miércoles, 8 de diciembre de 2010

Sé lo que viste el fin de semana pasado/CLVI


Somos lo que Hay (México, 2010), de Jorge Michel Grau. Cuando vi esta película en Guadalajara 2010 fui el único entre los colegas con quienes hablé que no le molestó la opera prima de Grau. Desde entonces, mucha agua ha pasado bajo el puente: la cinta ha viajado exitosamente a algunos festivales, ha tenido buen recibimiento crítico en el exterior y, finalmente, ha llegado a las salas comerciales defeñas. Insisto: lejos de ser una obra maestra, se trata de una sólida pieza de género que, desde mi perspectiva, se salva por el vigor de su ejecución. Pero no todos piensan lo mismo. Mi crítica apareció el viernes en el Primera Fila de Reforma y aquí está un texto, no muy entusiasta que digamos, escrito por el camarada Alonso Ruvalcaba en Letras Libres.

Perpetuum Mobile (México, 2010), de Nicolás Pereda. Lo repito: no entiendo la fascinación de algunos de mis colegas con el cine de Nicolás Pereda. Lo que escribí de esta película, cuando la vi en Guadalajara 2010, por acá.

El Cuarto de los Muertos (La Chambre des Morts, Francia, 2007), de Alfred Lot. Espléndido thriller del debutante Lot, quien logra manejar tres tramas interconectadas -la de una secuestradora y asesina serial, la de un atropellamiento accidental e inoportuno, y el retrato psicológico de una joven detective y madre soltera- con una mano que se siente experta, segura. Espero tener el tiempo de volver a esta película y escribir más a fondo de ella. Por lo pronto, aquí está lo que escribió José Luis Ortega Torres, sobre la cinta.

El General (México-EU-Argentina, 2009), de Natalia Almada. Aunque inferior a su extraordinaria opera prima Al Otro Lado (2005), el segundo largometraje documental de la señorita Almada es un ejercicio notable de memoria personal e histórica. Escribí de ella hace unos días aquí mismo.

El Ocaso de un Asesino (The American, EU, 2010), de Anton Corbijn. Un thriller sin muchos thrills. Un solitario asesino a sueldo, especie de ludita de las armas, se refugia en un pueblito medieval italiano mientras se prepara para dar un nuevo golpe... si es que antes no se lo dan a él. George Clooney está perfecto en este papel oscuro y sombrío en una película que bien pudo haberse hecho hace varias décadas, en la época de los thrillers cerebrales y contemplativos de los 60/70. Mi crítica en el Primera Fila del Reforma del viernes pasado.

6 comentarios:

Champy dijo...

Pues será el sereno y habrá quien se espanté y quien se averguence, pero a mi me encantó (la de canibalitos).

Si ya sabemos de que se trata no espermos florecitas ni miel al entrar a verla...además que gueva, para eso mejor me meto a la sala de a lado (ya sabemos que hay y como acaban bonito esas cosas).

Me dan gusto esos riegos.

2046

Joel Meza dijo...

Diezmartínez vs. El Mundo (de críticos mexicanos).

Anónimo dijo...

Eso es lo que es Somos Lo Que Hay. Un RIEGO total. La regaron bien gacho y feo.

¿Que nos espantemos? Si ni mi abuelita se espantó.

¡Canibalismo! ¡Incesto! ¡Homosexualidad (closetera)! ¡Policías corruptos! Uy, qué meyo.

Saludos,
CAT

Duque Blanco dijo...

No viene al caso, pero, ¿no tendras por ahi alguna critica (publicada obviamente en este blog) del secreto de sus ojos?

Diezmartinez dijo...

Joel: Ya ves. Así soy de fuerte, audaz y valiente (película con Tintan, si mal no recuerdo).

CAT: Saludos.

Duque: No, salió en Reforma. Adelanto que a mí me gustó mucho la película.

Duque Blanco dijo...

The american me ha gustado bastante. Ritmo semilento, pero para nada aburrida. George Clooney me llego a contagiar con esa constante paranoia (muy justificada). Anton Corbijn siempre pulcro, claro, sobrio.