeste.com, pero desde que perdí mi suscripción de gorra al grupo Reforma no me entero de lo que publicas en Reforma y Mural.

Dicho lo cual, si en algún momento decidieras cobrar una suscripción al blog para tener derecho nosotros a las reseñas y tú poder seguir alimentando gatos (y pagándote las parrandas, a diferencia de lo que afirma Champy...), me pregunto cuál sería la respuesta de los lectores habituales. Ebert hizo un club por suscripción pagada hace un par de meses del cual no me he enterado todavía en qué consiste, cuánto cuesta y qué me daría. Sé que sigo sin enterarme, porque todavía tengo sus críticas del Sun-Times y su blog gratis. ¿Pagaría yo por leer a quienes leo gratis actualmente? Si llega a eso, claro que lo haría. Lo que no sé es para cuántos me alcance.

Tratando de cerrar mi larga opinión volviendo al tema, la crítica de cine en México no está muerta ni lo ha estado antes ni lo estará después. Lo que está muerto es la imaginación para venderla.

Joel Meza dijo...

(Chin, escribí un montón y creo que no se mandó el mensaje... en fin, al rato lo sabré. O no. Salud.)

Diezmartinez dijo...

Duende: Se me hace que con ciertos críticos -por lo menos éste- tienes que hacer algo más que desactivarlo para dejar que escriba. Quiobo.

Joel: Muy sencillo. Si empezara a cobrar, creo que mis lectores tenderían a cero. Uno no se mete a escribir de cine para hacerse rico (albureros, abstenerse) pero también es cierto que no sería mala idea sacarle un par de pesos (bueno, un poco más) a lo que uno escribe. Pero fuera de los medios impresos, que pagan bien, regular o mal, la realidad es que el internet, por lo menos en esto de la crítica fílmica, no es negocio. NI siquiera con la publicidad que aparece de AdSense. Y, bueno, si se te ocurre algo para ganar dinero en este negocio, dimelo y vamos micha y micha. Por lo pronto, no se preocupen, aquí escribo gratis. En el Reforma, hay que pagar. Y suscríbanse, no sean mal almas.

PS. Salud.

Diezmartinez dijo...

Joel: O, bueno, cuando compres en amazon, hazlo por las ligas del blog. Así junto de dolar a dolar para pagar el asilo de mi pobre madre... Bueno, casi casi: para comprar la obra completa de Ford, en todo caso.

Diezmartinez dijo...

Ey, ya resolví mis problemas económicos: aparece un anuncio de Peña Nieto en el blog. Voy y vengo a cobrar a Toluca.

El Duende Callejero dijo...

Jo... Peña Nieto en Cinevertigo. Sin palabras.

Joel, lo de Ebert es algo así como tener la posibilidad de charlar, enviarle tus escritos y hasta que te responda preguntas directas con el don, nada más. Es casi casi como si Diezmartinez se le pusiera cobrar por esta sección de comentarios ¿Qué tal? Lo bueno es que Diezmartinez no leerá este comentario, que lo cubrí con un conjuro, y no se le den ideas. Mejor que siga poniendo spots de Peña Nieto en su blog...

Jo.

Anónimo dijo...

Yo creo que la crítica de cine está vivita y coleando, yo solo soy una cinéfila pero nunca dejo de leer las opiniones de los críticos que siempre he seguido, lo que pasa es que ahora me es mucho más fácil leerlos por internet porque ya no me da la vida (ni la lana) para seguir todos los medios impresos que quisiera. Especificamente leo a dos personas antes de ir al cine, a ti Ernesto y a Bañuelos en sus páginas por internet. Muchas veces no estoy de acuerdo con lo que opinan y de todos modos voy a ver lo que se me pega la gana, pero dentro de mi salgo satisfecha porque puedo imaginar conversaciones y debates de lo que lei en sus críticas.
Lejos estoy de ser una experta en cine, pero mientras ustedes sigan publicando en la red, yo seguire aprendiendo de los que si son críticos de cine.
NO dejes de escribir porque te extrañariamos y bueno si algún día decides cobrar la suscripción, no dejes de tomar en cuenta a tus seguidores de siempre para hacernos en descuento.
VIVA la critica de cine, de los que si saben de cine!!!

Anónimo dijo...

También el problema es que no se reconoce el trabajo de los críticos de cine por parte de los mismos medios. La Jornada, un periódico de izquierda, le publica a Carlos Bonfil sus textos en la sección de espectáculos y no en la de cultura.

Para mi un crítico de cine es alguien quien debe tener un bagaje cultural, independientemente si reseña una película comercial. Su mirada debe educar, enseñar y percibir cosas que muchas veces el espectador no vemos.

Así de simple.

Max Esperanza

Por cierto, es la primera vez que escribo en este blog, jeje

Diezmartinez dijo...

Max: Qué gusto tenerte en la sección de comentarios. Espero que no sea la primera vez.