sábado, 25 de septiembre de 2010

¿Tú le crees a los cineastas? ¡Yo tampoco!.../X

Foto de Juan España, tomada del sitio de Cinepremiere


En el par de reseñas que he escrito de Cefalópodo (2010) -en su estreno en el 30 Foro de la Cineteca y la que se ha publicado en Primera Fila y, en versión extendida, en la versión online de Reforma- me he referido a ella como una muestra perfecta del llamado slow-cinema, término acuñado venturosamente por el cinecrítico Jonathan Romney -apelativo que, por cierto, ha causado un buen grado de polémica en las revistas especializadas y en muchos blogs de cine en Europa y Estados Unidos.
Interrogado al respecto por el estimado compañero Noé Sotelo de Primera Fila, Imaz, elegantemente, no se dice molesto porque su película sea catalogada por un servidor como slow cinema. Aquí un fragmento del texto de Sotelo:

(Rubén Imaz) considera bueno que existan distinciones en el cine mexicano, para que se deje de hablar en genérico, pues dice, las producciones nacionales son como un arcoiris en el que existen muchos matices.
"Le podría llamar historia de amor, road movie, drama psicológico, drama interno", dice Imaz. "Definitivamente también podría ser una 'slow movie'. Creo que hay que ver la vida con paciencia".
"Me gusta buscar en las películas cómo somos en realidad los seres humanos. Me gusta hablar de la condición, humana, me gusta buscar la mayor cercanía a esto", señala Imaz, quien aunque hace un tipo de cine pausado, no desdeña a las películas de ritmo trepidante.

12 comentarios:

Leobardo dijo...

No me gusto cefalopodo, no conecte nada. Creo que la película de la semana es esa rareza del cine de Ken Loach, Buscando a Eric.
Saludos

Diezmartinez dijo...

Sí, de acuerdo. Una encantadora fábula pambolera la de Loach. La cinta argenmex Te Extraño tiene sus méritos también. Vamos: no aburre.

Joel Meza dijo...

Uh, pos acá en el rancho apenas llegaron El Atentado, Los Indestructibles y El Secreto de sus ojos. Nada de Imaz y menos de Loach.

Diezmartinez dijo...

Joel: Ah, pues ve la argentina. Gran cinta. Quién me iba a decir que iba a discutir largo y tendido con un tipo que algún día iba a ganar un Oscar.

Tyler dijo...

Joel, no te pierdas el Secreto de sus Ojos

excelente película.

se coló directo a mi top ten del año

Duque Blanco dijo...

Me pegunto si el Joel y yo no viviremos en el mismo rancho... bueno, aca no a llegado el secreto de sus ojos.

Joel Meza dijo...

Duque, pues por los mismos rumbos, según mis cálculos.

Tyler, Ernesto, misión cumplida. Ajúa.

Ernesto, ¿cómo estuvo el asunto con Campanella? No recuerdo si lo has publicado aquí ya.

Diezmartinez dijo...

Creo que sí, para va de nuevo: Cuando se estrenó en México El Hijo de la Novia, reseñé la cinta para Reforma. Y aunque la película me pareció simpática, es cierto que anoté un par de cosas que me molestaron. Ese par de cosas le molestaron a su vez a Campanella a tal grado de enviar una carta al diario. Esa carta me fue enviada a mí por mi editora. Le contesté a Campanella y él me contestó de retache. La realidad es que en la medida que la comunicación se cruzaba -no recuerdo si fueron unos cuatro o cinco correos electrónicos- Campanella le bajó a sus reclamos y yo a mis sarcasmos. El asunto terminó en invitación a echarnos unas cervezas cuando nos encontrarámos por ahí. No me lo he encontrado, por cierto.

Joel Meza dijo...

Ya recordé el episodio. Justamente mientras veía El secreto de sus ojos hice una nota mental de rentar esta misma semana El hijo de la novia, que no he visto.
---
Qué tan frecuente será que un cineasta reclame a un crítico? En tu caso recuerdo al Mariachi original, a Retes y ahora a Campanella. ¿Algún otro?
---
Ahora reclámale tú a Campanella esas cheves debidas. O mejor, un vinito argentino. ¡Salud!

Diezmartinez dijo...

Pues a mí esos nada más. Y, bueno, no reclamos pero sí algún comentario de Julián Hernández por lo que escribí de El Cielo Dividido (¿o fue por Rabioso Sol...?). E Iván Ávila Dueñas usó mi reseña negativa de su opera prima para promocionarla. Si mal no recuerdo, mi cita era "Adán y Eva es una película porno-pretenciosa" o algo sí. Como tal, colocó esas palabras en la publicidad.

Anónimo dijo...

Diezmartinez, al menos Campanella no llegó a tu casa a reclamarte por tu reseña escrita y acusándote de que perdió su siguiente trabajo jajaja Esto solo ocurre en México, no?

Omitimos nombres para que luego no nos demanden también a nosotros jaja

Max

Diezmartinez dijo...

Max: No, por supuesto. Pero ahora que me acuerdo, un documentalista casi me pega hace muchos años por una reseña que escribí. Luego cambió de opinión y quería que lo entrevistara para que todo mundo supiera que yo era un ignorante y que yo no sabía de cine. Le dije que si yo no sabía de cine, ¿para qué fregados quería que lo entrevistara? Todavía no me responde.