miércoles, 19 de enero de 2011

El cliché que yo ya vi/LXX



Un lector de este blog y corresponsal en twitter, Abraham Sánchez Espinoza, propone el siguiente cliché:


Escuchando en el trono: Un personaje se encuentra tan campante en el excusado haciendo sus santas necesidades cuando de pronto un par de tipos entran discutiendo. Instintivamente, el pobre diablo que anda defecando intuye que algo malo está por pasar y sube los pies para que no vean que anda alguien por ahí. Uno de los tipos que discuten es lo suficientemente paranoico como para asomarse por debajo para asegurarse de que ambos están solos en el baño, pero no tanto como para abrir cada puerta, evitando así que el chismoso sea descubierto, por lo que la discusión continúa, revelándose un secreto que el tipo en el excusado no debía oír.

Con distintas variaciones, este es el escenario más usual de ese viejo cliché del cine donde se escuchan secretos en los baños. ¿Qué pasa cuando el chismoso en cuestión se coloca en el baño de forma intencional para escuchar dichas conversaciones y descubrir dichos secretos? Sin duda que el cliché resulta al menos un poco más interesante. En la reciente Espíritus (My Soul to take) del oxidado maestro del horror Wes Craven, un par de adolescentes, luego de vomitar y defecarse en uno de sus compañeros en una presentación escolar, buscan descubrir si una de las chicas de la escuela siente atracción por uno de ellos, así que para variar un poco el cliché, deciden colocar un teléfono celular y escuchar a las chicas a control remoto desde fuera del baño.

Claro que esta no es la única versión reciente de este convencionalismo del cine, pues en la argentina La Mirada Invisible, la película gira en torno a una empleada escolar que se dedica a espiar a los alumnos dentro de los baños y, en mi favorita personal ¿Quién es Charlie? (Charlie Bartlett), un malcriado Anton Yelchin se descara de plano, pues en vez de esconderse, da sesiones de terapia dentro del baño escuchando los problemas secretos de sus compañeritos de la escuela y hasta recetándoles drogas.

11 comentarios:

Joel Meza dijo...

Ah, muy buen cliché. Además, los baños donde ocurre la espiada nunca apestan...

Tyler dijo...

en la de Trading Places Eddie Murphy se entera de que los viejitos esos estan usandolo como apuesta cuando se esta fumando un churro en la misma situacion

jo

Diezmartinez dijo...

Joel: ¿Cómo sabes? ¿Ves las películas en "odorama"?

Tyler: Cierto. En las cintas high-scooleras no falta la escena del espionaje en el baño.

Joel Meza dijo...

Bueno, es cierto que los cines no huelen muy bien que digamos (especialmente los antiguos gemelos de Culiacán; no me dejarán mentir a quienes les hayan tocado)... pero yo lo digo más bien porque es raro que en las películas los personajes frunzan la nariz en los baños públicos.
---
Una variante a este cliché es la confesión en la cama. Un personaje suelta la sopa de algo que no se anima a decirle a su pareja, aprovechando que ésta "duerme" de espaldas al que habla. Cuando el que se confiesa se retira o simplemente se acuesta a dormir, invariablemente la toma se queda con quien "duerme" para que podamos ver cómo pela chicos ojotes por lo que acaba de oir. Por ejemplo, Kevin Bacon confiesa así su amor a Jeniffer Aniston en Picture Perfect.

Abraham dijo...

Trading Places, como olvidarla.

Lo extraño es que esta semana el cliché se repitió en El Gran Concierto, pero a la inversa, dos tipos se esconden para platicar en el excusado sobre hacerse pasar por la Orquesta Bolshoi y de repente entra una chica a regañarlos, aunque aquí ella no alcanza a oír de que hablan.

¿Por qué entra la chica al baño a regañarlos al baño de hombres?. Ni idea, supongo que tenía que usarse el cliché, faltaba más.

¿Alguien recuerda alguna película mexicana donde suceda el cliché?

Tyler dijo...

Ese otro cliche tambien es muy cierto Joel,

el mismo Kevin Cabon lo hace en 'He Said She Said' cuando le dice a Elizabeth Perkins que la ama mientras ella se esta haciendo la dormida...

Tyler dijo...

Kevin Bacon, Kevin BBBBaCCCCCon....

estupidos typos...

Tyler dijo...

off topic,

me encantó tu reseña del avispon verdoso Ernesto, tanto, que iré a verla no importandome todo el bad hype que se ha generado alrededor de ella

jeje

Champy dijo...

Oye.....

No se con que intenciones Cinépolis haya reestrenado Dejame Entrar en su versión original....pero me parece chingón para quienes no tuvieron oportunidad...antes que llegue la gringa.

Que oportunos verdad?

2046

Diezmartinez dijo...

Champy: La que se estrena este viernes es la versión gringa. No sé si además esté exhibiendo la versión original otra vez.

Joel Meza dijo...

Seguramente el cliché ha ocurrido en películas mexicanas, pero como acá en el rancho no las estrenan ni en cine ni en DVD, pos nunca lo sabré.
---
Tyler, a lo mejor es en esa que dices y yo me hice bolas con las morritas...