domingo, 13 de marzo de 2011

Nagisa Oshima, la evolución de un maestro/II



Realizada inmediatamente después de Cruel Historia de la Juventud (1960), El Entierro del Sol (Taiyô no hakaba, Japón, 1960), es aún más cruda y tremendista. Escrito en colaboración con Toshirô Ishidô, el tercer largometraje de Nagisa Oshima está ambientado en los barrios bajos de Osaka, entre ladrones, prostitutas, pandilleros, pepenadores y mafiosos. Y a diferencia de lo que haría Kurosawa años después en un escenario similar -su miserabilista melodrama nominado al Oscar El Camino de la Vida (1970)-, Oshima no idealiza en ningún momento a sus miserables.
El centro dramático de El Entierro del Sol está ocupado por la guapa jovencita Hanako (Kayoko Honoo), hija de un basurero que explota a sus ignorantes y famélicos pepenadores. Hanako es fuerte, luchona pero también cínica, desalmada: por el día, colabora con Shin (Masahiko Tsugawa), el líder de la pandilla Shinei-kai, organizando la venta ilegal de sangre; por la noche, se prostituye con quien ella desea. Cuando llega a la pandilla un nuevo miembro, el inocente Takeshi (Isao Sasaki), cierta atracción empieza a nacer entre ambos, pero tratándose de una película de Oshima, esto no es ninguna historia de amor.
Alternando imágenes documentales sobre los auténticos bajos fondos de Osaka con la historia de ficción antes descrita, El Entierro del Sol podrá pecar en su desenlace de una falta de sutilieza -la alegoría política es más que obvia en esa rebelión de humillados y ofendidos en contra del líder pepenador y de cierto demagogo militarista-, pero este defecto se atenúa ante la virtuosa puesta en imágenes de Oshima y su cinefotógrafo Takashi Kawamata: tomas largas perfectamente montadas en las que la cámara se mueve funcionalmente, reconstruyendo a cada instante el encuadre -¡esa escena de la cantina, por ejemplo!-, sin perder un momento el centro de la acción ni las reacciones de los personajes. Es un cine, a veces, demasiado crudo -en el más amplio sentido del término- pero nunca decepcionante, nunca aburrido.

El Entierro del Sol se exhibe hoy domingo a las 18:30 y 20:30 horas en la Cineteca Nacional.

No hay comentarios: